De que va todo esto

¿De qué va todo esto? Este blog no pretende ser más que un conjunto inconstante (espero que no incoherente) de opiniones surtidas. Pero recuerda:
"Las opiniones son como el agujero del culo, todos tenemos uno y creemos que el de los demás apesta."

sábado, 13 de octubre de 2012

Fringe: Estados alterados y universos paralelos

      Titulada en España como Fringe:Al límite, esta es una serie de ciencia ficción a medio camino entre las historias  extraordinarias de La dimensión desconocida y En los límites de la realidad, y las historias conspiranoicas de Expediente X.

      El punto de la partida es el siguiente: con motivo de un extrañísimo suceso, casi paranormal, en un vuelo comercial, la agente del FBI Olivia Dunhan, que es asignada a la investigación solicita la ayuda de un científico, el Dr. Walter Bishop, que investigaba en el campo de la ciencia marginal (de ahí lo de Fringe), es decir, teorías extremas, siempre al límite de lo aceptado por la ortodoxia, y por supuesto no demostradas.

      El problema es que Bishop, hace casi dos décadas que dejó de ser profesor universitario y fue internado en un psiquiátrico aquejado de esquizofrenia. Para poder sacarlo de allí, necesita del permiso y la colaboración de sus familiares, y el único familiar de Walter  es su hijo Peter (interpretado por Joshua Jackson, que se hizo famoso interpretando al mejor amigo de Dawson en Dawson’sCreek), con el que no ha tenido relación desde hace años, y que ahora es un buscavidas, y poco menos que un timador internacional.


      Finalmente, logran formar un equipo con Walter como el genio loco, su hijo Peter asignado como asesor civil, y se integran en una pequeña división casi secreta del FBI llamada la División Fringe, que se dedica a investigar sucesos extraños y paranormales o paracientíficos, (pero no en el sentido de espíritus y de fantasmas, sino en el sentido de que no tiene explicaciones convencionales proporcionadas por la ciencia convencional).


      Una de las grandes bazas de la serie es precisamente que al frente del equipo, o mas bien como “cerebro oficial” del mismo está Walter, que hace el papel de genio chiflado o científico loco y lleno de excentricidades.

      Walter, antes de ser internado formaba equipo con otro brillante científico, su amigo William Bell (Leonard Nimoy, sí, sí, el señor Spock) ahora desaparecido y dado por muerto, que acabó fundando una megacompañía tecnológica y de investigación, siniestra y que parece estar detrás de o implicada de alguna forma en muchos de los sucesos, llamada Massive Dynamics, en donde se acabaron desarrollando muchas de las tecnologías de vanguardia sobre las que ambos investigaron y teorizaron, y que ahora está dirigida por Nina Sharp, una misteriosa y también algo siniestra, que fuera ayudante de Bell.

      La referencia más evidente que se te viene a la mente cuando ves Fringe es sin duda Expediente X. Como en aquella hay un equipo del FBI que va investigando sucesos extraños, aparentemente sin relación entre si, también como en aquella, y nuevamente parece que hay algún tipo de trama o conspiración global que los relaciona todos entre si. Sin embargo, en Expediente X había episodios que trataban sucesos sin relación con la trama general conspiranoica de la serie, y que solían ser los más interesantes, dicho sea de paso), mientras que aquí, a medida que avanza la serie te vas dando cuenta de que todos los casos que investigan están relacionados de una manera u otra, pues son sucesos que forman parte de lo que ellos llaman “el patrón”.

<<< ¡Atención Spoilers! >>>
<<< No se desvela ninguna sorpresa grande de la trama, pero advertidos quedáis…>>>


      La mayoría de los sucesos del patrón parecen estar orquestado por una misteriosa sociedad secreta o grupo que se hace llamar “Destrucción mediante el Avance Tecnológico” liderado por un tal David Robert Jones, que está preparando algún tipo de evento o sucesos del tipo “día del juicio final”, cuyos detalles se van desvelando a lo largo de la trama.


      También a lo largo de la serie empiezan a conocerse detalles del pasado de los personajes, como por ejemplo un programa secreto de investigación con niños para probar una droga llama cortexifan, capaz de inducir estados alterados de la mente y dotarlos, o de potenciar en ellos capacidades psíquicas; empiezan a aparecer unos seres artificiales mitad humanos mitad máquina, llamados cambiaformas, capaces de replicar la forma humana de su víctima.

     También el equipo se percata de la existencia de unos misteriosos personajes, llamados “los observadores” todos calvos y vestidos con traje y sombrero oscuros, que se limitan a eso, a observar –teóricamente sin intervenir- momentos que de alguna manera son “clave” o puntos de inflexión..






       En la segunda temporada, se desarrolla el tema de los universos paralelos, y gran parte de sus episodios se desarrollan en un mundo alternativo, donde siguen existiendo las torres gemelas, y donde también hay una división Fringe, que en este mundo paralelo se dedica a investigar y contener como puede las “singularidades” (lugares donde el tejido del espacio-tiempo se está debilitando y rasgándose) que amenazan con destruirlo.

       Si en la segunda temporada “los del otro lado” son presentados más bien como malvados y como una amenaza para “este” universo, en la tercera muchos episodios transcurren en el universo alternativo, donde existen versiones alternativas (con sutiles diferencias) de los personajes de la serie, y donde se nos van explicando sus motivaciones.

