De que va todo esto

¿De qué va todo esto? Este blog no pretende ser más que un conjunto inconstante (espero que no incoherente) de opiniones surtidas. Pero recuerda:
"Las opiniones son como el agujero del culo, todos tenemos uno y creemos que el de los demás apesta."

viernes, 20 de junio de 2014

Pink Floyd: la prehistoria (II)


    Hace un par de días me dio por contar los orígenes de Pink Floyd como banda de rock (si te interesa le puedes echar un vistazo aquí), mucho antes de que se llamaran así, mucho antes incluso de que sus componentes fueran la formación definitiva, de hehco mucho antes de haber grabado nada.

    Si la Historia comienza con la escritura y antes de eso hablamos de Prehistoria, supongo que lo que contaba allí era la prehistoria de Pink Floyd, que iba desde 1963 hasta finales de 1965, cuando empezaron a utilizar su nombre definitivo, su formación inicial.

      Continúo la historia justo donde lo dejé: esta parte abarca el periodo en que no sólo daban conciertos en pequeños clubs, sino también en los clubs londinenses de moda a mediados de los 60. Y cuando empezaron a grabar pequeñas canciones de menos de 3 minutos que se editaban en single... Lejos todavía de los LP con larguísimos temas de 10, 20 o 30 minutos que vendrían después.


     En marzo de 1966 empezaron a actuar en unos shows llamados Spontaneous Underground que se celebraban los domingos por la tarde en el Marquee Club de Londres, en los que no había mucha distinción entre escenario y público (que acudía disfrazado con trajes extravagantes): todo era espectáculo y lo mismo se recitaba poesía que se hacían juegos malabares, se montaba una jam session con trompetas o se interpretaba a Bach.

     Cuando actuó Pink Floyd se proyectó una película detrás de ellos. Por esa época dejaron de tocar sólo canciones de 3 minutos, y aunque aún tenían poco repertorio propio y seguían tirando mucho de versiones empezaron a “...coger un acorde y a seguirlo para ver a donde nos llevaba...” (como dijo Roger Waters). Así que era normal que tocaran piezas de casi media hora mientras de fondo proyectaban diapositivas o películas psicodélicas con manchas de tinta, y el escenario se iluminaba alternativamente con luces rojas y azules.

    Al principio era todo muy rudimentario, pero poco a poco el juego de luces de los Pink Floyd (el light show como ellos lo llamaban) se convirtió en su creación más famosa, incluso más que su música.

     Por estos tiempos también conocieron a Peter Jenner, un profesor de la London School of Economics que  junto con un amigo (Andrew King) se convirtieron en los managers del grupo. Les pagaron 1000 libras para comprar nuevo equipo y nuevos instrumentos, y sugirieron que el nombre del grupo pasara de The Pink Floyd Sound a simplemente Pink Floyd.

     A finales de 1966, John Hopkins (al que todos llamaba "Hoppy"), Andy Mabbett y otros fundaron IT (International Times), un fanzine que llegó a convertirse en el más famoso periódico underground inglés.

    Para la fiesta de lanzamiento del primer número, el 11 de octubre, sus fundadores organizaron una gran fiesta-concierto para 2500 personas en la Roundhouse de Chalk Farm, un antiguo edificio ya abandonado construido como tinglado para la compañía ferroviaria, con una escalera estrecha que había que bajar para entrar, sin porteros, sin seguridad,...  y con sólo dos lavabos.

     Aunque en el poster anunciador se advertía a los invitados: “trae tu propio veneno”, y desde luego muchos lo hicieron, los organizadores dejaron una pila de terrones de azúcar al principio de la escalera para que el público los cogiera... que muchos creyeron que era ácido, e incluso dijeron haber alucinado, aunque no era más que azúcar.

