De que va todo esto

¿De qué va todo esto? Este blog no pretende ser más que un conjunto inconstante (espero que no incoherente) de opiniones surtidas. Pero recuerda:
"Las opiniones son como el agujero del culo, todos tenemos uno y creemos que el de los demás apesta."

domingo, 19 de agosto de 2012

In Time: El tiempo es oro.


      Esta es un ejemplo perfecto de esas películas de ciencia ficción que podrían haber sido grandes, pero no lo fueron... (otro buen ejemplo que me viene ahora a la mente es  Días Extraños). Son películas con una planteamiento inicial, una idea de partida sencillamente geniales, originales, lo suficientemente novedosas, frescas,... además esta idea suele estar bien aprovechada para tramar un argumento que explore sus consecuencias, y unas veces te sale una gran película, (como por ejemplo Inception) y otras no, no acabas de concretar bien, y no tiene por que ser por temas de presupuesto.... A ver tampoco quiero decir que ni esta ni días extraños sean películas malas, no es eso, lo que pasa es que probablemente contadas de otra forma, o en otras manos podrían haber sido mucho más...

      Esta idea de partida, que no el argumento de la película nos la cuenta el protagonista en el minuto uno, y además el director no se molesta en explicarnos ni el cómo ni el porqué, pues está mas interesado en las consecuencias:
"No tengo tiempo, no tengo tiempo para preocuparme de como ocurrió...es lo que hay. Estamos modificados genéticamente para dejar de envejecer a los 25, el problema es que solo vivimos un año más a no ser que consigamos más tiempo. El tiempo es la moneda de cambio, lo ganamos y lo gastamos. Los ricos pueden vivir eternamente y el resto..."


      El tiempo puede acumularse, bien en los relojes personales de cada uno, bien en cápsulas especiales, y puede transferirse, regalarse, prestarse, robarse,... como el dinero, y esta idea de que, literalmente, “el tiempo es dinero”, sirve para ilustra una analogía sobre la sociedad capitalista, de ricos y pobres, donde los primeros acumulan cientos, miles o millones de años para vivir, o para gastar alegremente o apostarlo en el casino, y viven atemorizados, atesorando su dinero/tiempo y protegiéndose para que no les roben/maten (pues en este caso es lo mismo). Aunque como dice protagonista femenina (rica, por supuesto): "Si no podemos evitar que un hombre nos mate, deberíamos suicidarnos todos."

       Y mientras tanto los segundos, viven al día, en el sentido estricto de la palabra, pues muchas veces les queda poco más de un día de vida en su reloj (“Yo solo quiero despertar con mas tiempo en mis manos que horas tiene el día”, aunque como también dice el protagonista: “un  día da para mucho”), mendigan tiempo o se lo prestan entre si, o se lo roban unos a otros (los ladrones de tiempo se conocen por minutemen (minutarios), o lo tiene que pedir prestado a los bancos de tiempo (propiedad claro, de los ricos).
      Cuando ganas dinero/tiempo, tu vida potencial se alarga, cuando lo pierdes/gastas, se acorta, todo ello reflejado en un reloj personal que cada uno lleva en su antebrazo con 13 dígitos: años, meses, días, horas, minutos, segundos), y cuando el reloj llega a cero (los 13 ceros fatídicos) simplemente, mueres.
   Esto convierte a algunos en virtualmente inmortales, que sólo tiene que preocuparse de nos ser asesinados o morir fortuitamente en un accidente, y a otros en personas que viven con una permanente espada de Damocles sobre su cabeza. (una de las cosas que más me ha gustado de la película es cómo se muestra una distinción entre unos y otros que no permite confundirlos: los primeros van despacio y tranquilos, mientras que los segundos, por motivos obvios, lo hacen todo deprisa y corriendo; les va la vida en ello.

      La población está segregada en barrios para ricos y barrios para pobres, aquí llamadas zonas horarias, teóricamente no es ilegal pasar de una a otra, pero pocos pueden permitírselo, a no ser que estés dispuesto a pagar semanas, meses, o años de tu vida al pagar el peaje que hay al cruzar las fronteras entre ellas.

Para mantener este “orden mundial” y la civilización, existe como de costumbre, la policía, del tiempo en este caso: los timekeepers, los guardianes del tiempo, porque ya se sabe: “Mucho tiempo en manos equivocadas puede quebrar el mercado.”

      Y aquí es donde aparece un moderno Robin Hood del tiempo, dispuesto a robar el tiempo, pero no de los pobre y para atesorarlo él mismo, como hacen los minutarios, sino de los ricos y para regalarlo a los pobres, lo que lo convierte en un elemento peligroso, porque como dice el guardián del tiempo: “No sólo les daba tiempo, les daba esperanza.”

Y así, tras este punto de partida espectacular, al película se va convirtiendo en una  película de acción y persecuciones normal, mezclada con moralina...,
"-Si consigues mucho tiempo ¿en serio lo regalarás?
-Siempre he tenido un día... ¿Cuánto necesitas? ¿Como se puede vivir en paz viendo morir a la gente a tu lado?
-No los miras. Cierras los ojos."
...en un híbrido raro que toma elementos prestados  La fuga de Logan y de cualquier adaptación de Robin Hood. Quizás lo peor sea justamente eso: que se dedica a recalcar una y otra vez lo evidente, para que la moralina y el mensaje queden bien claros, como este diálogo entre 3 de los protagonistas:
- Al parecer si que hay un hombre con un millón de años.
-Es mi primer millón, y no será el último.
-¿Sabe cuanto bien podría hacer?
-Se cuanto mal podría hacer. Entiéndelo, aunque le des un año a un millón de personas sólo estás prolongando su agonía.
-¡Estás prolongando sus vidas!
-Inundar una zona equivocada con esos años podría hundir el sistema.
-Eso espero.
- No estamos hechos para vivir así, no estamos hechos para vivir eternamente...
[...]
-No os engañéis, al final nada cambiará porque tos quieren vivir eternamente, todos aspiran a ser inmortales, [...] todos creen que ellos serán la excepción, pero, para que unos pocos sean inmortales muchos deben morir.
-Nadie debe ser inmortal si una sola persona debe morir para ello."
       
