De que va todo esto

¿De qué va todo esto? Este blog no pretende ser más que un conjunto inconstante (espero que no incoherente) de opiniones surtidas. Pero recuerda:
"Las opiniones son como el agujero del culo, todos tenemos uno y creemos que el de los demás apesta."

jueves, 2 de enero de 2014

Hijos de la Anarquia. Promete como pocas, acaba como muchas


http://www.filmaffinity.com/es/film141492.html    Los Hijos de la Anarquía son una panda de chicos malos, moteros aguerridos de los de Harley entre las piernas y chupa de cuero, que viven –y manejan a su antojo- en una ciudad ficticia de California llamada Charmin.

    Tienen trabajos honrados, para ganarse el pan y mantener a sus familias, como por ejemplo el taller mecánico Teller-Morrow, pero su verdadera pasión son las motos, ya sabeís, Born to be wild, la libertad de la moto, kilómetros de carretera por delante y una chorba de paquete, y todo eso....

    Por eso tiene un club. Un club de moteros llamado Sons of Anarchy, y, para mantener su imagen de chicos malos, su emblema es la parca, con su guadaña y todo, aunque combinada con un fusil M16, sujetando una esfera con el anagrama de la A de Anarquía.


      Si en tu ciudad vivieran un grupito así seguro que echabas los cerrojos y no dejarías salir a tus hijas a la calle... y harías bien. Porque los hijos de la anarquía son lo que parecen: violentos, delincuentes, traficantes de armas... unos fuera de la ley. Y además de los que se enorgullecen de serlo: el que ha derramado sangre por el club tiene derecho a coserse un parche en la chupa con la inscripción Man of Mayhem, los que han pasado por la cárcel ocupan un lugar de honor en el “muro de la fama” de la sede social del club, donde están las fotos de cuando los detuvieron y los enviaron al trullo.

     Eso sí, tiene un código de honor muy fuerte y rígido: las putillas son las putillas y están para lo que están (para fiestas y desparrames por el estilo: véase el episodio en el que celebran la fusión de una de las filiales del club con abundancia de alcohol y golfillas) y las chicas de cada uno son sagradas. El que no es capaz de montar en su burra no tiene derecho a votar en las decisiones del club (como decía la canción “yo solo lo hago en mi moto”).

     No se toleran las traiciones: el que abandona el club o es expulsado (con vida) de él, pierde su chupa (el máximo deshonor) y debe cubrirse el tatuaje... o ya le arrancarán la piel tatuada (claro que el tatuaje cubre toda la espalda...) Y, sobre todo, aunque no tiene inconveniente en traficar con armas que le compran al IRA para revendérselas a las bandas californianas no toleran las drogas, las putas ni a los neonazis,... y mantienen al pueblo libre de las tres cosas... (los chicos malos son buenos ciudadanos) con métodos bastante expeditivos eso si.

     La verdad es que la serie arranca bien, con ese tema de los antihéroes como protagonistas... pero compararla con series verdaderamente buenas (Los Soprano, Breaking Bad, The Wire,...) es un insulto a la inteligencia... a los Hijos de la Anarquía les quedan todavía  muuuchos, muuuchos kilómetros por delante para alcanzar a ese pelotón de cabeza.

     La mayoría de los miembros del club son bastante puretas (los siete miembro originales que fundaron el club eran veteranos de la guerra de Vietnam) aunque han ido incorporando cachorros jóvenes a las nuevas generaciones, como Jackson Teller, Jax, el protagonista de la serie.

     Jax es el sueño húmedo de toda jovencita hecho realidad, rubio, guapito, malote, motero... y ahora es el vicepresidente del club. Claro que lo tiene fácil: su padre, John Teller, fue uno de los fundadores del club y junto con el mas joven (por entonces) de los miembros originales, su amigo Clay Morrow, montaron un taller mecánico, que es la tapadera perfecta para los trabajos legales de la mayoría de los miembros del club.

     Ahora, muchos años después, su padre está muerto (murió en un accidente de moto años atrás), el mejor amigo de su padre, Clay ahora es uno de los miembros más veteranos del club y su presiente... y además está casado con su madre, la desconsolada viuda. Así que parece ser el sucesor natural a presidente.

     Lo que pasa es las cosas están empezando a cambiar. La banda, que empezó siendo simplemente un club de moteros ahora tiene distintas filiales por todo Estados Unidos y está metida hasta las cejas en negocios ilegales de contrabando de armas. Algunos de sus miembros, como Opie, el mejor amigo de Jax e hijo del miembro mas veterano está casado y con hijos, y su mujer lo presione para que lleve una vida honrada, aunque eso suponga vivir peor, con menos dinero, y salir de la banda.

