De que va todo esto

¿De qué va todo esto? Este blog no pretende ser más que un conjunto inconstante (espero que no incoherente) de opiniones surtidas. Pero recuerda:
"Las opiniones son como el agujero del culo, todos tenemos uno y creemos que el de los demás apesta."

jueves, 27 de febrero de 2014

Her. El pasado es una historia que nos contamos a nosotros mismos

http://www.filmaffinity.com/es/film889720.html

      Puede que alguno se sorprenda de que haya etiquetado esta película como de Ciencia Ficción, pero desde luego lo es más que la mayoría de las que se califican como tal que no dejan de ser películas de acción ambientadas en el espacio.

     En este caso se trata de CF inteligente que plantea algunas preguntas interesantes sobre una sociedad futura, pero que podría ser la nuestra, y la relación de la gente con la tecnología. Eso sí, el envoltorio de esta historia de ciencia ficción es una historia de amor.

      Her no es una película corriente (lo cual era lógico porque su director, Spike Jonze nunca ha hecho películas corrientes) que desarrolla, con más profundidad de la que parece, una idea un poco perturbadora: ¿Puede una persona enamorarse de una máquina, y sobre todo, ser correspondido?



     La película se desarrolla en una futuro muy parecido a nuestro actual presente, en el que todo el mundo usa la tecnología en su vida diaria para todo, en su casa, en su trabajo, para el ocio,... o sea justo como ahora, pero un poquito más avanzados: todo el mundo tiene dispositivos móviles y va siempre con un pinganillo en la oreja. Los ordenadores, los teléfonos, y demás ya no tienen teclados, se les da instrucciones por voz… y responden mediante la voz.

     El protagonista, Theodore, (o sea Joaquin Phoenix que es quien sostiene prácticamente toda la película él sólo) es un hombrecillo tristón, callado y meláncólico porque hace poco se ha separado de su mujer, y que trabaja… escribiendo cartas para otras personas. Y además es uno de los mejores en su oficio. Sí, por que en esta sociedad tecnificada que nos presenta Jonze, las cartas, las personales (a tu novio, a tu abuela,…) las escriben profesionales. (Y lo que me resultó es que, supongo que  para intentar mantener la ilusión de algo personal, simula ser cartas manuscritas).

      No es que el hombre sea un tipo antisocial sin amigos, los tiene, por ejemplo sus vecinos, una pareja encantadora amiga que son amigos suyos (por cierto muy bien también Amy Adams interpretando a la vecina, y muy alejada de lo que hace en American Hustle). Es simplemente que no es muy extrovertido y que además no acaba de superar la separación.

     Hasta que un día decide instalar un nuevo sistema operativo llamado OS1. La compañía lo publicita diciendo que es un sistema operativo completamente personalizado para cada usuario, porque realmente es una IA, una inteligencia artificial, capaz de aprender por si misma y adaptarse al entorno.

     Realmente sería más bien un asistente virtual, una especie de Siri como la de los iPhones, pero que está en todos tus dispositivos a la vez y que va siempre contigo. Y eso sí, aunque entiende lo que le dices mediante la voz y te responde también hablando, como os podéis imaginar (porque ni no habría película) es muuucho más avanzada).

       El caso es que Theodore instala su sistema operativo, decide que tenga nombre de mujer y ella decide llamarse Samantha… Theo descubre que la máquina no sólo es inteligente, sino también interesante, optimista, curiosa, divertida... Y se enamoran.  Y a partir de entonces el tristón y callado Theo cambia, y se convierte un hombre más alegre y feliz. La película es eso. Nada más y nada menos que eso.

La verdad es que me viene a la cabeza tresreferencias muy claras.
      Una es S1m0ne, la película de Andrew Niccol en la que un avispado productor de televisión (Al Pacino) crea una presentadora virtual a partir de un programa de ordenador (Simulation One, o sea Simone) que acaba convirtiéndose en una gran estrella.
      La segunda es un episodio de Big BangTheory en el que el personaje de Kutzrapali se instala en su iPhone el flamante nuevo asistente virtual (Siri) y acaba enamorándose de ella.
Lo que pasa es que la película de Niccol no es de las mejores de su carrera y no tiene la profundidad de esta (además de que no trata el tema de la historia de amor) y que Big Bang Theory lo hace en tono de comedia y con otro formato muy distinto (un episodio de poco más de 20 minutos. Pero como veis, incluso las películas muy originales, como esta, raramente son completamente originales en todo.
      Y la tercera es Black Mirror, la serie (aunque cada episodio trata una historia diferente) de CF británica: Her podría ser perfectamente un episodio cualquiera de Black Mirror.

      Decía que la película era eso, sólo la historia de amor, y nada más que eso. La historia de amor de Theo y Samantha pasa por todas las fases de una historia de amor normal: enamoramiento, pasión, sexo (virtual y no tan virtual, ya veréis la manera tan interesante en cómo está resuelto eso en la película), paleas y reconciliaciones, celos (mutuos), incluso cuernos, y ruptura.

