De que va todo esto

¿De qué va todo esto? Este blog no pretende ser más que un conjunto inconstante (espero que no incoherente) de opiniones surtidas. Pero recuerda:
"Las opiniones son como el agujero del culo, todos tenemos uno y creemos que el de los demás apesta."

lunes, 11 de febrero de 2013

The Song Remains The Same: Tu plagia que algo queda...

     Si eres músico y te gusta mucho una canción de otro siempre puedes versionarla pero es un coñazo porque hay que pagarle al autor, al compositor original. También podrías intentar samplearla, y coger ese riff genial o esa línea de bajo molona y que es tan reconocible, pero si coges demasiado puede que también tengas que pagar por ello...
      O puedes directamente plagiarla:  si nadie se da cuenta, y cuela, pues cuela, y eso que te llevas puesto, y en caso contrario si alguien lo nota y el autor original te pone un pleito, siempre puedes decir que fue algo inconsciente y que lo hiciste sin advertirlo, y oye, aunque haya que compartir las ganancias, la canción seguirá siendo la misma, pero siempre algo queda.

     Esto ha pasado muchas veces a lo largo de la historia de la música, y en muchas variedades, desde artistas famosos que le roban una canción a un oscuro y desconocido artista que nadie conoce ¿total quien se va a dar cuenta?, hasta similitudes y coincidencias sorprendetes en canciones, aunque no sean plagio, pasando compositores que han utilizado una melodía sospechosamente parecida a la de otra canción anterior,  aunque haya sido inconscientemente.
      Me apetece repasar algunos de estos casos, unos muy famosos, otros no tanto, de cada uno de estos tipos, así que vamos a dedicarle algunas entradas al tema. ¡Al lío!:




   [Bajo cada imagen hay un reproductor de audio para poder escuchar la canción. Como el reproductor está basado en flash (swf) no es compatible con el sistema iOS, así que si estais leyendo esto desde un dispositivo móvil de Apple (iPhone, iPad, iLoquesea,...) probablemnte no os funcione.] 


EL PLAGIO FAMOSO Y RECONOCIDO
Plagiario: George Harrison / Plagiado: Ronald Mack

      Este es probablemente el caso más conocido de plagio musical de la historia, así que probablemente ya lo conozcas, pero vamos a empezar por aquí para quitárnoslo del medio.
      Después de la separación de los Beatles, en noviembre de 1970, George Harrison, todavía en pleno rollo místico-hindú, sacó su primer disco en solitario. Sin ser mal músico, dentro del grupo estuvo permanentemente eclipsado por sus compañeros John Lennon y Paul McCarteny, así que el hombre se explayó y se quedó a gusto: para su primer disco, nada menos que un LP triple llamado All Things Must Pass. Entre tanta incontinencia musical estaba la canción My Sweet Lord, que con sus "hallelujahs" y sus "Hare Krishna",  "Krishna Hare" se editó como single y hablando en términos técnicos pegó el pelotazo: Nº 1 en un montón de países, el single más vendido de todo el año en Gran Bretaña, etc. etc. En el improbable caso de que alguien no lo conozca, he aquí un fragmento, y si ya la conoceis, con eso os vale para refrescar la memoria.
      Hasta aquí todo muy bien, aunque que alguien se dio cuenta de que la canción estaba un poco inspirada en el famoso “Oh Happy Day”, cosa que el propio Harrison reconció. Sin problemas, era una canción tradicional, y de dominio público, no había que pagar copyright a nadie. Pero en febrero del 71 Bright Tunes Music Corporation le puso al amigo de George un pleito alegando que "Su dulce señor" era un plagio de He’s So Fine, una canción compuesta por Ronald Mack para un grupo vocal femenino tan típico de los 60 llamadas las Chiffons. La canción, con un sonido típico de Phil Spector había sido un gran éxito en 1963. ¿Parecidos? Juzgad vosotros mismos...