     El propio Jax acaba de tener un hijo con un yonkie adicta a la metanfetamina (Drea di Matteo, la inolvidable Adriana la Cerva de Los Soprano) a la que ha repudiado, y su antigua novieta del instituto ha vuelto al pueblo, ahora convertida en una doctora, ha trabajar en el hospital. Y claro, donde hubo fuego siempre quedan brasas... pero ahora son muy distintos: Jax sigue siendo el chico malo, pero ya crecido, mientras ella es una pediatra respetable.

     Y la madre de Jax, Gemma, la matriarca de la banda no ve con buenos ojos los acercamientos de su niño hacia la doctora.


    De hecho la idea sobre la que gira la serie inicialmente es que Jax, a raiz de descubrir unos diarios secretos de su padre, empieza a replantearse muchas cosas, entre otras, si el rumbo que ha tomado el club de moteros, liderado por Clay, es realmente el que hubiese querido su padre, muerto 15 años antes en un extraño accidente de moto.



     Dos de los personajes más interesantes son sin duda Clay y Gemma.

     Clay, interpretado por Ron Perlman (¡anda que no ha cambiado nada desde el Salvatore de El nombre de la Rosa!) es el presidente y líder absoluto del club, además de una especie de padre adoptivo de Jax, a la par que su padrastro real.

    Gran personaje, duro, violento, y que maneja con mano de hierro su club y su ciudad. Precisamente el mayor interés de la serie es la rivalidad que se deja entrever entre la vieja guardia (con Clay a la cabeza) y los jóvenes cachorros (encabezados por el vicepresidente del club, Jax) y cómo se intuye que habrá problemas entre ambos a medida que el segundo quiera reorientar el rumbo que lleva el club de acuerdo con las ideas originales de su padre y sus misteriosos diarios.

     Y Gemma, la matriarca también es un personaje notable. La chica del jefe de la banda y la madre del principito. Fuerte, curtida y sin tener que demostrarle nada a nadie, en el fondo ejerce poder en la sobra sobre todos: su hijo, su nuevo marido,... incluso sobre el veterano sheriff del pueblo que parece estar “secretamente” enamorado de ella. Y siempre con el misterioso pasado de lo que ocurrió entre su actual marido, su difunto marido y ella, rondando sobre todos.

     La primera temporada de la serie es magnífica, prometedora como muy pocas series que he visto. Se plantean todas estas rivalidades: entre la vieja guardia y la nueva generación, tanto en el seno del club de moteros como en el seno de la policía: el viejo sheriff es y siempre ha sido amigo de la banda, porque en el fondo sabe que por muchos problemas que den, mantienen a su ciudad limpia de otros peores. Pero el sheriff está a punto de jubilarse, y su sucesor no ve con tan buenos ojos a los Hijos de la Anarquía.


      Y la segunda temporada la verdad es que también se mantiene muy bien, contando los problemas de los Hijos con otras bandas rivales (de moteros, de neonazis,...) y el gradual ascenso al poder que va siguiendo Jax, intentando otros negocios más legales (es buenísimo cómo se “diversifican” entrando en el negocio del porno gracias a que la chica de uno de los moteros más veteranos fue una pornstar de poca monta y ahora tiene una pequeña productora). Claro que es difícil desvincularse del pasado, y ahora los federales de la ATF (con una verdadera hija de puta, la agente Sthal, a la cabeza) les pisan los talones.

     Pero pese a que prometía al principio como pocas series, lamentablemente acaba pasándole lo que a muchas de ellas: alargamiento y repetición. La tercera temporada es francamente peor... toda la aventura en Belfast, motivada por los negocios que Los Hijos tienen con el IRA, sus suministradores de armas, es lenta, repetitiva y roza el aburrimiento.

     Lo más destable de la tercera temporada es el curioso cameo de Stephen King, fan declarado de la serie, que aparece en el episodio 3 haciendo el papel de "limpiador" para deshacerse de un cadáver, pidiendo música de los 80 para trabajar. Algo así como el señor Lobo de Pulp Fiction pero menos elegante y mas dispuesto ha hacer el trabajo sucio que aquel. Si no lo habéis visto (y no han quitado el video) lo podéis ver aquí, en la página de la FOX.

     Personalmente estuve a punto de dejarlo aquí y de rendirme, pero le di una oportunidad a la cuarta temporada. No me arrepentí: remonta bastante. Y recupera el interés fundamentalmente porque vuelve a la idea original: la de la lucha de poder en el seno de la banda y el ascenso de Jax para desbancar a Clay.

