De que va todo esto

¿De qué va todo esto? Este blog no pretende ser más que un conjunto inconstante (espero que no incoherente) de opiniones surtidas. Pero recuerda:
"Las opiniones son como el agujero del culo, todos tenemos uno y creemos que el de los demás apesta."

miércoles, 6 de marzo de 2013

Manolenta


      A finales de noviembre pasado se reeditó, con motivo del 35 aniversario de su lanzamiento original en noviembre de 1977, una versión remasterizada y ampliada de Slowhand. En su día fue el disco más icónico y exitoso de Clapton, y si sólo pudieses comprar un único disco suyo... bueno, si sólo pudieses tener un disco de Eric Clapton probablemente la mejor opción sería un buen y completo recopilatorio, como por ejemplo Crossroads, que cubriese toda su carrera, pero dejando esas pequeñas trampas de  lado, si sólo pudiese tener un disco de Clapton en solitario, debería ser este.

      Como corresponde a la ocasión especial, la reedición se ha remasterizado, ha incluido bonus tracks, y se ha lanzado en varios y lujosos formatos diferentes, desde el más básico, conteniendo 2 CD’s, hasta el más lujoso, conteniendo 3 CD’s (uno con el disco original remasterizado y 4 canciones nuevamente mezcladas ahora que fueron descartadas en su momento, y otros dos conteniendo un concierto celebrado en el Hammersmith Odeon de Londres el 27 de abril del 77, un DVD-Audio con el disco en sonido digital 5.1 envolvente en alta resolución, y la versión LP, para fetichistas del vinilo, del disco, junto con un libro, replicas de carteles de tours de la época, etc).


      Slowhand fue el quinto disco de estudio en solitario de Eric Clapton y se titula así debido al apodo con el que se le conocía. Aunque también tiene otro, un poco menos modesto: Dios.

     Este se remonta a la época en que formaba parte de los Bluesbreakers de John Mayall (entre 1965 y 1966) y se debe a que algún fan, desconocido, y devoto de su manera de tocar, empezó a pintar en las estaciones de metro del barrio londinense de Islington un graffiti con la frase Clapton is God.

      El slogan debió caer en gracia, porque pronto empezó a aparecer en otras partes de la ciudad, y también fuera del metro, esto hizo que alguien lo fotografiara (existen varias fotografías del graffiti pero probablemente la más famosa es la de la valla con la señora paseando al perro en Arvon Road) y a su vez esto contribuyó a hacerlo cada vez más famoso.

     El apodo de Manolenta, es algo anterior, de cuando era miembro de los Yardbirds, y aunque parece que cuadra a la perfección con la manera de tocar de Eric Clapton (no es un guitarrista especialmente veloz, o mejor dicho, no presume ni hace continuas demostraciones de lo rápido que puede llegar a tocar)  su origen no tiene nada que ver con ese tema. Su compañero en la banda, Chris Dreja, dijo que por aquella época Eric no se podía permitir tener una segunda guitarra de repuesto tan buena como la que tocaba habitualmente en las actuaciones, que por entonces era una Gibson Les Paul (luego, con Cream empezó a utilizar sobre todo una Gibson SG y no sería hasta 1970 cuando se pasaría a la Fender Stratocaster y a la icónia “blackie” –negrita- como la de la portada del disco que nos ocupa)  y que cuando se le rompía una cuerda en el escenario no quería sacar una guitarra “mala”, por lo que tenía que pararse a encordar. En esa época los Yarbirds tocaban de forma habitual en el Crawdaddy Club (en donde habían sustituido a los Rolling Stones como “músicos residentes”) del empresario musical y productor de origen ruso Giorgio Gomelsky.
      La versión oficial, la que aparece en la biografía oficial de Eric Clapton, dice que el mote se lo puso Gomelsky:

“En mi guitarra usaba cuerdas de un calibre ligero, con la primera muy delgada, lo que me facilitaba hacer los bendings con las notas, y no era raro que durante las partes más frenéticas de la interpretación rompiera al menos una cuerda. Durante la pausa mientras la cambiaba, el público frenético, a menudo empezaba a dar palmadas acompasadas, inspirando a Giorgio para componer el mote de Eric “Manolenta” Clapton.”

