De que va todo esto

¿De qué va todo esto? Este blog no pretende ser más que un conjunto inconstante (espero que no incoherente) de opiniones surtidas. Pero recuerda:
"Las opiniones son como el agujero del culo, todos tenemos uno y creemos que el de los demás apesta."

lunes, 14 de enero de 2013

La noche más osura: Si me mientes, te hago daño


      Como supongo que todos sabréis, Zero Dark Thirty, narra la operación de búsqueda y eliminación se Osama Bin Laden que la CIA y el ejército norteamericano llevaron acabo casi durante una década.

      El título (cambiado en España por La noche más oscura) viene de la manera militar de nombrar las horas: por ejmplo zero one thirty sería la 1:30 de la madrugada, zero two thrirty sería las 2:30 y al parecer, cuando no se especifica la hora concreta pero si que todavía es de noche (está oscuro) se dice zero dark thirty, y hace referencia a la operación nocturna de asalto llevada a cabo con helicópteros por las fuerzas especiales.

      Pero esto es sólo la última media hora de película. La película empieza mucho antes. Tras un pequeño prólogo efectista pero impresionante, durante el que sólo se ve la pantalla en negro y se oyen las grabaciones reales y angustiadas de la gente que estaba atrapada en las torres gemelas y en los aviones secuestrados durantes el 11 de Septiembre, se nos sitúa en Afganistán en 2003, en una cárcel secreta de la CIA a la que llega una nueva agente, la pelirroja Maya, interpretada por Jessica Chastain, que es quien realmentete lleva todo el peso de la película. Es joven, es novata (es su primera misión “de campo”, fuera de los despachos de Langley, la sede en USA) y se incorpora para investigar conexiones y células terroristas latentes de Al-Qaeda, intentando averiguar cuales son los planes de futuros atentados antes de que estos tengan éxito.

      Allí conoce entre otros a Dan, un veterano y curtido agente de campo, y un consumado “interrogador” experto en obtener información de los prisioneros. Nominalmente ella es una analista y está allí para separar el grano de la paja, las mentiras y medias verdades que Dan y otros obtiene, y hacer las “conexiones” pertinentes de información de inteligencia. Pero ella se sumerge desde el principio en el trabajo en toda su rudeza y sordidez, al principio con un poco de reparo, pero poco a poco de forma obsesiva y meticulosa.

      Porque la película nos ahorra pocos detalles escabrosos, y los que nos ahorra somos completamente capaces de imaginarlos. Dan es todo un maestro “interrogando” prisioneros (en un momento dado confiesa que ha visto a más de 100 tíos y que quiere dejarlo, volver a los despachos y hacer cosas normales) con una consumada técnica en la que mediante la indefensión, las amenazas (una de las frases que utiliza repetidamente durante los interrogatorios es “Si me mientes, te hago daño...”) y su consumación (privación de sueño, ahogamiento simulado, golpes, etc) logra quebrar la voluntad del prisionero.

     Y así durante la primera hora de película nos van dando una de cal y otra de arena pues vamos alternando entre escenas de interrogatorio/tortura en diversas bases militares y cárceles secretas de la CIA, y entre escenas de atentados terroristas que tuvieron lugar en distintas partes del mundo (los atentados en autobuses y el metro de Londres, la bomba en el Hotel Marriott, etc) a medida que van pasando los años.

      El problema es que Maya es muy testaruda y tiene una idea obsesiva metida en la cabeza y a la que se agarra como a un clavo ardiendo: cree que tiene una pista válida que seguir para dar con uno de los mensajeros de confianza de Osama Bin Landen, y por tanto con el mismo jefe terrorista. Esto le causa no pocos problemas con sus jefes sobre el terreno, pues consideran que está perdiendo tiempo y valiosos recursos siguiendo pistas falsas o poco fiables, o en todo caso “frías”, mientras estos podrían ser invertidos en detectar futuros planes terroristas y en capturar subalternos y objetivos, puede que no tan valiosos, pero al menos si que activos y tangibles.

      Toda esta parte de la historia me recuerda muchísimo a la de la serie de TV Homeland, en la que también una mujer, una agente la CIA se obsesiona compulsivamente con un supuesto terrorista, y contra viento y marea trata de demostrar su teoría, pese a los problemas que eso le causa con sus superiores.

     En este sentido ambas historias se parecen mucho: historias espionaje moderno, lejos del “glamour” de las de LeCarré ambientadas en la Europa de la guerra fría: aquí todo se guisa entre polvorientas bases militares, abigarradas calles de ciudades de Pakistan, despachos y salsas de operaciones de la CIA, con seguimiento en tiempo real por satélite y vuelos de aviones no tripulados, etc.

     Y también operaciones en las que se van siguiendo pistas de unos prisiones que llevan a capturar a otros (hay una escena muy curiosa en la que los soldados, irónicamente, se valen de burkas para poder pasar desapercibidos y capturar a un terrorista en un lugar público y a plena luz del día).

      Y sorprendentemente, para ser una película tan larga (dura sus buenas dos horas y media) logra mantener tensión y ritmo, y no se hace aburrida, o por lo menos a mi no se me hizo tediosa en ningún momento. Cada vez me interesa más esta directora. Me gusta mucho Katryn Bigelow desde Días Extraños que podría haber sido todo un peliculón, pero que apuntaba maneras en cualquier caso (olvidemos Le llamaban Bodhi y cosas similares) y pese a patinazos como K-19, nos regaló la notable y exitosa Entierra hostil. No creo que tanga tanto éxito con los premios como con esa y repita con Zero Dark Thirty en los Oscars, pero bueno.

