De que va todo esto

¿De qué va todo esto? Este blog no pretende ser más que un conjunto inconstante (espero que no incoherente) de opiniones surtidas. Pero recuerda:
"Las opiniones son como el agujero del culo, todos tenemos uno y creemos que el de los demás apesta."

viernes, 30 de agosto de 2013

American Horror Story. Hay dos palabras mal en el título


     En un episodio de Los Simpsons, Bart y Nelson se cuelan en un cine a ver una película no apta para menores titulada El almuerzo desnudo, y al salir, tras no haber visto lo que esperaban ver, Nelson dice: “hay dos palabras mal en ese título”. Bueno, pues con American Horror Story pasa lo mismo, y teniendo en cuenta que efectivamente se trata de una serie norteamericana, no es muy difícil adivinar cuales son las dos palabras que están mal, y que no se corresponde con lo realmente ves en la serie.

    No es una serie de horror (aunque hay momentos en que pensé que era un horror de serie), porque no da miedo, realmente ni siquiera da sustos. Y no es una historia, porque en realidad son dos, dos series completamente distintas, una cada temporada: American Horror Story y American Horror Story: Asylum.


    La primera temporada, que se emitió en 2011, tiene 12 episodios, y básicamente vuelve a tratar el tema de las casas encantadas. De hecho, tras la segunda temporada, retitularon la primera como American Horror Story: Murder House.

    La historia empieza en el presente, cuando la familia de un psicológo se muda a una mansión que acaban de comprar, en un intento de alejarse de sus problemillas familiares: el psicólogo, que también era profesor le ha puesto los cuernos a la mujer con una de sus estudiantes jovencitas, la mujer ha perdido al que iba a ser el segundo hijo de la pareja, y la hija es una adolescente un poco rarita y que pasa de todo a la que al principio no le hace ninguna gracia la idea de mudarse y de que sus padres están a punto de separarse, pero que, como es un poco rarita, acaba encantada con la casa.



    Poco a poco empezamos a descubrir que hay un montón de cosas raras: un misterioso tipo con la cara quemada que no para de acosar y de intentar chantajear al psicólogo, un jovencito, paciente suyo, que entra y sale como Pedro por su casa y que le hace tilín a la hija, una vecina que intenta mantenerse como belleza sureña glamurosa, a pesar de que sus mejores años pasaron hace mucho (interpretada por Jessica Lange, de lejos lo mejor de la serie) y que tiene una hija con síndrome de down, un misterioso hombre de goma, vestido con un traje de cuero negro a lo sado-maso (aunque más bien parece un traje de neopreno de los de buceo) que aparece de vez en cuando por ahí, una peculiar criada a la que contrata la señora de la casa y que va vestida de doncella francesa, con su plumero y todo, y que pese a que todo el mundo ve como una anciana, el marido ve como una jovencita sexy que le tira descaradamente los tejos, etc.


     Pero eso es sólo la parte de la serie que se desarrolla en el presente, porque continuamente estamos dando saltos en el tiempo, y mediante flashbacks, se nos va contando la historia de la casa en el pasado, en distintas épocas del pasado. La mansión ha tenido muchos dueños a lo largo de su historia, y se han cometido muchos crímenes en ella.

     De hecho se la conoce como “la casa de los crímenes” e incluso está incluida en una ruta en autobús para turistas, pero eso los habitantes actuales de la casa no lo sabían cuando la compraron, y por eso precisamente la consiguieron tan barata. Al parecer, ninguno de los dueños que tuvo en el pasado y que la habitaron lo sabía tampoco, pese a que cada nuevo grupo de ocupantes se asienta sobre una pila de crímenes cometidos con anterioridad en la casa... y contribuye con otra capa más a la pila.

    La narración no es en absoluto lineal, salta continuamente de delante atrás, aparecen nuevos personajes, se nos revela realmente quienes son otros y cual fue su historia en el pasado, y se entremezclan tramas de manera un poco desordenada, deslavazada... aunque en honor a la verdad, al final todas convergen en algo que tiene sentido (más o menos).

    Decía al principio que no era una serie de terror, y me reafirmo completamente. No es que sea una historia sangrienta y gore disfrazada de terror, porque realmente aquí no abusan de la sangre y las vísceras. Simplemente es que no da miedo... ni siquiera logra dar sustos, ¡con lo fácil que es lograr asustar puntualmente al público aunque no logres crear un clima de terror sostenido!