     Al final de la tercera temporada, logran crear un puente entre los dos universos, que permite a los personajes pasar libremente de uno a otro y colaborar entre ellos, con lo que se crea una nueva línea temporal, una realidad alternativa ligeramente distinta de las dos anteriores, que es donde se desarrolla la cuarta temporada.

      Un detalle simpático y curioso, es que la cabecera de la serie cambia ligeramente, sobre todo el tono de color, según estos universos paralelos, existiendo varias versiones de la misma, de forma que la cabecera de un episodio tendrá un color distinto según la realidad alternativa en la que se desarrolle.


      Así existe una cabecera azulada para el universo “original”, una rojiza para el universo “alternativo”, otra anaranjada para la línea temporal alternativa, e incluso una especial para un episodio (¿suelto?), el 19º de la cuarta temporada, que parece desarrollarse en un futuro distópico y cercano (sólo unos años después)  a los acontecimientos narrados en presente en la serie.
       También en algunos episodios de la serie en los que hay flasbacks que se desarrollan en los años 80, la cabecera está alterada, con un estilo retro ochentero.



<<< Fin de los spoilers >>>

      Uno de los principales inconvenientes de la serie (o no, dependerá de tus gustos personales, claro) es que no parece ofrecer explicaciones claras de casi nada, o mejor dicho, por cada pregunta que responde, abre varios interrogantes nuevos que van complicando la trama, y que mucho me temo quedarán sin explicación, sobre todo si cancelan la serie en vez de cerrarla, o que las explicaciones dejarán poco satisfechos a algunos. No en vano uno de los creadores es J.J. Abrams, el de Perdidos, y ya lo hizo allí.
     De hecho la idea de los universos alternativos, que permite reescribir la historia tantas veces como quieran los guionistas y alargar la serie ad nauseam acaba haciendo que tras una primera temporada realmente brillante, poco a poco la serie vaya perdiendo fuelle y dando muestras de fatiga.

     Parece ser que finalmente, tras las 4 temporadas emitidas (87 episodios en total) desde 2008, existirá una quinta y última temporada, más corta (sólo 13 episodios frente a los 22 de una temporada normal) donde cerrarán la trama, y que probablemente tenga que ver con ese episodio “suelto” (el 4x19) que mencionaba antes.

      El tono y el estilo de la serie no es tan sombrío como lo era por ejemplo Expediente X, e incluso tiene detalles humorísticos (casi todos derivados del estado mental de Walter).

     Visualmente un detalle muy curioso es que los títulos que aparecen sobreimpresionados en la imagen en los cambios de escenario, para indicar la ciudad o el lugar donde se va a desarrollar la nueva escena, están en una tipografía en 3D y en perspectiva, a veces en encuadres bastante extraños, como si las letras formaran parte de la imagen.


      Otro detalle, también curioso, es que entre algunas escenas (probablemente en los lugares donde se supone que deben ir los cortes para publicidad) aparece breve pero claramente una imagen un poco críptica, representando distintos objetos: una hoja, un caballito de mar, una mariposa, una rana, etc, etc. Estas imágenes insertadas aparecen 5 o 6 veces por episodios, y aunque se repiten, parecen hacerlo sin un orden concreto.
      Durante la primera temporada, en una entrevista, Abrams declaró que el público normal no se tenía que preocupar por ellas porque no afectaban al desarrollo de la trama, pero que era una especie de acertijo, que a modo de broma o guiño para los fans de la serie, había decidido insertar. Finalmente un tal Julián Sánchez descubrió que se trataba un código cifrado y publicó la solución en la web: cada símbolo representaba una letra de forma que en cada capítulo aparecía una palabra distinta.

      Un definitiva una serie francamente brillante en la primera temporada, pero que a fuerza de alargarla se está quedando sólo con los fans más incombustibles. Espero que la cierren bien.

3 comentarios :

  1. Aquí una que sigue la quinta y última temporada al día. Futuro distópico a tutiplen en esta.
    Alucinante lo de los códigos d elos símbolos que aparecen no aleatoriamente como yo creía. Que descubrimiento coleguilla.
    Oye para nada me parece que tras la 1ª vaya perdiendo fuelle. De hecho, para mí se hace cada vez más interesante, hasta el climax final con universo apocalíptico y distópico conseguidísimo :)

    ResponderEliminar
  2. Yo también veré la 5ª, pero cuando la acaben...

    ResponderEliminar
  3. Pues he leído sólo hasta el spoiler porque levo pocos capítulos de la 1ª temporada pero estoy enganchada. La serie mola, mola...
    Es verdad que es inevitable compararla con Expediente X, pero ésta se ve que está como más currada, actualizada y tal...(claro, Expediente X tiene ya sus años).
    Me gusta el humor que meten a través de Walter Bishop el cual se hace más real al ser este personaje como es (cierto, gran baza de la serie).
    Y bueno poco más puedo decir de momento, excepto que de momento me parece buena y que seguiré.
    ;)

    ResponderEliminar

Ya que has llegado hasta aquí, no te cortes y deja tu opinión: será bienvenida.