        ¿No le encontráis parecido? Bueno, pues parece que el juez si que se lo encontró, porque finalmente, en 1976 George Harrison fue declarado culpable de “plagio inconsciente”, vamos que copió la canción pero sin darse cuenta. ¿Cuanto le iba a costar la broma al Beatle? Esto se pospuso para otro juicio, pero mientras tanto, el manager de Harrison, Allen Klein, compró la compañía de discos Bright Tunes (el compositor de la canción había muerto en los 60, poco después de componer la canción, así que quien poseía los derechos era la discográfica). De manera que para cuando se fue a celebrar el juicio, finalmente en 1981, Harrison le había había comprado a Klein a su vez la compañía por más de medio millón de dólares de la época. Todo quedaba en casa, porque él era ya el dueño...

Prometo hablar otro día de algún famoso plagio con otro Beatle implicado, pero ahora, sigamos.


EL PARECIDO RAZONABLE
Plagiarios: Red Hot Chili Peppers / Plagiado: Tom Petty

     En 2006 se lanzó al mercado Dani California, el primer single del disco Stadium Arcadium de los Red Hot Chili Peppers, una buena canción dentro de un disco más bien mediocre.
      Muy poco después de que la canción empezara a sonar, un par de D.J.’s de una emisora de radio en Delaware, Dan Gaffney and Jared Morris, advirtieron un parecido más que razonable entre Dani California y Mary Jane’s Last Dance, una canción de Tom Petty & The Heartbreakers que gozó de cierto éxito 13 años antes, en 1993. De hecho, acusaron abiertamente a los Peppers de plagio desde su programa, y pusieron en antena segmentos de ambas canciones repetidamente para poder compararlas y demostrar su teoría. Juzgad vosotros mismos:

       Es innegable que cierto parecido hay, y que la progresión de acordes suena bastante similar. De hecho seguramente por menos otros han llevado el caso a los tribunales e incluso lo han ganado, pero no se si los parecidos son una evidencia de plagio o simplemente de que ambos temas fueron producidos por la misma persona: el productor Rick Rubin.
      En cualquier caso el asunto no llegó a nada, pues Tom Petty, en una entrevista a la revista Rolling Stone dijo: “sinceramente no creo que haya habido mala intención aquí, además muchas canciones de rock and roll suenan parecidas y negó los rumores que decían que iba a demandar a los Peppers: “ya hay suficientes asuntos legales frívolos en este país como para que la gente ande peleándose por canciones pop”.


EL CASO MÁS COMPLICADO                     
Plagiario: Chris Isaak / Plagiado: Es complicado...

     Creo que la primera vez que oí esta canción fue en 1999 como parte de la banda sonora de Eyes Width Shut, la última película de Stanley Kubrik, sin embargo, Chris Isaak ya había grabado Baby Did a Bad, Bad Thing (Niña, has hecho una cosa mala, mala) algunos años antes, en 1995 y la había incluido dentro de su disco Forever Blue.
      En cualquier caso, a mi particularmente me sonaba muy familiar, y sobre todo el comienzo me recordaba a algo... ¡No!. ¡No podía ser! ¡A los barbudos de Z.Z. Top! En 1973, dentro de su segundo disco titulado Tres Hombres (así en español), se incluía una de sus canciones más conocidas y uno de sus primeros éxitos: La Grange.


       Decidme si no suenan parecidas... Aunque el caso es que los Z.Z. Top no denunciaron por plagio a Isaak... Claro porque quizás fueran ellos los que plagiaron:
      Un año antes de que saliera a la venta Tres Hombres, en 1972, los Rolling Stones acababan de grabar su disco Exile On Main St. Y allí se incluía la canción Shake Your Hips. Comparad vosotros mismos, pero nuevamente suena muy parecido, así que quizás fueron los Z.Z. Top los que copiaron a los Rolling. A su vez la canción no es de los Stones, pues es una versión (esta vez si, reconocida y legal) de una canción original del bluesman Slim Harpo. Como podéis comprobar, la letra de la versión de los Stones es la misma que la de Slim Harpo, pero el arreglo musical difiere bastante, así que podemos suponer que los Stones aportaron algo original al versionar la música de esta canción....


