De que va todo esto

¿De qué va todo esto? Este blog no pretende ser más que un conjunto inconstante (espero que no incoherente) de opiniones surtidas. Pero recuerda:
"Las opiniones son como el agujero del culo, todos tenemos uno y creemos que el de los demás apesta."

viernes, 21 de septiembre de 2012

Total Recall: ¿Era necesario hacer un remake?

      Se ve que eso de la imaginación y de hacer cosas nuevas cada vez está menos de moda en Hollywood, y prefieren ir a lo seguro y tirar de remakes, reboots, precuelas, secuelas, y lo-que-sea-a-ver-si-cuela.

      Este es el caso de Total Recall. No esperaba demasiado de ella, así que por eso probablemente no salí demasiado decepcionado.
      La historia es la misma de siempre, y supongo que conocida por todos: un anodino obrero que vive en un apartamento normalito, en un barrio cutre superpoblado y que lleva una vida rutinaria y aburrida (bueno, dejando aparte el hecho de estar casado con un pibón como Kate Beckinsale, claro, o como Sharon Stone en el caso del original) tiene pesadillas recurrentes y siente que algo le falta en su aburrida vida.
      Oye hablar de una empresa llamada Rekall (Memory Call en el original) que ofrece un peculiar servicio: injertar recuerdos falsos, pero indistinguibles de los reales, de lo que él quiera, unas exóticas vacaciones que no pueda permitirse en la vida real, una aventura, una fantasía,… Decide probar y elige la fantasía en la que él es un agente secreto. Pero algo sale mal y se encuentra convertido justamente en eso, en un agente secreto perseguido por las autoridades y luchando al lado de la resistencia, (o de un movimiento terrorista, según de parte de quién se esté).


     La película, como seguramente ya sabréis, está basada en un cuento corto del prolífico Philip K. Dick (en su día bastante menospreciado y poco conocido fuera del mundillo de la ciencia ficción, pero ahora una verdadera mina para hacer películas de ciencia ficción basadas en relatos suyos) titulado “Podemos recordarlo por usted al por mayor”, que en las ediciones españolas se tradujo por “Podemos recordarlo todo por usted”, de la que toma la semilla, la idea original.
    Bueno, realmente no se basa en el cuento, se basa en el guión de la película Desafío Total de Paul Verhoeven de 1990, a la que sigue bastante fielmente, porque esta realmente sólo se inspiraba ligeramente en el cuento, del que tomaba la idea de partida, y que expandía y desarrollaba hábilmente para poderla convertir en una película larga, añadiéndole elementos de acción a la trama original que era puramente ciencia-ficción.

      En el cuento están presentes algunos de los temas y paranoias de la literatura de Dick, pero sobre todo uno: ¿cómo de real es la realidad? ¿cómo puedo saber si lo que yo creo recordar ocurrió realmente o no? ¿cómo puedo estar seguro de que yo soy realmente yo?. En la película es lo que le ocurre al protagonista Quaid ¿es realmente un obrero al que le han implantado la fantasía de agente secreto y es tan real que no la distingue de un recuerdo falso? ¿o es realmente un agente secreto sin saberlo porque  le habían implantado recuerdos de que no era más que un obrero y es ahora justamente cuando está recuperando sus verdaderos recuerdos? El momento culminante de esta paranoia es la escena en la que le obligan a elegir, tratando de convencerle por un lado de que está todavía en la silla de  Memory Call viviendo una fantasía paranoide de la que no puede salir por sí sólo, y por otro de que no, de que su mujer no era realmente su mujer y era sólo otro agente, fingiendo, viviendo con él y puesto ahí para vigilarle.
     Lo que ocurre es que en la película, tanto en el remake como en el original, pero sobre todo en el remake, esto se diluye bastante y se convierte más en una peli de acción, persecuciones y explosiones.

¿Qué queda del original de 1990 en esta nueva versión?

      Pues fundamentalmente la historia de partida y gran parte de la trama argumental. El remake es bastante fiel en general y en algunas escenas, son clavadas la una a la otra: la escena del implante de memoria en la silla de Memory Call, la escena del control policial cuando descubren a Arnold disfrazado como la mujer de las “dos semanas” (aunque con algún cambio), etc.
      Eso si, introducen un cambio, bastante absurdo e innecesario en mi opinión y que no aporta ni mejora nada, pero que les obliga a cambiar un poco el final del argumento: Aquí no aparece Marte por ningún lado, ni se viaja al planeta rojo, y por tanto tampoco hay mutantes. Esto se sustituye por La Colonia (que poporciona la mano de obra y tiene un movimiento terrorista de resistencia a la dominación que ejerce la Federación Británica) y por “La Catarata” (¡vaya pésima traducción que han hecho de “The Fall”, en el original, sería más lógico haberle llamado “La Caída”, pero bueno...) que es el medio de comunicación entre ambos. (Si hay algún físico o geólogo en la sala, que no espere mucha verosimilitud científica porque el guionista le pega 3 patadas).

¿Qué aporta la nueva versión que no tuviera el original?