     Lamentablemente, después de una cal, vino otra de arena, y la quinta temporada vuelve a caer estrepitosamente y vuelven a ser las aventurillas y desventurillas de los moteros contra las bandas rivales, los gangsters, la CIA, los cárteles mejicanos de la droga... más de lo mismo.

      La verdad es que yo no distingo una Harley de una Vespa, pero la serie consiguió engancharme al principio. En el fondo, bajo toda la parafernalia motera (habría que ver lo que opina  los moteros de verdad de la serie) esto no es más que una trama mafiosa al más puro estilo del Padrino, con traiciones y lealtades perrunas, y donde lo más importante, en el fondo, es la familia. Hasta los decorados y la iluminación a base de claroscuros de la sala donde se reúne el club recuerda al despacho de Don Corleone.

     La sexta temporada, ya emitida, no la ha visto aún, y el creador de la serie Kurt Sutter, ya a anunciado que habrá una séptima y última... me temo lo peor.


9 comentarios :

  1. Yo he vsito hasta la cuarta y, a pesar de un bajoncito en la tercera, sigue siendo de mis series favoritas, de las que cojo con ganas capitulo a capitulo.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Gran serie! Gran final! Aquí os dejo mi homenaje ;)

    http://seriesanatomy.blogspot.com.es/2014/12/mafiosos-sobre-ruedas.html

    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. ¿Es posible que haya leído esta crítica en Filmaffinity? Me suena mucho haberla leído después de haber visto terminar la serie.
    Reconozco que me he saltado capítulos enteros porque me desesperaba y es de señalar que apenas se nota en el seguimiento de la serie.
    La serie continúa en su sexta y séptima temporadas en la repetición de fórmulas y en la violencia desmedida, frívola y salvaje a la vez.
    Termina la serie y la sensación que me queda es: ¿Para qué he visto esto? ¿Qué es lo que nos ha querido decir? y ¿Por qué se ha tomado tanto tiempo cuando en la primera temporada ya estaba todo prácticamente dicho?

    ResponderEliminar
  4. Recomendada para entretenerse,es buena serie y punto, personalmente se derrumba al final de la quinta temporada y la séptima es de terror,pedía a gritos que terminara, perdió credibilidad se puso totalmente descabellada. Me sorprende la opinión de alguien que ya vio The Wire, se que es una serie de culto y de alto respeto por su dificultad de comprensión.( la tengo nueva y no he pasado del 1x01 esperando algún día estar listo para ella) Por ahora la Reina para mi es The Shield.

    ResponderEliminar
  5. No he visto mayor mierda en muchos años, es un quiero y no puedo constante... 1ª capitulo.. quiero y no puedo 2 capitulo quiero y no puedo... y asi solo he visto 2 temporadas pero la vida es muy corta para perderla viendo una puta mierda de serie, cuando hay otras como true detective, juego de tronos o breaking bad.
    La serie es predecible, si un guion establecido que merezca la pena, los actores malisimos, es imposible empatizar con ellos porque no tienen ninguna profundidad. El rubio, actor principal arias " champu vidal sasson ", a parte de dar grima como actor, que parece sacado de la serie " melrose place ", lo unico que me hace ver es que el director de la serie lo mas parecido a un motero de una banda que ha visto, es a cantiflas y a su pistola. Es de esas series que se hacen sobre la marcha. No he visto el guion pero seguro que tiene una pagina que dice.... " que cada uno improvise y haga lo que le salga de ahi...... fin". Nota porqueria infumable asquerosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que es una mierda es tu pseudo-crítica de aficionado iletrado

      Eliminar
  6. Pues a mi me encanta....y he visto las otras series mencionadas, es entretenida y los actores para mí son el principal atractivo (sean o no guapos....), voy por la 4a temporada y desde Prison Break no estaba tan enganchada a ninguna serie!!

    ResponderEliminar
  7. He visto todas las temporadas , serie que se deja ver sin mayores pretenciones . Los dos últimos capitulos de la 7T brutales

    ResponderEliminar
  8. serie malísima. No se como la he podido ver toda.
    Es una mezcla de cursilería y frivolidad al puro estilo de una telenovela mexicana con ultraviolencia absurda y sin sentido. En un momento ves un diálogo de lo más ñoño , y en un segundo están matando a diestrsa y siniestra, para en otro moemnto estár tomando cerveza haciendo chistes muy malos, y luego a los dramas cursis y ñoños que te puedas imaginar.
    Serie muy mala. No veía una mierda así de absurda desde lost

    ResponderEliminar

Ya que has llegado hasta aquí, no te cortes y deja tu opinión: será bienvenida.