De que va todo esto

¿De qué va todo esto? Este blog no pretende ser más que un conjunto inconstante (espero que no incoherente) de opiniones surtidas. Pero recuerda:
"Las opiniones son como el agujero del culo, todos tenemos uno y creemos que el de los demás apesta."

lunes, 2 de diciembre de 2013

Boardwalk Empire. Cine de gangsters por capítulos


      Cuando me enteré de que Martin Scorsese se iba a involucrar en una serie para la HBO sobre mafiosos en Atlantic City durante los años de la Ley Seca, y creada por uno de los escritores y productores de Los Soprano (que iba a adaptar el guión a partir de un libro que relataba hechos históricos reales), la verdad es que las expectativas se me pusieron muy altas.

     “Esto va a ser como Uno de los nuestros pero ambientado en Atlantic City en los violentos años 20”, pensé. Luego me enteré que el protagonista iba a ser Steve Buscemi, cosa que ya no veía tan clara: sí, estaba bien como personaje secundario del estilo de los de Scorsese, tipo Joe Pesci, pero... ¿para protagonista?

     Y llegó el capítulo piloto de Boardwalk Empire, dirigido por el propio Scorsese y las expectativas se confirmaron: una serie notable. Puro cine de gangsters del bueno, pero televisado por capítulos.


     El problema es que con un listón tan alto, era previsible que la serie bajase de nivel, de hecho Scorsese sólo dirigió el primer capítulo retirándose a labores de productor. Pero no, el caso es que aguanta y aguanta bien. No importa que Scorsese ya no esté, por ejemplo, muchos de los capítulos están dirigidos un señor llamado Tim Van Patten, que si, tenéis curiosidad ha dirigido capítulos de series como Roma, Deadwood, Los Soprano, The Wire, The Pacific,... e incluso el primer capítulo de Juego de Tronos.

     La serie empieza a finales de diciembre de 1919. La Ley Volstead, que luego se conocería como Ley Seca, ha sido aprobada como 18ª enmienda de la Constitución y va a entrar en vigor el 1 de enero de 1920... y vemos como en el hotel Ritz de Atlantic City empieza una fiesta de fin de año celebrando efusivamente el hecho...

     Y no porque pertenezcan a una liga de abstemios -en la fiesta corre el alcohol a raudales- sino porque todos saben que prohibir el alcohol va a ser el inicio de un lucrativo negocio.



     Y de eso va la serie, de los tejemanejes de Enoch Thompson, más conocido por todos sus vecinos como Nucky Thompson durante los primeros años del periodo de la Ley Seca convirtiéndose en el hombre que controlará todo el contrabando, producción y venta de alcohol ilegal en su ciudad, Atlantic City.

     Enoch Thompson existió de verdad, sólo que realmente se llamaba Enoch Johnson (Nucky Jonhnson para los amigos) y fue de facto el hombre que gobernó la ciudad en la sombra durante los años 10, 20 y 30 del siglo XX, a base de controlar el juego, la prostitución y el tráfico de alcohol, pese a no tener más cargo que tesorero del condado y líder local del partido republicano. Al parecer el hombre ponía y quitaba alcaldes, concedía y pedía favores, tenía un chofer/ayuda de cámara alemán, siempre vestía un clavel rojo en la solapa y vivía en una planta del Hotel Ritz, situado en el paseo marítimo (el Boardwalk) de la ciudad, desde donde gobernaba su imperio (de ahí el título de la serie).


    Y Steve Buscemi borda a la perfección el papel. En la serie su hermano es el Sheriff, el alcalde es un títere en sus manos, tiene negocios tanto con blancos como con negros (su “hombre de confianza” entre ellos es Chalky White, una especie de líder entre los negros de la ciudad), es un prohombre de la comunidad, político, empresario, presidente de varias asociaciones, apreciado por la mayoría de sus conciudadanos y el hombre al que acudir cuando alguien necesita un favor.

     Parece ser que esta parte también es bastante fiel a la realidad, pues el Nucky original era famoso por su generosidad, y se preocupaba fundamentalmente porque Atlantic City (que era una especie de ciudad turística de vacaciones veraniegas), prosperase, bien comprando favores políticos para construir una nueva y mejor carretera (una autopista) o viendo una oportunidad en la Ley Seca a base de ofrecer a los turistas no solo playa y diversión en los cabarets o teatros, sino la posibilidad de beber unos tragos o de visitar alguno de los burdeles más selectos... y de paso enriquecerse él y enriquecer a sus amigos. Al parecer llegó a declarar cuando le preguntaron por su proverbial generosidad: “cuando yo vivía bien, todos vivían bien en Atlantic City”.

     Buscemi no interpreta al típico gangster. Nucky es más un hombre de negocios, con su propio sentido del honor a la hora de cumplir los tratos, elegante, cortés, un buen anfitrión de sus contactos políticos (para los que no duda en organizar “fiestecitas” y orgías varias con tal de que se sientan a gusto mientras hacen tratos con él) y que raramente se ensucia las manos. Pero sólo raramente. A lo largo de la serie vemos como, cuando es necesario, puede ponerse violento como el que más y no duda en hacer lo que hay que hacer cuando hay que hacerlo.

     Pero no sólo por Buscemi/Nucky es una buena serie. La verdad es que está llena de personajes muy interesantes. Como por ejemplo Jimmy Darmody, hijo ilegítimo del jerifalte político de la ciudad (un anciano al que todos apodan el Comodoro) y de una corista que ahora es la madame del burdel más elegante de la ciudad, el club Artemis, y que fue criado casi como hijo adoptivo de Nucky.