      Es decir, no era más que un juego de palabras con su apellido, una broma, pues dar palmadas fuertes, lentas y acompasadas, un “aplauso lento” o lo que los ingleses llaman “show handclap” es una muestra de impaciencia y disgusto, como un abucheo. Y separando la primera parte del apellido Clapton para juntara al “slow handclap” se llegó al famoso Slowhand.

      Como dije antes esa es la versión “oficialmente aprobada” por Clapton, pero también existe otra versión sobre el origen del apodo, apócrifa y no tan elogiosa, según la cual se lo pusieron sus compañeros músicos por la extraña lentitud que demostraba su mano para sacar la cartera a la hora de ir a pagar la ronda de copas.

      Pero volvamos al disco en cuestión. La primera canción y la más conocida (de hecho se convirtió en el mayor éxito de Clapton durante bastante tiempo) es Cocaine. Se trata de una canción “anti-drogas” que Eric eligió precisamente porque él mismo había sido adicto a principios de los 70, tras el final de su grupo Derek & The Dominos (aunque a la heroína primero, y al alcohol después), adicción de la que comenzó a salir a raíz del Rainbow Concert, organizado en el 73 por su amigo Pete Townsend, de los Who, precisamente para facilitar su regreso. Curiosamente, muchos fans la tomaron como una apología de las drogas, quedándose sólo con el estribillo (el famoso “She don’t lie, she don’t lie, she don’t lie... cocaine”)  y olvidando el resto de la letra, un poco ambigua, eso si, cosa que molestaba bastante a Clapton.
Si quieres pasar el rato, la tienes que llevar: cocaína
Si quieres bajar, abajo, la suelo: cocaína
Ella no miente, ella no miente, ella no miente: cocaína
Si tienes malas noticias, quieres patear la tristeza: cocaína
Cuando tu día se haya acabado y quieras correr: cocaína
Ella no miente, ella no miente, ella no miente: cocaína
Si tu cosa se ha ido y quieres montar: cocaína
No olvides este hecho, no lo puedes recuperar: cocaína
Ella no miente, ella no miente, ella no miente: cocaína
      Aunque fue Clapton quien la hizo famosa, la canción no es suya, es de J.J. Cale, y se publicó el año anterior (1976) en su disco Troubadour, además de como single independiente. La verdad es que al pobre Cale siempre le pasa lo mismo: el bluesman de Oklahoma es uno de los mejores compositores de blues-country-R&B, pero sus canciones siempre tienen más éxito versionadas por otros: Kansas, Lynyrd Skynyrd, Tom Petty, Carlos Santana,... o incluso el mismo Clapton que ya lo había hecho anteriormente con After Midnight. Os dejo las dos versiones (muy parecidas por otra parte) para que comparéis, si es que no conocíais la original.
[Como de costumbre, bajo cada imagen hay un reproductor de audio para poder escuchar la canción. Dado que el reproductor está basado en flash (swf) no es compatible con el sistema iOS, así que si estais leyendo esto desde un dispositivo móvil de Apple (iPhone, iPad, iLoquesea,...) probablemnte no os funcione.]


      Además de canciones como Lay Down Sally, en la que Clapton trata de convencer a una chica de que se quede en la cama con él toda la noche charlando en vez de marcharse, el otro gran éxito del álbum quizás sea una canción de amor: Wonderful Tonight. Toda una declaración de amor a la que por aquel entonces (desde el 74) era su pareja, Pattie Boyd, y con la que se casaría un par de años después, en 1979.

      Al parecer la inspiración le vino el 7 de septiembre del 76, mientras esperaba pacientemente a que se arreglase para una fiesta que Paul y Linda McCartney daban todos los años en conmemoración de la muerte de Buddy Holly, según dijo Patti Boyd en una entrevista al periódico The Guardian: “Eric tocaba guitarra mientras yo me probaba mil vestidos. Me llevé muchísimo tiempo y entré en desesperación por mi cabello, mi atuendo, mis joyas, todo… hasta que bajé las escaleras esperando un regaño justificado por mi tardanza. A cambio de eso, él sonrió y me dijo '¡Escucha esto!' ”

Y lo que le tocó era la primera versión todavía en bruto de Wonderful Tonight:

Es tarde en el crepúculo
Ella se pregunta qué ropa ponerse
Se maquilla
y se cepilla su largo cabello rubio
y entonces me pregunta ‘¿Estoy bien?’
y yo digo ‘Sí, se te ve maravillosa esta noche.’
Vamos a una fiesta
y todos se dan la vuelta para ver
a esa bella mujer que camina a mi lado
y ella me pregunta ‘¿Te sientes bien?’
y yo le digo ‘Si, me siento maravillosamente esta noche.’
Me siento maravillosamente porque veo
la luz del amor en tus ojos
y lo más maravilloso de todo
es que no te das cuenta
de cuánto te amo.
Es hora de irse a casa
y tengo dolor de cabeza.
así que le doy las llaves del coche
y ella me ayuda a ir a la cama.
Y luego le digo,
al apagar la luz,
digo: ‘Querida, estuviste maravillosa esta noche,
Oh, querida, estuviste maravillosa esta noche.’

      Todo muy bonito por aquella época, aunque Patty lo dejó en el 84 y finalmente se divorciaron en el 88, tras echar pestes, varias broncas e infidelidades de Eric: “Haber inspirado a Eric para escribir tal música era tan halagador. ‘Wonderful Tonight’ era el recuerdo más emotivo de todo lo que fue bueno en nuestra relación, y cuando las cosas se pusieron mal era una tortura oírla.”


      Pero la historia viene de lejos. Patty Boyd era modelo, y conoció a George Harrison en 1964, durante el rodaje de la película de los Beatles ¡Qué noche la de aquel día! (en la que aparecía de extra interpretando a una colegiala fan suya, con una sola frase de diálogo) y se casaron en 1966. Al parecer Eric Clapton, que era un gran amigo de Harrison, también se sintió atraído por ella a finales de los 60, pero acabó liándose con su hermana Pamela.
      Después de que Cream se separara y del efímero proyecto de la banda Blind Faith, con un solo disco, Clapton tocó como músico de apoyo con la banda de Delaney & Bonney. En la primavera de 1970, cuando otros músicos de Delaney & Bonney & Friends, como el bajista Carl Raddle, el batería Jim Gordon y el teclista Bobby Whitlock dejaron el grupo, Clapton les propuso formar una banda: Derek and the Dominos. También invitó a unirse como quinto miembro al guitarrista Duane Allman, de la Allman Brothers Band, pero este declinó la oferta, aunque participó en las sesiones de grabación con ellos.

     Finalmente la banda sacó a la luz su único disco: Layla y otras canciones varidas de amor, cuyo tema estrella era precisamente el que le daba título: Layla.

    Al principio ni el disco ni la canción fueron un gran éxito, probablemente por ser una canción atípica: era muy larga para ser un single radiable (más de 7 minutos) y se componía de dos partes o movimientos claramente diferenciados.
    Originalmente Clapton compuso la canción como una balada, con un tempo mucho más lento, pero cuando entró Duane Allman se acabó transformado en una pieza mucho más rockera, y sobre todo incorporó el famoso riff inicial de guitarra, que fue aportación suya. Cuando ya estaba grabada, Clapton oyó a Jim Gordon tocando una melodía de piano que estaba componiendo para otra canción, y lo convenció para incluirla en Layla, como segundo movimiento del tema. Por eso acabó compuesta por ambos y por eso acabó teniendo esa coda final de piano.

     En una entrevista muy posterior, cuando le preguntaron a Eric Clapton qué parte de la canción tocaba él y que parte tocaba Duane Allman, este bromeó contestando que era fácil: él tocaba la parte en la que sonaba la Fender y Duanne la parte de la que sonaba la Gibson. Realmente se utilizaron 6 pistas para las guitarras: una con la parte de la guitarra ritmica, otras tres con las armonías (las cuatro tocadas por Clapton), una quinta con la slide guitar de Allman, y la última conteniendo los solos tocados por duplicado por ambos. Aquí podéis escuchar la canción (aunque se trata de la versión remasterizada incluida en la edición especial 20 aniversario del disco), por si alguno tiene el oído tan bueno como para distinguirlos.

