De que va todo esto

¿De qué va todo esto? Este blog no pretende ser más que un conjunto inconstante (espero que no incoherente) de opiniones surtidas. Pero recuerda:
"Las opiniones son como el agujero del culo, todos tenemos uno y creemos que el de los demás apesta."

viernes, 12 de septiembre de 2014

Halt and Catch Fire. El comercial, el genio y la friki.

http://www.filmaffinity.com/es/film449215.html    En agosto de 1981 IBM lanzó al mercado un modelo nuevo de ordenador al que llamó PC (Personal Computer). Ya se utilizaba el concepto de ordenador personal, y de hecho no era el primer ordenador de uso personal que se lanzaba al mercado, pero su gran éxito acabó dando nombre a todo un tipo ordenadores, pues PC llegó a significar “compatible con” el IBM PC.

    El éxito del IBM PC fue tan inmediato y enorme, que casi durante 1982 otros fabricantes de ordenadores se lanzaron a diseñar y vender no sólo su propios “ordenadores personales” sino ordenadores que fueran compatibles con el de IBM.

    Halt and Catch Fire es una serie que cuenta precisamente esto: la revolución de principios de los 80 en el mundo de los ordenadores personales. Sin embargo, realmente no es una serie de informáticos, aunque lo que cuente sea el proceso de diseño y lanzamiento de un ordenador, sino un drama de época (aunque la época sea los inicios de los años 80)


    La serie comienza en 1983. En Texas, uno de los núcleos de la industria de la electrónica y la informática por aquella época (todavía no había sido completamente desbancada por Silicon Valley). Allí, en Cardiff Electrics, una empresa familiar que empezó fabricando y vendiendo radios, pasó a las calculadoras, y ahora vende incluso ordenadores, trabaja Gordon Clark, un ingeniero electrónico, hombre de familia casado con una mujer que como él trabaja en una empresa de electrónica y padre de dos niñas.

    Gordon es un perfeccionista, que se puede llegar a obsesionar con su trabajo, y en el fondo un genio, que unos años antes se había embarcado con su mujer en diseñar su propio y revolucionario ordenador. Proyecto que fracasó, acabó con su dinero y casi le cuesta el matrimonio. Pero ahora es un aburrido ingeniero que tiene un trabajo rutinario en una empresa también rutinaria, con el cual se siente a gusto.

     Pero un día su empresa ficha a Joe McMillan, aparentemente un visionario, hijo de un ejecutivo de la IBM y que de hecho trabajó como ejecutivo también en la IBM, Mientras que Gordon es el genio en la sombra, la hormiguita trabajadora, el tipo realista con los pies pegados al suelo, que sabe lo que cuesta hacer las cosas, Joe es soñador, el hombre de las grandes ideas, sin el talento práctico para llevarlas a cabo el mismo, pero con un talento innato para venderlas... y sobre todo para embaucar y convencer a los demás. En el mundillo de la informática Joe es el comercial puro y duro, el vendedor, mientras que Gordon es el ingeniero, el genio.

    Y el primero al que Joe embauca es a Gordon: leyó un artículo suyo en una revista especializada, reconoció su genio, y lo convence de llevar a cabo sus ideas, de embarcarse en el diseño y la producción de un nuevo ordenador personal que no sólo pueda competir con la todopoderosa IBM y su PC, sino que lo supere, que sea mejor, que sea más rápido,... y que más ligero, que sea portátil (bueno, el concepto de ordenador portátil que por aquella época se tenía, es decir, que pesara menos de 7 kilos).

     Decía al principio que Halt andCatch Fire no es una serie de informáticos en el sentido de que no es una comedia de frikis y cerebritos, aunque es cierto que muchos de sus personajes si que lo son, y que el tema que trata, aunque en el fondo es un drama de época, no es precisamente un tema –a priori- demasiado comercial.

    El espíritu friki de la serie empieza ya por su título, que literalmente significaría algo así como “Parar y prender fuego”, y que, aunque en la cabecera de la serie se encargan de informarnos de su significado, es una especie de “chiste de informáticos” o de broma privada de los primeros ingenieros en computación que no nos explican del todo, pero que no me resisto a contaros:

   En los 70 se decía que IBM, en sus procesadores, había incluido un instrucción -con propósitos de prueba- no documentada en código máquina llamada en lenguaje ensamblador precisamente así HFC: Halt and Catch Fire. Si un programa ejecutaba esa instrucción, el procesador se paraba y no había manera de recuperarlo salvo un apagado o reiniciándolo.

    El chiste está en el significado de HFC, y viene de mucho antes, de cuando la memoria de los ordenadores hecha con núcleos de ferrita magnética atravesados por cables delgadísimos por los que circulaba corriente. Según la leyenda urbana, lo que hacía HFC para dejar colgado el ordenador era acceder en un bucle infinito siempre a la misma posición de memoria, con lo que, según la misma leyenda urbana, la corriente circulaba siempre y continuadamente por los mismos cablecitos, que se calentaban y podían llegar a humear,  e incluso a prender fuego a la computadora. Obviamente esto no era así, pero el caso es que la idea de una instrucción HFC que hiciese entrar en un blucle infinito al procesador perduró como broma hasta el punto de que llegaron a diseñarse microprocesadores con instrucciones de este tipo y con este nombre.