    Francamente no entiendo las buenas críticas que tiene esta serie, la verdad. Con una historia que aunque al principio promete, luego no se sostiene, decae rápidamente, se convierte en algo no malo, pero si mediocre, y lo hace a base de mezclar demasiadas cosas sin mucho orden ni concierto y con un tufillo a refrito de multitud de historias que ya hemos visto antes.

     Hacia la mitad, la serie toca fondo, se hace lenta y pesada, y ya no sabes muy bien lo que te están contando ni a cuento de que viene lo que te están contando. Creo que si tuviera que elegir una sola palabra para describirla, esta sería grotesco. Porque precisamente eso es lo que te acaba pareciendo al serie: grotesca, a veces rozando el ridículo y la vergüenza ajena, pues llega un momento en que da más bien risa que miedo.

     Algo bueno hay que reconocerle, y son dos cosas: la estética, muy particular y lograda y que al final remonta un poco el vuelo: los últimos episodios no son tan lentos, enlazan la historia y parece que por fin te quieren conducir a un final coherente.

     Creo que lo me más miedo da con diferencia es la cabecera... que realmente da muy mal rollo, da grima,  con imágenes inquietantes, oscuras, perturbadoras... y una sintonía que mezcla una melodía lenta y machacona con ruidos chirriantes y distorsionados... Francamente desagradable, pero la verdad es que logra su objetivo, eso hay que reconocérselo.

     La segunda temporada tiene otros 13 capítulos y se emitió entre finales de 2012 y principios de 2013. Básicamente, se trata de contar una historia completamente distinta con el mismo equipo técnico y artístico.

    En esta ocasión la historia se desarrolla en un manicomio en los años sesenta (el Asylum del título). Briarcliff es una institución mental regentada por la iglesia y  dirigida con mano férrea por una monja (la hermana Jude, nuevamente interpretada por Jessica Lange) en el que, mezclados entre locos y deficientes mentales, acaban criminales psicópatas y asesinos en serie.

     Probablemente el ambiente de un manicomio en los años 60, la época en que las terapias a base de electroshocks y bañeras de agua estaban de moda, no debía ser muy agradable, y menos si mezclaban con los pacientes normales a asesinos psicópatas, pero es que en Briarcliff hay más de lo que se ve aparentemente...

    Hay malos tratos, físicos y psicológicos, hay internamientos sólo por ser lesbiana o por ser ninfómana, hay sótanos llenos de pasillos oscuros y tenebrosos, hay psiquiatras un pelín sádicos, hay un tétrico y anciano doctor aficionado a la experimentación con los pacientes... 
     Y en general hay un ambiente que da muy mal rollo, con celdas húmedas y oscuras y una sala común por donde deambulan los pacientes mezclados entre si al cuidado de las monjas y en la que no para de sonar machacona e insistentemente una cancioncilla francesa: Doiminique, de Sor Sonrisa (ya sabéis, la de Dominique-nique-nique...).
    No deja de ser irónico, porque la monja belga que la compuso, a raíz de su éxito, siguió componiendo otras canciones no tan del agrado de la iglesia católica, abandonó el convento, se fue a vivir con su pareja lesbiana, tuvo problemas con el fisco de su país y acabó sucidándose, probe y en la ruina económica.


    La segunda temporada repite los mismos esquemas que la primera, salvo que aquí la narración es más lineal: aunque hay escenas del presente, con el manicomio abandonado y el edificio convertido en una ruina, casi toda la historia se desarrolla en los años sesenta, y los flashbacks son más cortos y casi siempre para contarnos parte de la historia de los personajes, de la vida pasada de los internos o del personal del manicomio antes de haber acabado allí.

    Y con repetir el mismo esquema también repite los mismos errores: empieza a abarcar demasiado, a mezclar demasiadas cosas, a empantanarse con múltiples historias sin que sepas muy bien que es lo que te quieren contar ni porqué te lo están contando: hay antiguos nazis, extraterrestres, monstruos semihumanos por los bosques que rodean al edificio, asesinos en serie libres y camuflados de personas normales mientras que hay personas normales y sanas internadas en el manicomio, aparece el diablo, poseyendo a alguno de los personajes, y una especie de ángel de la muerte,... en fin, demasiadas cosas.