      La letra se inspiraba en la historia de Layla y Majnun, del poeta persa del siglo XII Nizami Ganjavi. A Clapton le contó la historia un amigo que estaba convirtiéndose al Islam: al parecer estaba basada en una historia real del siglo VII, la de un hombre que se enamoraba perdidamente de una princesa, Layla, a la que su padre obligaba a casarse, en un matrimonio de conveniencia, con otro, causando la locura y desesperación del enamorado. Pero Clapton inmediatamente pensó en su historia de amor imposible con Pattie, casada con su buen amigo George:

¿Qué harás cuando te encuentres sola
y nadie esté esperando a tu lado?
Has estado corriendo y escondiéndote durante demasiado tiempo
Sabes que eso es solo tu estúpido orgullo

Layla, me tienes de rodillas
Layla, te lo estoy rogando, querida, por favor
Layla, querida, ¿no aliviarás mi preocupada mente?

Intenté darte consuelo
Cuando tu padre te dejó
Como un tonto, me enamoré de ti
Giré mi mundo entero poniéndolo al revés
[...]
Saquemos el mejor provecho de la situación
Antes de que me vuelva loco
Por favor, no digas que no encontraremos una manera
Y dime que mi amor no es en vano
[...]

     Según la propia Pattie Boyd, Clapton que ya había intentado aproximaciones con ella, pese a que estaba emparejado con su hermana Pamela, le pidió que fuera a su piso “... porque quería que escuchase algo nuevo. Encendió el radiocasete, subió el volumen y sonó la canción más potente que jamás escuché. Era "Layla", trataba sobre un hombre que cae enamorado perdidamente de una mujer que le quiere pero no está disponible. Me la puso dos o tres veces, mientras miraba mi cara para ver mis reacciones. Mi primer pensamiento fue que todo el mundo me iba a reconocer en la canción en alguna fiesta.”

    Quien si comprendió la canción fue Pam, que abandonó a Eric Clapton. Este a su vez le confesó a su amigo George Harrison que estaba enamorado de su mujer, pero pese a su insistencia, Pattie siguió con George, Derek and the Dominos se disolvió después de sacar un disco en directo y cuando estaban grabando temas para su segundo disco que nunca llegó y Clapton acabó completamente enganchado a la heroina.


     Pero la maldición parece que persiguió a los miembros de Detrek and the Dominos: aunque Clapton superó su adicción a la heroína, luego se convirtió en alcohólico, menos de un año después de la grabación Duane Allman falleció en un accidente de moto, Carl Raddle murió en 1980 por complicaciones también debidas al abuso del alcohol y las drogas, y Jim Gordon, que padecía esquizofrenia mató a su madre con un martillo en 1983 y desde entonces está en encerrado en un manicomio.
     Aunque como ya dije antes, finalmente, en 1974, Pattie se divorció de Harrison y acabó siendo la pareja de Clapton. La señora debía ser la bomba, pues además de inspirar Layla y Wonderful Tonight, Clapton también compuso para ella Bell Bottom Blues, y al parecer además fue la inspiración de George Harrison para componer las canciones de los Beatles Something y I Need You.

      Curiosamente la historia de la canción no acaba aquí. A finales de 1989 la MTV empezó a emitir conciertos acústicos, sin ningún instrumento eléctrico, de los principales  músicos y bandas, bajo el título de Unplugged (desenchufado). La idea tuvo tanto éxito que en 1991, el correspondiente a Paul McCartney se editó como un disco, siendo el primero de los unpluggeds que además de emitirse por TV se vendió en CD. En 1992, los directivos de la MTV invitaron a Eric Clapton a participar en la serie. Clapton decidió retomar la idea original de Layla (una balada, con un tempo mucho más lento, sin el característico riff,...) porque pensó que le iría bien un concierto de ese tipo, e hizo un arreglo distinto de la canción, que fue interpretado en público por primera vez  durante la grabación del programa de TV. Y por sorpresa, porque la versión era completamente nueva y muy distinta de la original. Curiosamente, cuando se editó el disco, esta nueva versión fue un éxito instantáneo a diferencia de la original. Como se puede ver en el vídeo, Clapton la presentó ante el público con un “A ver si identificáis esta...”







No hay comentarios :

Publicar un comentario

Ya que has llegado hasta aquí, no te cortes y deja tu opinión: será bienvenida.