     Jimmy es un héroe de guerra, veterano de la recién terminada Primera Guerra Mundial, que ha vuelto a la ciudad a reencontrarse con su mujer y su hijo pequeño, para acabar enrolado en la organización de Nucky, como hombre de confianza. Pero claro Jimmy empieza a tener problemas con toda su familia: con su mujer, muy apegada, quizás demasiado y en demasiados sentidos para su gusto,  a una joven, liberal e independiente pintora; con su madre, con la que mantiene una relación digamos un poco “peculiar”; y también acabará teniendo problemas con su jefe y padre adoptivo.

      Otro de los personajes más interesantes para mi gusto es Richard Harrow, también veterano de guerra, sin empleo, al que Jimmy conoce, le ofrece trabajo como pistolero y del que acaba haciéndose amigo. Harrow, antiguo francotirador es un tipo duro, callado, sobrio y leal, marcado por una herida de guerra que le ha desfigurado el rostro (prácticamente le falta media cara) por lo que siempre usa una careta con la que oculta la mitad de su rostro.

      Pero el propio Nucky también tiene sus propios problemillas y asuntillos. En la primera temporada, lo vemos hacer y deshacer a su gusto en su ciudad, acompañado de su amante, la exuberante Lucy, interpretada por Paz de la Huerta (sencillamente espectacuular), que creo que aparece en pantalla en más ocasiones desnuda que vestida. Lucy es caprichosa y malcriada, pero complaciente con Nucky, que le concede todos los caprichos.

     Y luego está Margaret –lo más opuesto a Lucy que se pueda imaginar- una joven madre con dos hijos y un marido alcohólico que la maltrata. Margaret es pobre, religiosa, abstemia, y miembro de una sociedad puritana y antialcohólica; y le pedirá ayuda (trabajo para su marido en paro) precisamente a Nucky.

     Nucky se acabara “ocupando” de ambos, y finalmente le consigue a Margaret un empleo en la mejor boutique del Boardwalk, donde Lucy acostumbra a comprar la ropa.

     El caso es que Nucky acabará algo encaprichado de Margaret, y Margaret de Nucky, con el consiguiente problema, material para Lucy y moral para Margaret. Margaret es uno de los personajes con una de las evoluciones más interesantes de la serie: de ser integra, responsable y honrada, acaba relacionándose con Nucky, y pasa a ser, digamos, “tolerante”, con sus actividades.

     Pero no es el único personaje que se corrompe. Realmente, no esperes encontrar ningún personaje verdaderamente integro u honrado en la serie: esto es cine de gangsters, ¡hombre de dios!, pero es que incluso los que al principio lo son o al menos lo aparentan, también tienen sus cosillas oscuras, y también cambian.

      Un buen ejemplo de ello es el agente Van Alden, un metódico y honrado –hasta la obsesión- investigador del FBI que es destinado a Atlantic City como parte de las investigaciones anti-contrabando de licor. Pero tampoco es todo como parece al principio.

      Otra de las cosas buenas que tiene es que, al estar basada en hechos reales, mezcla las historias de personajes ficticios con personajes históricos del mundo del hampa de los años 20.

    Así vemos que aparecen como personajes secundarios pero importantes gente del estilo de un joven Al Capone, todavía un subalterno de su jefe mafioso en Chicago, o Arnold Rothstein, probablemente el mafioso más importante de la época, un elegante  apostador y traficante de alcohol, judío de Nueva York, en el que se dice que Scott Fitzgerald se inspiró para uno de los personajes de el Gran Gatsby.

    Y otros muchos mafiosos, "importantes" como Joe Masseria, Big Jim Colossimo, Johnny Torrio... y algunos que en los años 20 estaban sólo empezando pero que luego se convertirían en las grandes leyendas del crimen organizado, tales como Meyer Lansky (que inspiró al personaje de Hyman Roth de El Padrino), Bugsy Siegel (la inspiración para Moe Greene de El Padrino) o Lucky Luciano (en algunas de cuyas características se inspiró Mario Puzzo para el propio Michael Corleone).

     El fallo que suelen tener este tipo de series es que la continuación y repetición del esquema, temporada tras temporada, acaba haciéndolas repetitivas, disminuyendo la calidad y agotándolas hasta que ya no tiene audiencia suficiente y las cancelan, pero de  momento no es el caso de Boardwalk Empire. Con tres temporadas de 12 capítulos cada una, la verdad es que mantiene bastante bien el tipo: no disminuye ni la calidad ni el interés de la historia. Después de una primera temporada francamente buena, en la segunda temporada Nucky se enfrenta a problemas y traiciones dentro de su propia organización y de su propia familia (tanto adoptiva comoo carnal) y en la tercera, con un negocio en auge, tiene problemas con gangsters de otras ciudades (Genial Bobby Cannavale interpretando al psicópata de Gyp Rosetti). La cuarta temporada se está emitiendo este otoño; a ver que tal...




1 comentario :

  1. Desde que comenzó esta serie Boardwalk Empire con Steve Buscemi no me la he perdido, aunque para muchos es un poco lenta, me parece que narra la vida de los años 20 de una manera muy acertada y cuando tiene que elevar el clímax lo hace de una manera sorprendente

    ResponderEliminar

Ya que has llegado hasta aquí, no te cortes y deja tu opinión: será bienvenida.