    Nuevamente de sustos nada, y de terror menos aún. Acaba siendo grotesca, casi ridícula, aunque también como con la primera temporada la ambientación está bastante bien lograda, y lo que más miedo da es la cabecera de la serie, con otro conjunto de imágenes perturbadores acompañadas de la misma “música” desagradable.
     La serie se empantana hacia la mitad, con tantas tramas que no se saben muy bien a donde llevan, y luego en los últimos 4 episodios empiezan a correr... empiezan a pasar muchas cosas y la trama, que antes se desarrollaba en el manicomio hacia 1964, sale, y comienzan a pasar los años rápidamente hasta llegar al presente. Supongo que para intentar cerrando tramas, algunas de las cuales de forma bastante grotesca también (por ejemplo la del médico, la de la “posesión diabólica” o la de los extraterrestres abductores).

    Decía que el equipo de ambas temporadas es el mismo, y prácticamente casi todos los actores importantes repiten, pero interpretando personajes distintos.

     Así por ejemplo Jessica Lange que en la primera era vieja dama viuda venida a menos, ahora es una monja con un pasado más que dudoso,  la que en la primera temporada era su anciana criada, Moira, ahora es una especie de ángel oscuro, una encarnación de la muerte que solo aparece ante quien va a morir (cuando es besado por ella), Zachary Quinto que antes era un homosexual que vivía con su pareja en la casa del crimen ahora es un pérfido, sádico y retorcido psiquiatra en el manicomio, Tate, el noviete de la hija adolescente de los protagonistas de la primera temporada ahora es uno de los internos, Kit Walter, acusado de haber matado a su esposa aunque él dice que ambos fueron abducidos por extraterrestres que los llevaron a una nave y les introdujeron sondas metálicas en el cuerpo,... y así sucesivamente.

     Por lo que se ve, mi pobre opinión de la serie no es compartida por la mayoría, porque van a repetir la fórmula, y ya hay anunciada una tercera temporada, subtitulada Coven, otra vez con los mismos actores, pero desarrollando una historia de brujas y akelarres. Creo que me voy a abstener dedicarle otras doce horas de mi vida...












12 comentarios :

  1. Es realmente respetable, pero cuesta estar de acuerdo. Una serie que no emita miedo, que no despierte sustos y que sea grotesca no tiene porque ser una bazofia de serie. La crítica general (de 8 para arriba según las páginas "entendidas") y los premios recibidos son totalmente merecidos. A veces la calidad del terror no se emite con sustitos palomiteros sino con una historia de mal gusto y atroz, saliendo de lo común; y AHS fue la primera en este sentido. ¿A ver cuantas series de terror encuentras con una actriz con síndrome de Down? Buen blog y un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro hombre, para gustos colores y en la diversidad de opinión está lo interesante. Yo mismo dije que mi opinión era minoritaria en este caso. Además en este caso no dije que la serie fuera rematadamente mala ni una bazofia: usé la palabra mediocre.
      Por otro lado, ahora que lo pienso, no recuerdo ninguna otra serie de terror. Me refiero a serie de verdad o sea una historia por capítulos, es decir que no sean episodios sueltos que cada uno cuente una historia. Porque si lo pienso bien ni siquiera Walking Dead acaba siendo terror realmente.
      De las otras, de las episódicas, si recuerdo algunas que estaban bastante bien, pero claro, la calidad era desigual: hay episodios y episodios.
      Gracias a ti por tu comentario.

      Eliminar
  2. Jajajajjajaja, ¿qué puedo decir? ya sabes de mi gusto por esta serie. Me maravilla, me da miedo y me llena por completo su estética, sus interpretaciones, su guión y todo. Y eso, lo que decís, es única. Ya me relamo con la 3ª temporada.

    ResponderEliminar
  3. Que tipo tan insufrible! Deberías comenzar cada comentario con un A MI no me gustó la serie, A MI me parece que maneja mucho contenido, A MI me se me ocurre que todo el mundo está mal menos yo! Si tú no quisiste perder más tiempo de tu vida viéndola, yo sí que perdí algunos valiosos minutos de la mía leyendo tanta tontería!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario Mike. Lamento que hayas perdido algunos valiosos minutos de tu vida leyendo estas tonterías y que no hayas perdido sólo unos segundos leyendo la frase de la cabecera (la que esta debajo de la imagen de portada) y la cita, a la cual te remito, que precisamente esta ahí para no tener que saturar cada comentario con esos A MI que tanto echas en falta

      Eliminar
  4. Amen!!! Serie mala malisima... excepto las cabeceras que tienen un 10. Si ves la temporada 3 y 4 te echas a llorar