       Supongo que la película es y será polémica por el tema de las torturas, no tanto por mostrarlas, sino por no ser abiertamente en contra, o incluso poder considerarse que las justifica, lo que supongo que para algunos la convertirá en una película moralmente reprobable. Pero como yo no juzgo a las películas ni por su moralidad ni por su ideología, sino por si son capaces de entretenerme mientras cuentan su historia y de no aburrirme en el intento, pues no me sumaré a ese carro. De la misma forma que cuando una película tiene una moralina final con la que podré estar o no de acuerdo, menciono que tiene una moraleja, pero procuro que eso no le quite ni le añada ningún valor a la película en si mismo, en este caso pasa igual: hay escenas de tortura (realmente no muy subidas de tono, en el cine se han visto cosas bastante peores) y yo las menciono.

      Tampoco creo que la película las justifique, de la misma manera que no las descalifica, en general las trata de forma bastante neutra y pone de manifiesto la doble moral de los Estados Unidos, tan común, entre lo que hacen en su territorio y lo que hacen fuera de él. En un momento dado de la película un personaje le advierte a otro:
“Ten cuidado con los prisioneros ahora. La política está cambiando y no te conviene ser la última a la que pillen con un collar de perro en la mano cuando llegue la comisión de supervisión”
      Refiriéndose probablemente a los tiempos posteriores al descubrimiento de las fotos y videos del trato a los prisioneros en Abu Grahib. Y en otra escena se ve a los interrogadores de la CIA tomándose un descanso en una especie de cantina de la base mientras que en el televisor encendido se puede ver al presidente Obama haciendo unas declaraciones en las que afirma algo así como “nuestro país no tortura”.

Otra cosa que la película parece dejar clara es la nula intención que había de capturar a Bin Laden con vida. Cuando Maya consigue por fin convencer a sus superiores de que hay algo más que sospechas de que han localizado su escondite (con un contundente “Yo soy la hijaputa que descubrió ese sitio, señor” en respuesta a un ¿Y usted quién es? que le dirige un mandamás de la CIA en una reunión en la que le están informando del hallazgo), se pone en marcha la operación de asalto con helicópteros, para la que van a contar con las fuerzas especiales de los SEAL. A ellos Maya les dice:
"Para ser franca, yo ni siquiera quería usaros a vosotros, con vuestros descensos, vuestro velcro y vuestras gafitas de visión nocturna. Yo quería tirar una bomba. Pero los que están al mando no creen en esto lo suficiente para soltar una bomba, así os usan a vosotros como canarios. Y, en teoría, si Bin Laden no está allí podréis escabulliros volando y nadie se dará cuenta. Pero Bin Laden está allí, y vosotros lo vais a matar por mi."
     La operación nocturna es larga, ocupa prácticamente la última media hora, y desde luego por lo que cuenta distó bastante de ser una operación rápida y limpia: se ve lo que podríais esperar ver: helicópteros silenciosos, gafas de visión nocturna, etc.

     Pero nada de descolgarse sin ruido, entrar, hacer el trabajo y salir rápido: prácticamente está rodada a tiempo real y es un asalto puerta por puerta, habitación por habitación y piso por piso a esa especie de fortaleza donde Bin Laden se ocultaba, con voladuras de puertas a cada momento, tiroteos con los ocupantes, mujeres y niños por allí en medio, y con la amenaza de intervención de la población local, los vecinos de la casa, que ante tanto ruido comienzan a despertarse y a acudir a ver que pasa.

    Obviamente no se si las operaciones secretas serán realmente así, pero desde luego está rodado y contado de una manera muy efectiva y verosímil, y creo que es una de las mejores partes de la película.

     En definitiva. Si eres capaz de juzgarla objetivamente y dejar de lado consideraciones morales, una buena película, que merece la pena ver.

<<< Spoiler >>>

      Al final matan a Bin Laden. ;-)

<<<  Fin del Spoiler >>>


4 comentarios :

  1. 'La noche más oscura' me ha dejado desconcertado. La peli se ve bien pero tras todo lo escuchado resulta decepcionante, dubitativa, irreal? Bigelow nos pretende convencer de un acontecimiento, basado en una gran mentira, de primera con una historia de tercer orden. Van a intentar borrar 'la gran mentira americana', con una mera demostración de fe sobre una cuestión de suerte, de meras estadísticas? Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. No te sigo, Manipulador. Me he perdido; la gran mentira es que Osama fuera el responsable del 11S, que lo encontrarán, que se lo cargaran...?

    ResponderEliminar
  3. Hola, yo creo que a lo que se refiere Manipulador es que la película teatraliza la historia ficticia de la muerte de Bin Laden, el malo málísimo de todo este teatro montado desde l1 de Septiembre. Si querían que creyéramos en esto, haber traido pruebas, para empezar un cadáver con el que poder hacer un test de ADN... Pero al igual que tantas historias que se han dicho, otra más que te la tienes que creer porque sí, a pesar de todas las incongruencias increibles que tiene. Pero al menos, la peli está bastante bien, está entretenida.

    ResponderEliminar
  4. Hola, Seldon. Después de elaborar una extensa y detalla opinión al darle a publicar se ha borrado. Putada... De todos modos una muy buen reseña la tuya y un gran blog. Nos leemos...

    ResponderEliminar

Ya que has llegado hasta aquí, no te cortes y deja tu opinión: será bienvenida.