      O quizás no..., porque tres años antes de que los Stones versionaran legalmente a Slim Harpo, en 1969, el cantautor norteamericano Norman Greenbaum grabó Spirit In The Sky, una canción incluida en su primer disco, de igual título.
      Nuevamente podéis comprobar que el parecido es más que razonable, así que cabe pensar que quizás los Stones se inspiraron en esa melodía para acompañar la canción de Slim Harpo.
     De acuerdo con los créditos, Spirit In The Sky es original, letra y música, de Greenbaum, pero.... nuevamente, investigando un poco más podemos retroceder hasta un año antes, 1968, cuando los californianos Canned Heat incluyeron, en su segundo disco titulado Boggie with Canned Heat, la canción Fried Hockey Boggie. Nuevamente, compárense:
 
      Así pues la cadena Isaac - Z.Z.Top - Rolling Stones - Greenbaum, e incluso Slim Harpo, parece que podía acababar en Canned Heat, pues según los créditos, Fried Hockey Boggie es original de Larry Taylor, el  bajista del grupo.
     ¿Original? Bueno, no tanto. Canned Heat había colaborado en varias ocasiones con John Lee Hooker, uno de los grandes del blues, e incluso habían grabado juntos una versión de Boogie Chillen #2, una canción de Hooker de 1950, que a su vez no era más que una re-grabación del Boogie Chillen original, también de Hooker, pero de 1948. Aquí os dejo una muestra de ambas versiones.


      Parece que una cosa es versionar junto con el propio autor el Boogie Chillen y otra decir que Fried Hockey Boogie es  completamente original.

      Resumiendo: o bien todo el mundo ha tenido mucha cara chupando rueda del viejo John Lee Hooker durante casi 50 años, pues todas estas canciones son realmente la misma. O simplemente (segunda opción) lo que ocurre es que es una melodía tan estándar y un ritmo de blues tan común, que es como si fuera del dominio público.
       De hecho, decía antes que los Z.Z. Top no demandaron a Chris Isaak, pero sin embargo habían sido ellos los demandados en 1992, por Bernard Besman, que era el poseedor de los derechos de Boogie Chillen desde que Hooker había muerto en 1983. Bien, pues finalmente el juez desestimó el caso y vino a decir lo segundo.



EL IMPROBABLE (Y SORPRENDENTE)
Plagiarios: Pink Floyd / Plagiado: Van Morrison

      Pues sí, de ahí lo de sorprendente. ¿Realmente los Pink Floyd, mis adorados Pink Floyd han llegado a plagiar a alguien? Bueno, quizás como plagio sea un poco improbable, y hasta donde yo se nadie los ha demandado por una infracción contra los derechos de autor, pero desde luego hay un parecido curioso que merece la pena resaltar.

      En 1975, cuando ya eran un grupo completamente consagrado y uno de los máximos exponentes del rock progresivo, Pink Floyd sacó un disco titulado Wish You Were Here, bastante más asequible comercialmente hablando para el gran público que sus trabajos anteriores. El tema que le daba título al disco estaba dedicado al exlider de la banda Syd Barrett que había tenido problemas psiquiátricos, y comenzaba como una pista grabada en mono, sonando sólo por un canal, en la que alguien sintonizaba una radio hasta dar con una emisora en la que empezaba a sonar el intro de guitarra de la canción (con ruído de estática e interferencias incluídos) para luego, ya en estero, sonando por ambos canales, entrar una segunda guitarra y continuar la canción. Una de mis canciones preferidas, y mi canción favorita de los Floyd.

      Pero 3 años antes, en 1972, el norirlandés de Belfast Van Morrison había publicado su sexto disco Saint Dominic’s Preview, que como tema de cierre tenía una largísima canción de 10 minutos titulada Almost Independence Day. Considerándolas en su conjunto las dos canciones tienen poco que ver y son muy distintas, sin embargo, creo que en el intro de ambas si que se aprecian ciertas coincidencias y presentan un sorprendente parecido. O por lo menos a mi me lo parece. Juzgad vosotros mismos…



EL PLAGIO FRIKI
Plagiarios: ¿Las Ketchup? (según se mire) / Plagiados: Chic

      Para acabar esta primera entrega, vamos un caso de plagio bastante friki. En 2002, cuatro hermanas cordobesas (aunque por la época en que saltaron a la fama era sólo tres, pues la cuarta estaba embarazada), hijas de un cantaor flamenco conocido como El Tomate, formaron un grupo pop llamado Las Ketchup (véase el ingenioso juego de palabras padre-hijas) y se dieron a conocer con su primer disco llamado, como no, Hijas del Tomate.