    ResponderEliminar
  5. Por fin encuentro a alguien que piensa lo mismo que yo. Es cierto que el reparto, la fotografía e incluso la idea, es muy buena, es una serie muy cuidada. Pero tiene un gran fallo y es el guión, cómo avanza la historia. Es que no hay por donde cogerlo, quedan mil cosas sin resolver y nos presenta situaciones de lo más absurdas (SPOILER) como cuando la adolescente está suicidándose y el chico este la está arrastrando por todo el piso de arriba gritandole que no se muriera, y la madre en el piso de abajo comiendo cerebros crudos (o lo que fuera, no me acuerdo bien) totalmente ajena a lo que está pasando. Vale que la casa es grande, pero no tanto como para no oir nada. O como la cuestión de por qué el marido veía joven a la que limpiaba. Es algo que nunca se nos llegó a explicar. Todo esto dejando ya a parte el tema del chico (muerto, no olvidemos ese detalle) que viola a la madre, y la deja embarazada (?????), y luego se liga a la hija.(FIN DEL SPOILER)
    Realmente me dio pena, porque la empecé con mucha ilusión y me decepcionó increíblemente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya ves... parece que somos minoría. Gracias por tu comentario

      Eliminar
  6. hola, respeto tu opinion pero acá vá la mia:
    me encanta la serie, en especial eso que llamás "desorden lineal" (no son tus palabras exsactas pero es una pseudo aludición) creo que eso es una manera artistica de hacerte imaginar, te deja pensando intrigado e incluso te dá la posibilidad de sacar tus concluciones entre tanto, pero, desde lugo, no creo que este movimiento artistico sea para cualquiera, sólo para los que le gusta pensar y quedarse intrigados incluso esforzarse por entender. en mi opinión a la gente qu eno le gusta este tipo de relato artistico es gente a la que simplemente no le interesa pensar mientras vé una serie, gente a la que le gusta series que te resuelven una duda incluso antes de que la tengas.
    me gusta tu página, besos

    ResponderEliminar
  7. Una serie que decrece con cada temporada y al contrario lo grotesco va en aumento. Sin duda alguna habemos quienes esperábamos está serie con muchísimas ansias y nos terminó decepcionando.
    La primera temporada nos muestra que nada importa pues de cualquier manera todos siempre han estado, están, estarán muertos, por una u otra razón así que nada de lo que ves durante horas vale la pena porque no tiene ningún sentido.
    Asylum, era la más prometedora de todas las temporadas e inicio bien aunque le sobraba una u otra cosilla se mantenía constante e incluso llegó a sorprender con cosas como la identidad del asesino o la posesión de la monja pero a final de cuentas terminó por meter tantas tramaa que se devoraron entre sí. Al principio parece que hablará sobre un asilo antiguo encantado, luego nos muestran abducciones extraterrestres, luego maltrato a los pacientes locos, luego un asesino en serie, luego experimentación con los residentes del manicomio, luego nazis, luego criaturas carnívoras que antes eran humanos, luego posesiones demoníacas... Se te olvida por un momento qué carajos pasa y cuál era el objetivo de la serie porque realmente no lo tiene, personajes que entran y salen de capítulos (Ana Frank, la niña psicópata, el santa claus malvado) que no los recordarás después y no eran necesarios. Termina mareando.
    En Coven sólo tienes que ver cómo Emma Roberts destruye un camión con su mente y movimiento de mano cual Jedi para mandar toda la temp al carajo, y es aquí donde empieza el sexo repulsivamente excesivo.
    Y la cuarta llamada Freak Show nos muestra que ya ni siquiera intentan hacer un ambiente escénico escalofriante sino un simple cuento chusco, con sexo asqueroso y excesivo que hasta una ninfómana consideraría repulsivo y desmedido, un payaso que tiene todo para causar escalofríos pero aun así la gente no le ve nada sospechoso, y un "villano" emo y niño de mamy que no se decide por completo si es malo porque no encaja en la sociedad o no encaja porque es malo, pero de sea cual sea la razón ya está matando gente.
    Y Hotel donde notamos que esta serie pronto llegará a su final ppr falta de creatividad ya que eso lo mismo que las primeras 3 historias sólo que esta vez en lugares de fantasmas son vampiros y en lugar de asilo es un hotel y en lugar de aquelarre son vampiros (repetitivo pero así es la serie). Buenas noches.

