De que va todo esto

¿De qué va todo esto? Este blog no pretende ser más que un conjunto inconstante (espero que no incoherente) de opiniones surtidas. Pero recuerda:
"Las opiniones son como el agujero del culo, todos tenemos uno y creemos que el de los demás apesta."

viernes, 18 de julio de 2014

Open Windows. La ciberventana indiscreta.

http://www.filmaffinity.com/es/film367591.html

     La verdad es que me gustó bastante la única película de Nacho Vigalondo que he visto: Los cronocrímenes. Me pareció original, entretenida, con ritmo... y además iba de viajes en el tiempo ¿qué más pedir?

    Así que me he ido a ver su última película: Open Windows, rodada a la americana, con medios americanos y con actores americanos. Además el tema también prometía porque a priori parece que tiene que ver con la tecnología, Internet, la fama en un mundo permanentemente conectado,...

     Y la película la verdad es que empieza bastante bien: con unas escenas de una película de terror que son un poco risibles, pero que si lo piensas bien no es muy diferente de muchas de las películas megataquilleras que se estrenan de un tiempo a esta parte.



     Open Windows es la historia de un pardillo (Elijah Wood) que es un devoto fan de una superestrella de cine Jill Goddard, y que mantiene desde hace años una página web (algo así como JillGoddardPillada.com) en la que sube fotos videos y demás material de su actriz favorita, y que se ve atrapado en medio de un thriller de ciberacoso y voyeurismo por culpa de un hacker todopoderoso, que hackea todo lo hackeable, y que es capaz de acceder a todo cacharro que tenga cámara, GPS o conexión WiFi por lo que se ve.

     Mientras que Wood hace de buen tipo un poco pringadillo, resulta que la tal Jill es más bien borde con sus fans, caprichosa y bastante pagada de si misma, así que hasta le llegamos a tomar simpatía al hacker que empieza a putearla. O mejor dicho a putearlos a ambos.

     La película es un thriller tecnológico con un ritmo de estos trepidantes en los que siempre están pasando cosas. Y de hecho sus trucos visuales y narrativos funciona bastante bien durante toda la primera parte (a condición eso sí, de que te olvides un poco de la verosimilitud y de las posibilidades de la tecnología).

    Wood, en el papel del pardillo, está como siempre... no me parece un gran actor y con esta película tampoco se va a convertir en uno, creo. Y en el papel de la superestrella Jill está la superestrella del porno Sasha Grey. Y Sasha Grey está... muy guapa; dejémoslo ahí. Parece ser que no es la primera película convencional que hace Sasha, aunque creo que es la primera en que es protagonista, y desde luego es la primera película suya que veo en la que está más tiempo en pantalla vestida que desnuda.

     Open Windows podría ser algo así como La ventan indiscreta moderna, o la Ciberventana indiscreta, por aquello de que el espectador es, como el protagonista, un voyeur de lo que está sucediendo, incluso de los peligros que amenazan a su adorada estrella, y de cómo lucha por evitarlos y ayudarla a distancia (como hacía James Stewart en la película de Hitchcock). Pero ahí acaba toda similitud.

     Lo mejor de la película es de hecho la técnica: todo lo vemos a través pantallas de ordenador, de cámaras de video o de webcams. De hecho casi toda la primera mitad de la película se desarrolla en una habitación de hotel y todo lo que vemos como espectador es lo que ve el protagonista: el escritorio de su portátil con montones de ventanas abiertas, por las que ve y se comunica con el mundo real.

    El problema viene a medida que avanza la película, y, por utilizar un término técnico, se podría calificar como ida de olla considerable de Vigalondo. Tiene buenas intenciones, pero creo que el guión no le responde bien: a medida que sustituye thriller por acción va perdiendo verosimilitud, aunque no ritmo, y credibilidad: las escenas con el equipo de hackers franceses rozan lo risible en muchos casos. Y para colmo todos los retruécanos finales del argumento creo que le pesan a la película más que ayudarle a levantar el vuelo.

     Entretenidilla, pero más bien floja. Para pasar el rato si no eres demasiado exigente una tarde de verano... que no es poco visto como están las cosas.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Ya que has llegado hasta aquí, no te cortes y deja tu opinión: será bienvenida.