    La gente llevaba disfraces, máscaras, purpurina, sombreros extravagantes... Asistieron famosos como Paul McCartney (al que no reconocieron, disfrazado de árabe con  turbante y todo), Antonioni o Marianne Faithful, a la que una revista, sin reconocerla tampoco, describió como:
“Había una rubia que llevaba lo que a primera vista parecía el hábito de una monja, pero que no llegaba al suelo: de hecho ni siquiera le cubría el trasero: debió ser el atuendo más corto de la noche, si no el más desnudo.”
     Además de proyectar películas underground o de recitar poesías, el plato fuerte de la noche  eran las actuaciones musicales: de Soft Machine, y sobre todo de Pink Floyd.

     Pese a la escasez de medios y a lo rudimentario de los mismos (Peter Jenner y Andrew King, los mánagers habían construido unas cajas de luces con bombillas normales cubiertas con plasticos y papeles de colores que operaban con clavijas) poca gente había visto hasta entonces un de los light show de Pink Floyd,... y este impactó.   El acontecimiento fue cubierto por varios periódicos, y realmente fue el concierto que lanzó a los Pink Floyd.

       El 23 de diciembre del 66 abrió sus puertas el UFO Club en Londres, fundado por John Boyd  y por el propio Hoppy.   Este local  se convertiría en abanderado del movimiento underground, y en el que los Pink Floyd actuaron en la inauguración y repetidamente durante 1967, convirtiéndose en algo así como músicos residentes.




“Por esa época Syd Barrett estaba componiendo muchísimas canciones. John Boyd [uno de los dueños del UFO Club] las oyó y nos llevó a  Sound Technics, en Old Church Street, en Chelsea, y grabamos. El ingeniero fue John Woods, que hizo un buen trabajo, y de eso salió Arnold Layne, que fue nuestro primer single.”  Roger Waters

     Los Pink Floyd se metieron en el estudio el 29 de enero de 1967 y grabaron un par de canciones propias compuestas por Syd Barrett: Arnold Layne y Candy and a Currant Bun. Tres días después firmaron un contrato discográfico con la EMI, que les pagó 5000 libras como adelanto, y el 11 de marzo de 1967 editaron su primer single, bajo una anodina portada oscura, sin fotos, y con una pomposa inscripción mucho más grande y visible que el nombre del grupo o el título de la canción: “¡Este es! ... el próximo sonido proyectado del ‘67”.


     Aunque Arnold Layne no era la canción que los Pink Floyd querían para su primer single, EMI se empeñó y el caso es que su lanzamiento causó cierta sensación: “Era una canción sobre un fetichista de la ropa que estaba bastante adelantada a su tiempo.” Roger Waters.
      Hasta se llegó a hacer una especie de video musical para un programa de TV algún tiempo después, que podéis ver aquí:



    La auténtica historia de la canción la contaron los propios miembros del grupo:
Roger Waters: “Tanto mi madre como la de Syd tenían a estudiantes de inquilinas porque había un instituto femenino en la misma calle. De modo que siempre había bragas y sostenes tendidos, y ‘Arnold’, o el que fuera, se apoderaba de las prendas que estaban tendidas. Nunca le cogieron. Al cabo de un tiempo lo dejó de hacer.”
Nick Mason: “A lo mejor se decidió dejarlo y dedicarse a robar bancos o algo así.”
Syd Barrett:  “Me limité a componer la letra. Pensé que Arnold Layne era un nombre bonito que se adecuaba muy bien a la música que ya había compuesto.
Yo estaba en Cambridge en la época en que empecé a componer la canción. El verso sobre ‘la ropa tendida a la luz de la luna’ se lo oía Roger, nuestro bajista, porque siempre había ropa tendida en el jardín de la parte de atrás de su casa. Entonces pensé ‘Arnold debe tener un hobby’ y lo tomé de eso.”
      La cara B del single se titulaba originalmente “Let’s Roll Another One”, (algo así como ‘vamos a liarnos otro’), una canción sobre fumar hachís que formaba parte de su repertorio casi desde el principio. Tuvieron que cambiarlo cuando la EMI les hizo saber que emisoras como la  BBC jamás radiarían eso.
”Tuvimos que cambiar toda la letra porque era sobre liar porros. Se titulaba Let’s Roll Another One, y tuvimos que llamarla Candy and a Currant Bun, y tenía versos como ‘Sabe bien si lo consumes’. No, no les gustó nada.”
Roger Waters
      Y así quedó la cara B del single, titulándose “Caramelo y un bollito de pasas de grosella”, aunque realmente tampoco tuvieron que cambiar tanto como decía Roger Waters. Aparte del título y del verso que mencionaban sobre liarse otro, quitaron un verso que decía: “Estoy colocado, no intentes estropearme la diversión.”  Esta es la versión original el tema, no la que se editó como cara B del single:


   


     El 16 de junio se editó su segundo single, que contenía en la cara A una canción que grabaron el 21 de mayo titulada See Emily Play.

    Supuestamente trataba sobre Emily, una chica que Barrett, el compositor, decía que había visto jugando el bosque tras tomar LSD.

    Más tarde confesaría que todo aquello de la visión durante el viaje de ácido era un invento para hacer publicidad.

     Al parecer la Emily del título era una referencia a Emily Young (la de la foto), hija adolescente del honorable Wayland Milton Young, segundo baron de Kennet, y a la que se conocía con el sobrenombre de “la colegiala psicodélica” en el UFO Club que solía frecuentar bastante.



     El dibujo del tren de la portada fue hecho por el propio Barrett.

     El ingeniero de sonido durante la grabación, Jeff Jarrett, dijo que originalmente la canción era mucho más larga, con más trucos y efectos, mucho eco, reverberación, etc.

     El master original de cuatro pistas se reutilizó o se perdió, ya no existe, y por tanto el tema original en mono (como el single anterior) nunca fue mezclado y reeditado en estereo, aunque fue reeditado en falso estereo cuando se incluyó en 1971 en el disco recopilatorio Relics.

    Por esto Barrett dijo en repetidas ocasiones que nunca le gustó como había quedado el tema al final, que fue así:



      La cara B del single era una canción llamada Scarecrow (espantapájaros) también compuesta por Syd Barrett, en la que comparaba su vida con la de un espantapájaros que, aunque triste, se resignaba a su destino. La canción tenía un cierto aire folk e incluía una guitarra acústica de 12 cuerdas y un chelo.

Se hizo un video promocional  para la misma filmado a principios de Julio del 67 en el que se veía a la banda tonteando en el campo con un espantapájaros: Roger Waters dejándose caer el suelo sobre la hierba, Nick Mason cambiando su sombrero con el del espantapájaros, y demás. Es este:


     Curiosamente, se hizo un segundo video promocional para esta canción al año siguiente, en 1968 en Bruselas. Por aquella época David Gilmour ya había reemplazado en la banda a Syd Barrett, así que aparece en el video, con Roger Waters simulando que cantaba (aunque la voz era la de Syd) mientras tocaba su bajo Rickenbaker con un arco de violín.

      Aunque Scarecrow si que se incluiría en el primer LP del grupo, ninguna de las otras tres canciones estaría disponible más que en su versión en single hasta muchos años después, en que fueron reeditadas en recopilaciones.

     A partir de aquí, mientras grababan el que sería su primer disco largo que no se editaría hasta agosto del 67, los Pink Floyd empezaron a aparecer regularmente en programas de TV de la BBC y a actuar cada vez con shows de luz más elaborados, mientras que Syd componía más canciones a la vez que consumía cada vez más LSD...
     Pero esa es otra historia que contaremos otro día.




3 comentarios :

  1. muy buenos datos aportados....www.pinkfloydfansespana.com

    ResponderEliminar
  2. Hay una tercera parte? Me gustó mucho lo que escribiste

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracis Elliott.

      Bueno la idea era ir contando poco a poco la historia de PF, si era posible a través de sus discos, y algunas entradas más hay (pero no van en orden cronológico)

      http://el-pobre-cito-hablador.blogspot.com.es/search/label/Pink%20Floyd

      Eliminar

Ya que has llegado hasta aquí, no te cortes y deja tu opinión: será bienvenida.