      Pues realmente sólo una cosa: los efectos especiales y la ambientación. Evidentemente los efectos especiales están a la altura de una película de 2012 (¡qué menos! ¿no?, y son muy superiores a la original, que, no nos engañemos, sin ser malos, no eran precisamente punteros para 1990; eran más bien “ajustaditos”. Desafío Total (1990) no era exactamente una película de serie B, claro, pero tampoco era una superproducción multimillonaria de las más grandes, y aunque tenía ciertos efectos especiales curiosos, otros cantaban bastante para su época.

      Aquí hay mucha más acción, persecuciones y explosiones, tanto que yo creo que se pasan. Aunque las primeras persecuciones están muy bien hechas y son trepidantes, a fuerza de acumular escenas de este tipo, para mi llegó a hacerse un poco cansino.
       Por cierto que todas las persecuciones tienen una estética y apariencia de videojuego que tira para atrás: aquí no tendrían demasiado problema en sacar un videojuego de la película porque es que se lo dan todo ya hecho.
     También la ambientación es muy buena y está muy lograda, el problema es que no es para nada novedosa: todo suena a algo ya visto antes en el cine.
       La Colonia, con la lluvia, su ambiente sórdido, sucio y oscuro, las calles abarrotadas de gente, con su publicidad excesiva en neones y rótulos escritos con caligrafía oriental (o incluso en cirílico) es algo que está fusilado directamente de Blade Runner.
       Los coches flotantes o voladores, las autopistas elevadas, etc, le deben bastante a Minority Report, por ejemplo, y ya se han visto en bastantes películas cosas similares. Los robots-policía son sospechosamente parecidos a los droides de Star Wars (la nueva trilogía).
      Incluso la capital de la Federación Británica, con sus bloques de edificios altísimos, unos sobre otros a varios niveles tampoco es que se diferencien demasiado de la idea de ciudad que se muestra en Metrópolis, de Fritz Lang.
      En definitiva todo muy bien hecho pero nada novedoso. Creo que lo único nuevo que no he visto en ninguna otra película es la idea de llevar el teléfono móvil implantado debajo de la piel en la propia mano.

¿Y que se pierde con respecto a la original?

      Pues fundamentalmente el carisma de los personajes. Puede que Colin Farrell sea mejor actor que Arnold Schwarzenegger, seguramente, pero no tiene su “toque”. Lo mismo pasa con Kate Beckinsale, que hace lo que puede y acaba robándole protagonismo como su esposa Lori, pero creo que sale perdiendo con respecto a Sharon Stone. Y así con prácticamente todos los personajes y actores.
      Uno de los problemas que tiene el remake es que se toma demasiado en serio a si mismo, mientras que el orginal, no. Como otras películas de acción de Schwarzenegger, sin llegar a reírse de si mismas, Desafío Total tenía cierto sentido del humor, que muchas veces daba lugar a diálogos imprescindibles, como  el  “Considérate divorciada” que le decía Arnold a Sharon Stone cuando le disparaba, o el “¿cómo tienes la cara de volver a aparecer por aquí?” que le suelta un mutante de rostro deforme en Marte.
     Aunque Total Recall intenta mantener ciertos detalles y hacer guiños que recuerdan al Desafío Total original (sí, sí: ¡aparece la imprescindible prostituta mutante con tres tetas!), otros se pierden: por ejemplo es imperdonable que aquí no aparezca Kuato interpretado por Jordi Pujol. ¡Hombre por favor! (Sí, si, ya se que en La Colonia no hay mutantes como había en Marte, pero si no hay mutante ¿por que metes a la mujer de los tres pechos?)
       Sin embargo, dejando estos detalles aparte, lo que más me molesta es el puritanismo y el infantilismo de esta nueva versión. En el original había escenas violentas y sangrientas, puede que gratuitas, pero divertidas: cuando a alguien le disparaban, salpicaba la sangre, cuando se les despresurizaba el casco del traje se le hinchaban los ojos y se le salían de las órbitas. Aquí no, aquí hay tiros a mansalva, pero la única sangre que se ve es en la frente de alguno de los protagonistas porque se han dado un golpe.

      Y lo mismo que con la violencia, ocurre con el sexo, y mira que en ambas películas hay poco, pero sin ir más lejos, la prostituta de los tres pechos, que en la original se mostraba explícitamente, aquí se hace sólo fugazmente, y desde luego no en la versión estrenada en salas de cine en Estados Unidos: Ya se sabe, los estudios prefieren autocensurarse en estos detalles para lograr que les den una calificación PG-13, que permita ir a verla a los adolescentes de más de 13 años, que al fin y al cabo son los que llenan las salas de cine.

      Resumiendo, que no es que la película esté mal hecha, pero que no creo que fuera necesario rehacer una película tan relativamente reciente, exitosa y conocida como esta. No es que Desafío Total fuera un películón fuera de serie, pero ha ido convirtiendo con el tiempo en una película de culto, de esas que ha mejorado con el paso de los años, aunque sólo sea por la nostalgia de quienes la vimos de jóvenes, cunado se estrenó, y desde luego ha llegado a ser un referente del cine de acción y ciencia ficción. Sin embargo Total Recall no será demasiado recordada, y serán una más entre muchas películas de acción.

1 comentario :

  1. Lo único que me ha quedado claro es que debo revisitar la original, que la vi hace siglos y no la recuerdo nada. Luego me pensaré si sigo con la copia ;)

    ResponderEliminar

Ya que has llegado hasta aquí, no te cortes y deja tu opinión: será bienvenida.