      Pero no os engañéis: que sólo sea una historia de amor no le quita mérito alguno: es más profunda de lo que parece y da que pensar sobre algunas cosas, sobre cómo se relaciona la gente entre sí, y cómo se relaciona con la tecnología. Porque al fin y al cabo el hecho de que tu pareja sea una voz sin cuerpo y que al ser un programa de ordenador pueda hacer miles de cosas mucho más rápido que tu y además mientras que está contigo plantea ciertas cuestiones curiosas. Por cierto, en el original la voz de Samantha la pone Scarlett Johansson, cosa que se pierde si se ve doblada, pero la verdad es que el doblaje es muy bueno y en la versión española la actriz de doblaje que da voz a Samantha también lo hace muy bien.

      Por ejemplo, la una de las cosas que me gusta cómo está tratada en la película es la reacción del resto de la gente ante la relación de Theo y Samantha. Cabría pensar que todo el mundo lo viese como algo raro y un poco siniestro, pero sin embargo muchos personajes lo aceptan de forma natural, y es entre otras cosas porque todo el mundo está acostumbrado a relacionarse con la tecnología y cada vez más gente está empezando a utilizar OS1. Es muy buena la escena en las escaleras de entrada a la boca del metro.

     Esta película me ha reconciliado con Spike Jonze, que tras una primera película deslumbrante (Cómo ser John Malkovich) a la que por cierto esta no tiene nada que envidiar, bajó bastante el nivel con algunas interesantes sin más (como El ladrón de orquídeas) o simplemente malas (como Donde viven los monstruos).

     Es una película notable, de lo mejor cito del 2013, que para mi no es aún mejor sobre todo por el final (que no revelaré porque sería un gran spoiler). No tanto por cómo acaba sino porque me hubiese gustado más que explicase por qué acaba así y cuales son las razones de Samantha.


7 comentarios :

  1. Hola. Acabo de verla y estaba buscando una de las frases que más me han llamado la atención, hasta que la frase me llevo aquí, a este blog.

    Y sólo quería decir, que me ha hecho reflexionar sobre si las máquinas son más capaces de hacernos felices que las personas, y que la realidad. Aunque llegará un punto en el que no sabremos distinguir realidad de ficción, como más o menos creo le pasa al protagonista de la película. Es un poco triste, pero a la vez, si alguien es feliz y consigue superar una mala racha, podríamos pensar que el fín justifica los medios.

    Beatriz

    ResponderEliminar
  2. Wwwwaaww es increible, precisamente me ha pasado lo mismo que escribe Beatriz, escribi esta frase en el ordenador y me trajo a esta pagina, donde coincido perfectamente con el Blogger y con Beatriz. Soy desarrollador de software y cada dia me sorprendo mas con la capacidad de la tecnología, esto me abruma pero no niego que me inquieta y esta clase de peliculas llaman bastante mi atencion. Como es el caso de la pelicula Tracendence protagonizada por Jonhy Deep.

    ResponderEliminar
  3. Ya hace mucho que vi Her, cuando salió. Y qué tremenda decepción! Si bien coincido en que la historia es superinteresante, el tratamiento hecho en la película y la película en sí es lo que me resulta decepcionante y como una oportunidad perdida. No entiendo esa estética hipster que empaña toda la película. El casting es inadecuado (no es papel para Joaquin Phoenix que resulta melífluo incoherente con su personalidad), le falta dinamismo, Scarlet Johansson está normalita (debo confesar que soy de los pocos, o tal vez el único, que considero que esta actriz está muy supervalorada, como nuestra Penelope, por cierto). Incluso la fotografía (de verano azul) es inaporpiada. Y mira que lo siento porque la historia sí es buena, O mejor dicho la idea. No sé si por esa vía de historia de amor máquina-persona, pero sí por la vida propia de la máquina (ese final que no se debe comentar, aunque a estas alturas dudo que fuese un spoiler para nadie), esa vida que puede ser/es tan diferente a la nuestra y que, casi siempre dotamos de antropocentrismos limitantes. Porque la auténtica AI no tiene por qué ser como la nuestra, pero aumentada, puede ser algo completamente diferente e incomprensible para nosotros.
    Por cierto, relaciones máquina-humano creo que Blade runner le da millones de vueltas.

    saludos
    Javier

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por pasarte por aquí Javier.

      Eliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  5. Interesante film que a manera personal ha sido bastante acertada por su director. Deja ver de como los humanos estamos tan indefensos en nuestros sentimientos y nos refugiamos para no ser rechazados, a tal punto que un ente virtual nos logra dar esa placitud, empatía y brinda seguridad y aceptación. Eso demuestra en como el humano es vulnerable ante algo tan utopico llamado amor. Y lo cual el personaje en la escena del metro me da a sentir que al notar que Samantha hablaba con mas usuarios a la vez, me sentí como un esclavo de la tecnología con lo que hoy en día son los smartphone y sus sistemas operativos que nos simplifican nuestro día a día. Y a fin de cuentas si lo vemos de manera hipotetica nosotros servimos a que ellos evolucionen...¿ no debería ser al revés ?

    ResponderEliminar

Ya que has llegado hasta aquí, no te cortes y deja tu opinión: será bienvenida.