      Andrew Niccol, el director, se dio a conocer con Gattaca, su brillante primera película, también de ciencia ficción, también una sociedad futura distópica, férreamente controlada por la genética, aunque probablemente su mejor película hasta ahora sea El señor de laguerra, ácida y vivaz crítica contra el tráfico de armas vista desde el punto de vista de uno de ellos. Entre ambas, también dirigió la que probablemente sea su película más floja: S1m0ne, una fábula, también en clave de CF sobre una actriz completamente generada por ordenador, capaz de engañar a todo el mundo.
      Sin embargo Niccol es sobre todo un guionista que también dirige: es un gran escritor, tanto para plantear una idea inicial novedosa como para desarrollarla hasta sus últimas consecuencias bien dirigiendola él mismo (pues ha sido guionista de todas sus películas) como para dejar que otros la dirijan: fue guionista de El Show de Truman (ganando el Oscar), y escribió la historia de La Terminal.

      En esta ocasión, aunque la idea genial está presente y se exploran sus posibles consecuencias, el argumento tiene sospechosas similitudes con un relato corto de Harlan Ellison llamado ¡Arrepiéntete, Arlequín!, dijo el señor Tic-tac, publicado en 1965 que incluso ganó los máximos galardones de la ciencia ficción: los premios Hugo y Nebula: algo así  como el Oscar y el Nobel del mundillo, para que os hagáis una idea.
     Como muchos relatos de Ellison, el tono es satírico (cosa que a mi particularmente me desagrada bastante), y en este se plantea una anti-utopia totalitaria: una sociedad futura  distópica donde todo el mundo vive esclavizado por el reloj y sujeto a unos horarios tan rígidos y estrictos que retrasarse es, de hecho cometer un delito, y se castiga restado de la vida del delincuente tanto tiempo como retraso haya provocado. Esto lo hace el guardián del tiempo supremo (el Timekeeper) llamado el señor Tic-Tac, pudiendo llegar a “apagar” a una persona si su tiempo se agota. En el relato, el protagonista es un rebelde e insumiso, que se hace llamar el Arlequín, que se embarca en una rebelión contra el sistema, retrasando a la gente, haciéndolas perder algo de tiempo, y provocando que los horarios se resientan. A los que hayáis visto la película, ¿os suena de algo?... La verdad es que las similitudes acaban aquí, y que el propio autor del relato decidió retirar el pleito por plagio que le había puesto a Niccol una vez vio la película terminada.

     Si bien en Gattaca, su primera película la ambientación era sobria (interiores, oficinas, nada de efectos especiales,...) supongo que más que nada por motivos de presupuesto, es curioso que en In Time tampoco se noten en exceso los dispendios y los efectos especiales: está ambientada en zonas suburbanas, anodinas y sucias las de los pobres  y frías e inmaculadamente limpias las de los ricos. Pero en ambos casos ambientes urbanos (fabricas, canales, autopistas) bastante poco ostentosos, que le dan un aire curioso y sobrio a la película.
 
   




      En cuanto a las interpretaciones, la mejor sin duda, con diferencia, es la de Cillian Murphy  (uno de los implacables guardianes del tiempo). El protagonista, Justin Timberlake, reconvertido de cantante a actor, no me acaba de convencer aquí: creo que tiene más dotes para papeles cómicos o de comedia romántica. La protagonista femenina, Amanda Seyfried era casi una desconocida, a no ser que hubieses visto Mamma Mía! O la versión moderna de Caperucita Roja ¿A quien tienes miedo?.

      Y el resto son actores secundarios sacados en su mayoría de series de TV: me hizo mucha gracia reconocer a Johnny Galecki, el Leonard de la serie Big Bang Theory interpretando al amigo del protagonista, o a Vincent Kartheiser, el joven y ambicioso ejecutivo de la serie Mad Men, interpretando a  Philippe Weis, el padre multimillonario de la protagonista femenina.

     En cualquier caso, y aunque no llegó a ser el Origende este año, si que es una película recomendable y muy entretenida de ver.

4 comentarios :

  1. Hay una pelicula de la cual magicamente no encuentro referencia, y practicamente es la misma historia con algunas pequeñas diferencias. El familiar que se le moria al protagonista era la hermana no la madre, en una especie de ritual religioso se le otorgaba 1000 años a los recien nacidos. De pequeño compraba cosas por dias y vendia pormeses. Pero no hubo demanda de plagio, nadie se queja. Que extraño. Alguien aparte de mi la vio?. Empiezo a creer que fue mi otro yo el que la invento.

    ResponderEliminar
  2. Yo tambien la vi!! estoy buscando como loca las referencias y no encuentro nada!!

    ResponderEliminar
  3. somos tres y tampcoo encuentro referencia alguna si saben avisenme por favor

    ResponderEliminar
  4. Pues desapareció misteriosamente... Hay una que se llama Logan Run's, https://es.m.wikipedia.org/wiki/Logan%27s_Run_(película) pero no menciona el intercambio de tiempo sin embargo si el ritual del primer comentario... Es esa?

    ResponderEliminar

Ya que has llegado hasta aquí, no te cortes y deja tu opinión: será bienvenida.