    ResponderEliminar
  8. Una serie que decrece con cada temporada y al contrario lo grotesco va en aumento. Sin duda alguna habemos quienes esperábamos está serie con muchísimas ansias y nos terminó decepcionando.
    La primera temporada nos muestra que nada importa pues de cualquier manera todos siempre han estado, están, estarán muertos, por una u otra razón así que nada de lo que ves durante horas vale la pena porque no tiene ningún sentido.
    Asylum, era la más prometedora de todas las temporadas e inicio bien aunque le sobraba una u otra cosilla se mantenía constante e incluso llegó a sorprender con cosas como la identidad del asesino o la posesión de la monja pero a final de cuentas terminó por meter tantas tramaa que se devoraron entre sí. Al principio parece que hablará sobre un asilo antiguo encantado, luego nos muestran abducciones extraterrestres, luego maltrato a los pacientes locos, luego un asesino en serie, luego experimentación con los residentes del manicomio, luego nazis, luego criaturas carnívoras que antes eran humanos, luego posesiones demoníacas... Se te olvida por un momento qué carajos pasa y cuál era el objetivo de la serie porque realmente no lo tiene, personajes que entran y salen de capítulos (Ana Frank, la niña psicópata, el santa claus malvado) que no los recordarás después y no eran necesarios. Termina mareando.
    En Coven sólo tienes que ver cómo Emma Roberts destruye un camión con su mente y movimiento de mano cual Jedi para mandar toda la temp al carajo, y es aquí donde empieza el sexo repulsivamente excesivo.
    Y la cuarta llamada Freak Show nos muestra que ya ni siquiera intentan hacer un ambiente escénico escalofriante sino un simple cuento chusco, con sexo asqueroso y excesivo que hasta una ninfómana consideraría repulsivo y desmedido, un payaso que tiene todo para causar escalofríos pero aun así la gente no le ve nada sospechoso, y un "villano" emo y niño de mamy que no se decide por completo si es malo porque no encaja en la sociedad o no encaja porque es malo, pero de sea cual sea la razón ya está matando gente.
    Y Hotel donde notamos que esta serie pronto llegará a su final ppr falta de creatividad ya que eso lo mismo que las primeras 3 historias sólo que esta vez en lugares de fantasmas son vampiros y en lugar de asilo es un hotel y en lugar de aquelarre son vampiros (repetitivo pero así es la serie). Buenas noches.

    ResponderEliminar
  9. Una serie que decrece con cada temporada y al contrario lo grotesco va en aumento. Sin duda alguna habemos quienes esperábamos está serie con muchísimas ansias y nos terminó decepcionando.
    La primera temporada nos muestra que nada importa pues de cualquier manera todos siempre han estado, están, estarán muertos, por una u otra razón así que nada de lo que ves durante horas vale la pena porque no tiene ningún sentido.
    Asylum, era la más prometedora de todas las temporadas e inicio bien aunque le sobraba una u otra cosilla se mantenía constante e incluso llegó a sorprender con cosas como la identidad del asesino o la posesión de la monja pero a final de cuentas terminó por meter tantas tramaa que se devoraron entre sí. Al principio parece que hablará sobre un asilo antiguo encantado, luego nos muestran abducciones extraterrestres, luego maltrato a los pacientes locos, luego un asesino en serie, luego experimentación con los residentes del manicomio, luego nazis, luego criaturas carnívoras que antes eran humanos, luego posesiones demoníacas... Se te olvida por un momento qué carajos pasa y cuál era el objetivo de la serie porque realmente no lo tiene, personajes que entran y salen de capítulos (Ana Frank, la niña psicópata, el santa claus malvado) que no los recordarás después y no eran necesarios. Termina mareando.
    En Coven sólo tienes que ver cómo Emma Roberts destruye un camión con su mente y movimiento de mano cual Jedi para mandar toda la temp al carajo, y es aquí donde empieza el sexo repulsivamente excesivo.
    Y la cuarta llamada Freak Show nos muestra que ya ni siquiera intentan hacer un ambiente escénico escalofriante sino un simple cuento chusco, con sexo asqueroso y excesivo que hasta una ninfómana consideraría repulsivo y desmedido, un payaso que tiene todo para causar escalofríos pero aun así la gente no le ve nada sospechoso, y un "villano" emo y niño de mamy que no se decide por completo si es malo porque no encaja en la sociedad o no encaja porque es malo, pero de sea cual sea la razón ya está matando gente.
    Y Hotel donde notamos que esta serie pronto llegará a su final ppr falta de creatividad ya que eso lo mismo que las primeras 3 historias sólo que esta vez en lugares de fantasmas son vampiros y en lugar de asilo es un hotel y en lugar de aquelarre son vampiros (repetitivo pero así es la serie). Buenas noches.

    ResponderEliminar

Ya que has llegado hasta aquí, no te cortes y deja tu opinión: será bienvenida.