De que va todo esto

¿De qué va todo esto? Este blog no pretende ser más que un conjunto inconstante (espero que no incoherente) de opiniones surtidas. Pero recuerda:
"Las opiniones son como el agujero del culo, todos tenemos uno y creemos que el de los demás apesta."

domingo, 19 de octubre de 2014

Perdida. Casi una gran película


    De los directores de cine modernos (pongamos que “modernos" significa que no lleven haciendo películas más de dos décadas), hay dos (una vez se desinfló el bluff de M. Night Shyamalan que me interesan y me gustan mucho, y que personalmente creo que son los mejores de nuestra época: uno es Christopher Nolan, y el otro es David Fincher.

    Fincher es un poco irregular: tiene verdaderos peliculones, clásicos de nuestro tiempo como Seven o El Club de la Lucha, pero también mete gambazos como El curioso caso de Benjamín Button que, digamos, no están a la altura.

    Así que, después de que me gustara (mucho) La Red Social, y (algo menos) Millenium, para mi era cita obligada ver la última película de Fincher, Perdida  (Gone Girl en el original).


    Perdida es una película retorcida, un thriller de esos con muchos giros argumentales, en el que ya sabes cuando vas a verla que las cosas no van a ser como parecen.

    La historia es la de un matrimonio, en apariencia para sus vecinos, perfecto, que de urbanitas con éxito viviendo en Nueva York, han pasado a vivir en un barrio residencial de una ciudad pequeña del medio oeste, donde el marido (Ben Affleck) nació y ahora regenta un bar (llamado simplemente “El Bar”) con su hermana.

    A base de flashbacks nos van contando cómo se conocieron, se enamoraron, y lo ideal y perfecta que era su pareja.

     Pero, por lo que vemos en el presente y por lo que cuenta el personaje de Affleck, las cosas ya no van también, y su esposa ideal (Rosamud Pike) es retrada como una verdadera bruja, una arpía que parece tener como objetivo en la vida hacerle la suya imposible a su marido.

    Y un buen día la mujer desaparece, se esfuma sin dejar rastro, y la policía empieza a investigar un posible secuestro. Ahora las cosas empiezan a cambiar, y de desconsolado marido Affleck pasa a ser principal sospechoso de, quizás, el asesinato de su mujer.

    Y como cada historia tiene al menos dos versiones, según quien la cuente, empezamos a ver la historia contada por la mujer, en la que efectivamente las cosas no son tan ideales como parece, y ella empieza a temer que su marido, el hombre del que se casó tan enamorada, pueda llegar a matarla (no os preocupéis, esto no es ningún spoiler, la frasecita de marras la incluyen hasta en el trailer de la película.

    Lo que si es difícil es contar mucho más de la película sin destriparla completamente. Dicen que de un buen guión puede salir una mala película, pero que de un mal guión nunca sale una buena película.

     No se si el guión de Perdida es bueno, o todo lo bueno que debería ser. Quizás ese sea el problema. Si que parece que está escrito siguiendo el manual al pie de la letra: cada 30 o 40 minutos hay un “plot point” uno de esos puntos en los que ocurre una revelación nueva y la película vuelve a dar otro giro. Tampoco se si será muy fiel a la novela en la que se basa (reciente y que tuvo un grandísimo éxito en Estados Unidos), pero si es así, a mi no me acaba de convencer.

    No es que la película sea mala, de hecho es muy entretenida, y pese a que dura bastante, logra sostenerse bastante bien y no aburrir (lo cual no es poco) pero quizás tantos giros, o quizás la historia en si misma, hace que no me la llegue a creer del todo, que canse un poco tanta ida y venida.

    La verdad es que la película se sostiene sobre todo por las interpretaciones de los dos protagonistas, porque por ejemplo la aparición de Neil Patrick Harris (Barney de Cómo conocí avuestra madre) como antiguo novio de la mujer, es patética. No se si es que este hombre no da para más, o es que simplemente está encasillado en papeles de comedia a lo Barney, pero da un poco de vergüenza ajena.

    Me gusta especialmente el papel que le otorga a los medios de comunicación, sobre todo a la televisión, con ese programa tan hipócritamente políticamente correcto defendiendo a las mujeres maltratadas y presentado por esa estrella de la TV completamente pagada de si misma y que se dedica a despellejar vivo a su invitado o al “malo oficial” de turno, que como no, acaba siendo Affleck.


Es una pena, porque pese a ser interesante, incluso buena en algunos momentos, Perdida está más cerca de Zodiacpor ejemplo, que de Seven (como aquella quizás la larga duración le pese un poco). Es casi una gran película, pelo sólo se queda en el casi.
 



No hay comentarios :

Publicar un comentario

Ya que has llegado hasta aquí, no te cortes y deja tu opinión: será bienvenida.