De que va todo esto

¿De qué va todo esto? Este blog no pretende ser más que un conjunto inconstante (espero que no incoherente) de opiniones surtidas. Pero recuerda:
"Las opiniones son como el agujero del culo, todos tenemos uno y creemos que el de los demás apesta."

sábado, 23 de febrero de 2013

Mamá. Guillermo del Toro sólo presenta


       Antes de nada, aclarar que la promoción de esta película es engañosa. Tratan de venderla como una película de Guillermo del Toro sin serlo... y se nota. Técnicamente Del Toro es productor ejecutivo (para quien no sepa lo que significa: no está involucrado en los aspectos artísticos (como tampoco el productor) ni tampoco en los técnicos (como si hace un productor de verdad). Vamos, que sólo pone su nombre para vender mejor el proyecto, como hacía Spielberg en los 80 con tantas películas que se anunciaban con un Steven Spielberg presenta... Avisados quedáis.

     Pese a todo, Mamá no es completamente desdeñable. Estamos ante una película de terror clásico, un poco retro, basada en la tensión y en el susto más que en la sangre y en las vísceras (que no aparecen en absoluto). No voy a entrar en más detalles para no desvelar demasiado, sólo una pequeña sinopsis.


      Dos niñas pequeñas, Victoria y Lily desaparecen en el bosque, con su padre, un ejecutivo que ha asesinado a su mujer y a sus socios en la compañía. Lucas, el hermano menor de éste, un dibujante un poco bohemio que vive con su novia Annabel la cual toca en un grupo de rock, no ha dejado de buscarlos, pese a que le ha costado casi todo su –escaso- dinero. Y cinco años después, encuentran milagrosamente a las niñas, contra todo pronóstico, vivas en medio del bosque, aunque completamente asalvajadas.

       Y a partir de aquí empiezan los problemas, con Lucas queriendo quedarse con la custodia de las niñas, pese a lo poco apropiados que él y su novia parecen para ejercer de padres, con la reticencia Annabel, y con los problemas de convivir con unas niñas no socializadas y que tienen que volver a adaptarse.

       La historia no pinta mal en absoluto, sobre todo cuando, casi desde el principio, se nos hace saber que alguien o algo –a la que ellas llaman mamá- ha cuidado a las niñas durante estos cinco años, y puede que no quiera separarse de ellas.

      Como decía al principio, el terror no va por mostrar escenas sangrientas o gore. En absoluto. La película intenta crear tensión (aunque no siempre lo consigue) y sobresaltando dándote sustos de vez en cuando (algunos de los cuales están bien logrados). Además sigue la técnica de sugerir sin enseñar al principio y de mostrar poco a poco cada vez más, a medida que avanzan las escenas.

  ¿Entonces cual es el problema? Pues fundamentalmente que es muy difícil hacer una película de terror tan clásica sin reinventarse y no recorrer caminos trillados y que suenen a ya vistos. Y hay que ser muy bueno para hacerlo y hacerlo bien. Y el director (el tal Muschietti) es novato, es su primera película, y además se basa en un corto suyo de hace 5 años, de apenas 3 minutos y de igual título: Mamá.
 
      De hecho hay situaciones que te sonarán a ya vistas, a otras películas de género: armarios que no debes abrir por si algo se esconde en ellos, cosas que salen de las paredes, alguien investigando una casi olvidada y escabrosa historia del pasado,... incluso hay alguna escena que es una clara referencia al terror japonés: esa obsesión que hay en muchas de ellas por el pelo largo brotando del suelo, también aparece alguna que otra vez aquí.

     Lo mejor de la película para mi gusto es una casi irreconocible Jessica Chastain: con un look completamente distinto a lo habitual, morena, pelo a lo garçón, con ese aire de rockera  medio gótica medio macarrilla,... Creo que es una de las principales bazas que sostiene la película. Además el personaje tiene cierta profundidad y sus conflictos internos: no quiere tener hijos de momento, no se cree psicológicamente preparada para ello, su estilo de vida no parece tampoco muy propicio y ella lo sabe. Sin embargo, quiere demasiado a su novio, al tío de las niñas.

      Curiosamente, uno de los peores personajes de la película es precisamente el de “mamá”. Vamos a ver, si al principio de la película bastaba con que te enseñaran una simple sombra o una silueta para que te encogieras en la butaca del cine ¿cómo puede ser que cuando se muestra claramente de menos miedo? ¡Por favor! Si dan más miedo las niñas que ella, especialmente la pequeña, Lily.

      Y luego tiene los dos fallos típicos de todas las películas de este estilo, comete los dos mismos pecados de siempre:

      El más grave: el final. Siempre les cuesta rematar lo que empezaron más o menos bien. El final o les sale ridículo, o les sale descafeinado, o les sale largísimo intentando acabar una y otra vez con el monstruo o con el malo, que el jodido parece que tiene siete vidas. No os voy a decir exactamente cual de estos defectos es el que se comete en la película, para evitar spoilers, pero el caso es que sales con la sensación de que se podría haber hecho mejor y que no está a la altura del resto.

      Y el segundo fallo es más leve, y casi perdonable, por haberse convertido ya casi en un tópico clasicazo: Vamos a ver, alma de cántaro, si tienes que ir a investigar algo misterioso, a un sitio que te suena chungo y peligroso ¿por qué sólo, y de noche, o tan tarde que sabes que  se te va a hacer de noche? ¿No puedes ir acompañado y a plena luz del día?

     Por resumir: no completamente desechable, pero sólo regularcita. A no ser que seas un fan incondicional de las películas de sustos.


No hay comentarios :

Publicar un comentario

Ya que has llegado hasta aquí, no te cortes y deja tu opinión: será bienvenida.