De que va todo esto

¿De qué va todo esto? Este blog no pretende ser más que un conjunto inconstante (espero que no incoherente) de opiniones surtidas. Pero recuerda:
"Las opiniones son como el agujero del culo, todos tenemos uno y creemos que el de los demás apesta."

domingo, 9 de noviembre de 2014

La Cúpula. Stephen King


    He leído (y disfrutado) muchos, muchos libros de Stephen King, lo cual en su caso tampoco me acerca siquiera a haber leído la mayoría, porque yo creo que este hombre ha alcanzado ya un nivel que si mandara a la editorial la lista de su compra, se la publicarían. Siendo tan prolífico, tiene de todo: novelas muy buenas, novelas buenas, novelas no tan buenas, y otras que son francamente malas. (Eso sí, supongo que para los lectores “cultos” ninguna será realmente buena literatura porque King vende, es un escritor de bestsellers, pero eso es otro tema.

   Pero el caso es que hacía ya bastantes años que no leía ninguna novela suya de las nuevas, y por nuevas me refiero a novelas de los últimos 10 o 15 años. Así que La Cúpula, que era una de las mejor valoradas dentro de este grupo de las más recientes, me parecía buena opción para reencontrarme con el amigo S.K.

   La premisa inicial es muy atractiva: un pueblecito normal y corriente de su Maine natal (donde se desarrollan muchas de sus historias) un buen día es aislado del resto del mundo por una barrera invisible e impenetrable. De hecho la barrera parte por la mitad instantáneamente todo lo que encuentra a su paso: casas, árboles, cables del tendido eléctrico, animales.


   Pero también divide familias: la barrera se extiende alrededor de todo el pueblo, y como pronto comprobarán, por encima de él (y supuestamente también por debajo). Y no deja pasar nada sólido, aunque si la luz, el sonido, las ondas de radio y TV. Por lo tanto todos los habitantes -o gente que estuviera en ese momento por allí- quedan encerrados dentro. Y los que estuvieran fuera no pueden llegar a ellos.

    Es curioso, porque King tiene una serie de temas recurrentes, y una serie de prototipos para sus personajes principales que suelen aparecer a menudo, y que tienen que ver con su vida pasada: por ejemplo King fue profesor antes de ser escritor, y bastantes de sus personajes son uno o lo otro. Pero también tiene novelas “corales”, pobladas de muchos personajes distintos, y que suelen ser verdaderos tochos que rozan o superan las 1000 páginas. Y algunos de estos están entre los mejores de sus libros: It, La danza de la muerte,...

   La Cúpula es de este tipo. Un libro de más de mil páginas con muchísimos personajes. Y King suele ser bueno en eso de dibujar personajes, incluso aunque sean secundarios, y crearles –para ellos también- una pequeña historia que nos los sitúe y nos los haga más reales. Porque lo que realmente le interesa a King, y lo que cuenta, es que pasaría cuando un grupo de gente se sabe encerrada en un entorno aislado, con recursos limitados, pero donde nadie de fuera puede llegar a ti, ni para ayudarte ni para castigarte...

   Es decir, es una especie de Señor de las moscas, pero de adultos, en el que aparecen los típicos líderes y salvapatrias populistas, y en el que se crea un caldo de cultivo ideal para que los que ya eran gentuza, sabiéndose impunes, se muestren tal y como realmente siempre han sido. De hecho, al parecer (según dice King en el prólogo) originalmente quería titularla con el más dramático título de Caníbales y no el “Bajo la cúpula” que es como se titula en el original.
 
    Mención aparte especial merece la adaptación televisiva de la novela. Ninguna adaptación de King al cine o la TV es realmente buena, aunque salga una película decente, salvo con la excepción de las de Frank Darabont.

http://el-pobre-cito-hablador.blogspot.com.es/2013/09/la-cupula-estrellas-rosas-cayendo.html
   La adaptación de La Cúpula no es una excepción: resumiéndolo en pocas palabras, La Cúpula (serie de TV) empezó siendo flojita en su primera temporada, y ya va por directamente mala en la segunda. No es que sea diferente (que lo es, pero esto es lógico), es que simplemente parece que la serie ha nacido con vocación de estirar la historia como el chicle, tanto como sea posible, mientras sigan haciendo caja.

    Más allá de los pequeños o no tan pequeños cambios que una adaptación literaria impone (personajes que no están, situaciones que no se llevan a la pantalla,...) es que la historia no tiene nada que ver. Partiendo de la premisa inicial, y tomando de algunos personajes sólo el nombre, pero inventándose directamente el resto de su historia y personalidad, la serie va por otros derroteros, está poblada de personajes y situaciones completamente nuevas, que poco o nada tiene que ver con la historia de la novela, y cuya única función es seguir alargando la historia temporada tras temporada. Un ejemplo es que mientras que los sucesos de la novela ocurren en el plazo de días (una semana, creo recordar), los de la serie ocurren en semanas, y al ritmo que va, en meses supongo.

    Sólo hay un par de cosas que me gustan menos en la novela que en la serie, y ambas están relacionadas: una es lo deprisa que ocurren las cosas. ¿De verdad en una situación así todo un pueblo se acabaría convirtiendo en un estado policial (una verdadera dictadura con “enemigos del pueblo” declarados unilateralmente por quienes toman el poder) en tan sólo unos días? Y la otra es el personaje del malo: Big Jim Rennie. Los malos suelen ser los personajes más interesantes, y mientras que Rennie en la serie es más complejo, tiene más pliegues y matices, en la novela es completamente plano: es el malo y punto, sin dudas, sin concesiones, sin matices.

    Uno de los puntos flojos, para mi gusto, de Stephen King, son los finales. Especialmente en este tipo de novelas largas. Ya le pasaba por ejemplo en It, mi libro favorito de los que ha escrito: creas un monstruo tan poderoso, tan temible, tan omnipotente, que luego, a la hora de vencerlo, la cosa parece un poco forzada, no acaba de convencer del todo.

    Aquí pasa un poco lo mismo, pero con la resolución del misterio: ¿qué es la cúpula?¿quién la ha colocado?¿por qué?¿se puede hacer que desaparezca?... Con todo, se lee con interés durante sus más de mil páginas y a mi particularmente no me aburrió, pero aunque puede que supere la media, no creo que esté entre los grandes libros de King.



No hay comentarios :

Publicar un comentario

Ya que has llegado hasta aquí, no te cortes y deja tu opinión: será bienvenida.