De que va todo esto

¿De qué va todo esto? Este blog no pretende ser más que un conjunto inconstante (espero que no incoherente) de opiniones surtidas. Pero recuerda:
"Las opiniones son como el agujero del culo, todos tenemos uno y creemos que el de los demás apesta."

miércoles, 10 de octubre de 2012

Pan Am: Vuelo cancelado


       Desde su fundación, a finales de los años 20, hasta su cierre definitivo en 1991, Pan Am fue una de las aerolíneas más importantes del mundo y probablemente la más importante de Estados Unidos, y especialmente desde finales de los 50 hasta principios de los 70, cuando se expandió con rutas a todo el mundo sólo a América central y del sur (dejando en la práctica de ser Panamericana) y cuando se entró en la era de los Jets.

      En esta época, a principios de los 60, es cuando se desarrolla la serie, centrándose en la tripulación (azafatas y pilotos) de uno de los nuevos Boeing 707 recién estrenados por la compañía, y sus “aventuras” viajando por todo el mundo.

       El punto de partida de la serie es cuando Kate Cameron, que por su trabajo (una azafata de Pan Am) es un considerada la oveja negra y la hija descocada de una familia bien, asiste a la boda fallida de su hermana Laura, fallida porque ésta deja plantado al novio en el altar con su ayuda. Laura, que nunca ha salido de las faldas de su madre y admira la independencia de su hermana mayor, decide convertirse en una mujer liberada y hacerse azafata como ella.

      Acaban en la misma tripulación, junto con otras dos Azafatas, una de ellas interpretada por una venida a menos Cristina Ricci que aquí casi hace de secundaria cómica, y la otra Colette, de origen francés en la serie, que probablemente sea el personaje más creíble de la serie.  A partir de aquí, se van contando las historias y los líos amorosos de las 4 azafatas y los dos pilotos, el primer oficial, expiloto militar y de familia acomodada, y el joven y recién ascendido comandante.

      La ambientación y la factura de la serie son buenas, pero vistas hoy en día un poco impensables: en una época de vuelos low-cost, aviones incómodos y asientos estrechos lo que ves en la serie son pasajeros volando a sus anchas atendidos por azafatas que son supermujeres y podrían ser aspirantes a misses. Porque eso si, todos los protagonistas de la serie, sean azafatas o pilotos, son guapísimos e ideales de la muerte, despiden glamour, y entre vuelo y vuelo se alojan en los mejores hoteles de las ciudades que visitan.

      La serie se convierte así básicamente en una telenovela, ni siquiera una comedia romántica, en la que se van contando los enamoramientos y desenamoramientos de las azafatas y los pilotos, entre ellos y fuera del trabajo. 

       Supongo que para que no fuera tan melosa y previsible, se mezcla primero una trama de espionaje (pues una de las azafatas es contactada por un agente de la CIA para que actúe de correo para ellos: lleva este libro a Berlín, trae un microfilm de Roma, etc... Al fin y al cabo una azafata que vuela por todo el mundo les parecía la tapadera perfecta en la época de la guerra fría.) y luego con una trama de contrabando, pues un antiguo piloto también convence a otra azafata para pasar de contrabando alcohol, tabaco,... o joyas antiguas (¿quién mejor que una azafata para lidiar con aduanas?).

       Aunque esta última casi no les dio tiempo a desarrollarla, pues los 14 episodios de la serie, que se emitió entre finales de 2011 y principios de 2012, fue definitivamente cancelada después de esta primera temporada (y bien cancelada está) debido a su baja audiencia para una cadena generalista y en abierto como la ABC (esto no es una cadena de TV por cable, tipo HBO que puede permitirse otras audiencias).

       En definitiva una serie que tontita, que aspiraba a la clase business por su factura pero que se queda en clase turista o incluso en  low-cost por el resultado final y la calidad de lo que ofrece.





1 comentario :

Ya que has llegado hasta aquí, no te cortes y deja tu opinión: será bienvenida.