   Este disco incluía una canción llamada The Ketchup Song, aunque todo el mundo la conoce por Aserejé, que para sorpresa de todos, supongo que incluyéndolas a ellas mismas, se convirtió en un mega-éxito internacional comparable al Macarena, otro digno producto patrio para la exportación.

     La cancioncilla, acompañada también de un bailecito con su propia coreografía sonó hasta la nausea ese verano y en los meses siguientes tuvo su versión spanglish, y arrasó en las lista de éxitos de un montón de países, hasta el punto de convertirse en uno de los singles más exitosos de la historia, vendiendo más de 7 millones de copias y entrando en la lista de las 100 canciones más vendidas a nivel mundial, no de ese año, sino de la historia.

       Supongo que nadie necesitará que le refresquen la memoria, pero por si acaso, os dejo un fragmento de la canción. Con una letra de una complejidad y profundidad poéticas a la altura del también cordobés Góngora, la canción mostraba su verdadero despliegue lírico en su estribillo: "Aserejé ja de jé de jebe tu de jebere sebiunouva majabi an de bugui an de buididipí".

      Sin embargo un concienzudo análisis léxico, sintáctico y semántico revelaba que esta muestra de originalidad no era tal, pues se trataba en realidad de una re-interpretación de la primera estrofa del Rapper’s Delight, un larguísimo rap de 14 minutos publicado por el trío estadounidense Sugrahill Gang en 1979. Aquí os dejo la comparación, a modo de transcripción fonética:
I said a hip hop the hippie
Aserejé ja de jé de jebe
to the hip hip hop, and you don't stop
tu de jebere sebiunouva
the rock it to the bang bang boogie say up jumped the boogie
majabi an de bugui
to the rhythm of the boogie, the beat
an de buididipí
       Como veréis tampoco es que la letra original fuera como para ganar el Nóbel de Literatura, pero ese es otro tema. Y tampoco es que se pueda considerar seriamente un plagio ni una versión: las dos canciones son bastante distintas, en música y letra, independientemente de su calida intrínseca, así que nadie demandó a las Ketchup, al menos que yo sepa.

      Pero el caso que Rapper’s Delight, aunque no fue el primer rap de la historia si que fue uno de los primeros, y desde luego el primero en popularizar el género del hip hop, pues fue un gran éxito de ventas. Y este si que es un plagio.
     En concreto de la canción Good Times, de Nile Rodgers y Bernard Edwards, compositores del grupo funk Chic, incluida en su disco Risqué de 1979.

      Al parecer los tres miembros de Sugarhill Gang ("Big Bad Hank" Jackson, Mike Wright, y "Master Gee" O'Brien) samplearon la línea de bajo de la canción para incluirla en su rap y como en tantas ocasiones posteriores en la historia del hip hop, samplearon demasido y sin permiso, con el consiguiente cabreo de Rodgers y Edwards, que tras la amenaza de acciones legales, lograron que se los incluyera como autores de Rapper’s Delight, pillando por lo tanto un trozo de los derechos de autor.


Otro día seguiremos con esto de los plagios…



2 comentarios :

  1. Muy divertido e interesante artículo.

    Aunque el término "plagio" y "versión" en ocasiones se funden en uno, es cierto que muchos artistas han popularizado de siempre temas que en otras épocas no fueron conocidos. Ante esto suelo reaccionar diciendo: "es una copia", pero con los años me he dado cuenta de que en el fondo, y aparte del acto de la "copia" hay un "trabajo" de "popularización", pudiendo significar para muchos oyentes (sólo los más interesados en profundizar) el acercamiento a las versiones originales y los posibles descubrimientos de artistas desconocidos e interesantes.
    Yo soy un gran amante del blues y esta historia se repite hasta la saciedad incluso entre los propios "bluesmen", por eso siempre digo que ya está todo inventado.

    Salud!

    ResponderEliminar
  2. Interesantes los plagios o posibles plagios. Lo que es cierto es que lo sean o no, ahí queda la canción!!
    Comparto en mi página de música facebookera. (Luego me leo la segunda parte).
    Creo que el caso más claro es de Chris Isaak y ZZTop...pero bueno si tiramos para atrás..ya no se sabe quién plagia a quién.
    ;)

    ResponderEliminar

Ya que has llegado hasta aquí, no te cortes y deja tu opinión: será bienvenida.