    Pero bueno, nada de esto tiene realmente que ver con la serie, salvo quizás en un sentido metafórico que hayan querido darle al título.

    El caso es que Joe McMillan tiene una innegable vena de embaucador y utiliza métodos poco éticos para manipulara a la gente. Empezando por Gordon, al que convence para piratear la BIOS del IBM PC original (volcar de forma exhaustiva todo el contenido de la memoria ROM que contiene el programa de arranque), y luego por sus jefes en la compañía: la IBM, misteriosamente, se entera del asunto, lo que puede significar que están pirateado su producto, y desembarca con un ejercito de abogados en la empresa. Joe se las arregla para forzar al dueño de la compañía de que no tiene otro remedio que diseñar un ordenador propio y demostrar que es completamente original y sin ningún parecido con el PC, en vez de ser el resultado de hacer ingeniería inversa sobre el trabajo original de IBM, si quiere evitar una demanda millonaria y ruinosa, pues la IBM ya está convencida de que el siguiente producto que saque al mercado Cardiff Electric, ante el más mínimo parecido, será una copia pirata de su PC.

     Joe será el que venda la idea, el proyecto y la máquina en si. Gordon el que la diseñe, pero necesita a alguien más, necesitan un programador que escriba la BIOS, los drivers... incluso el propio sistema operativo. Y Joe ficha para ello a Cameron, una estudiante que ni siquiera se ha licenciado todavía a la que conoció en una conferencia que daba cuado ella lo desafió cuestionando sus conocimientos reales sobre aquello de lo que hablaba.

     Cameron es la friki del grupo, un inadaptada, que escucha rock duro, lleva el pelo corto y viste con ropa militar y camisetas. Algo totalmente fuera de onda en el mundillo de aquella época y en la propia empresa, llena de ejecutivos con traje y corbata y de ingenieros con un protector para los bolígrafos en el bolsillo de la camisa. Empezando porque Cameron es una mujer (que si sigue siendo relativamente poco frecuente entre los estudiantes de ingeniería y de informática hoy día era algo extremadamente raro hace 30 años), porque es joven y porque tiene ideas revolucionarias. En una empresa en que las pocas mujeres que hay son las secretarias, Cameron está completamente fuera de onda, y un buen ejemplo es un diálogo entre ella y una de las secretarias, cuando esta le pregunta:

- ¿Me repites que es lo que haces para nosotros?
- Escribir el código de la BIOS
- ¿?
- Significa Basic Input Output Software. Es lo primero que se ejecuta cuando enciendes el ordenador
- ¿Como el WordStar?
- La BIOS inicia el ordenador, lo que te permite cargar el sistema operativo, y luego puedes ejecutar WordStar.
- ¿Para que pueda escribirle una carta de amor a mi novio?¿Es eso?
- Si, algo parecido.

(Por cierto, supongo que a los más jóvenes o a los que no estén metidos en el mundillo eso del WordStar les sonará a chino)

    Sin embargo Joe reconoce su genio y la incorpora al equipo. Y esto para desesperación de Gordon, el realista del grupo, que tiene que empezar a modificar sus diseños para que su máquina pueda hacer las cosas que Cameron tiene en mente que haga.

    Y realmente esa es la chicha de la serie, las relaciones entre los tres personajes y su entorno: Gordon, como su mujer se temía, se obsesiona con su trabajo hasta el punto dejar tan de lado a su familia que es un milagro que su mujer no lo mande a la mierda, Cameron trae de cabeza a Gordon y al resto de los ingenieros, y contrata un grupo de programadores adictos a los video juegos (a los de aquella época claro), más frikis aún que ella, Joe se tira a Cameron, o puede que sea Cameron la que se tira a su jefe, depende de cómo se mire,...

    Halt and Catch Fire es una serie de calidad, bien hecha y bien interpretada, pero no es una serie fácil, ni demasiado comercial. Dudo que tenga un futuro largo y prometedor. De hecho, para mi gusto, aunque empieza muy bien, pierde fuelle a lo largo de los 10 episodios de esta primera temporada que se ha emitido. Es más, (y os advierto que esto puede ser un spoiler) creo que se han equivocado y que a la temporada le sobra el último episodio: deberían haberla cerrado en el noveno, cuando Joe se da cuenta de la revolución que va a suponer en 1984 el lanzamiento del nuevo ordenador de Apple, el Macintosh. Todo lo que viene después, el episodio 10 es un anticlímax completo, que puede que no estuviese mal como inicio de la segunda temporada, como no como cierre de la primera.


 

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Ya que has llegado hasta aquí, no te cortes y deja tu opinión: será bienvenida.