De que va todo esto

¿De qué va todo esto? Este blog no pretende ser más que un conjunto inconstante (espero que no incoherente) de opiniones surtidas. Pero recuerda:
"Las opiniones son como el agujero del culo, todos tenemos uno y creemos que el de los demás apesta."

miércoles, 31 de diciembre de 2014

Luck. Apuesta perdedora

http://www.filmaffinity.com/es/film718955.html

     Luck es una propuesta fallida de la HBO. Y eso que a priori lo tenía todo para ser, si no una de las mejores de la cadena, por lo menos una de las que se mantuviera en la media de la misma:

     La serie fue creación de David Miclch, que ya fue guinonista de Hill Street Blues (Canción triste de Hill Street) y que fuera también creador de Deadwood. Como en otros casos últimamente, el primer episodio lo dirigió un director de cine de prestigio: Michael Mann. Para protagonizarla se buscaron nada menos que a un actor de primera línea como Dustin Hoffman. Y mezclaba en su trama una venganza de un hombre de negocios, expresidiario, contra sus antiguos socios con el mundo de las apuestas, en este caso en las carreras de caballos.

Con estos mimbres parecía que iba a salir un buen cesto... pero no fue así.


    ¿Y de que va? Bueno, son varias historias cruzadas. La principal sería la historia de Ace Berstein (Dustin Hoffman) un hombre de negocio de turbio pasado que acaba de salir de la cárcel después de haber pasado tres años encerrado.

    Ace quiere vengarse de sus antiguos socios, por cuya causa fue a prisión, y para ello decide comprar primero un caballo, y planea hacerse con el hipódromo completo, para montar algún tipo de negocio (no muy bien explicado, pero intuimos que no del todo limpio y que involucrará a sus antiguos asociados como parte de su venganza).

    Como no puede actuar a cara descubierta usa como “hombre de paja” a su hombre para todo, Gus, que es quien realmente aparece como inversor y comprador del caballo. Aunque entiende de caballos y de carreras de caballos menos que yo, que ya es decir.

    Por otro lado está la historia de Turo Escalante, un entrenador de caballos al que contrata Ace, que también tiene sus asuntillos turbios intentando influir en las apuestas de los caballos a los que él entrena para obtener beneficios, bien directamente apostando, bien logrando precios más ventajosos a la hora de vender los caballos.

    Y por otro lado están cuatro pringadillos, adictos al mundillo de los hipódromos, las carreras de caballos y las apuestas: Jerry, Marcus, Renzo y Lonnie. Sobreviben sin mucha suerte pasando sus días en el hipódromo de Santa Anita, pero tienen –sobre todo uno de ellos- un talento especial para las combinaciones a la hora de hacer apuestas en las carreras. Así que –pese a ser los típicos personajes de perdedores- acaban ganando una apuesta importante, y también deciden meterse en el mundillo de ser propietarios de su propio caballo.

     Y todo esto ambientado en el mundillo del hipódromo y las carreras, con las pequeñas historias de los jockeys con experiencia venidos a menos, o los jockeys inexpertos con posibilidades y futuro en busca de que alguien les de una oportunidad, o los representantes de los jockeys.

     La serie está muy bien ambientada, tiene escenas de carreras en el hipódromo bien rodadazas, y tiene actores solventes, y no sólo actores poco conocidos. Además del propio Hoffman tiene a secundarios como Denis Farina, o incluso a Nick Nolte, que interpreta a un viejo criador y entrenador de caballos que también busca una oportunidad para derrotar a Turo con su propio semental.

     Pero a pesar de todo esto... falla. Bien, de acuerdo que es una serie lenta y exigente, con tramas que toma su tiempo desarrollar como pasaba con otras series de la HBO (como The Wire, o Los Soprano). Incluso se podría decir que el mundillo de los hipódromos, las carreras, las apuestas y demás no la hacen “fácil” para el gran público.

    Pero no es el tema, es el tratamiento que le dan. Hay muchas series con un tema aparentemente árido y alejado del gran público que han resultado ser grandes series e incluso tener mucho éxito comercial. Ese no es el problema.

    Luck nunca acaba de arrancar del todo, nunca acaba de emocionar, y por más que puse de mi parte se me llegó a hacer aburrida, que obviamente es lo peor que le puede pasar a una serie. Incluso la HBO se dio cuenta, y la primera temporada, de 9 episodios, que se estrenó en diciembre de 2011 y se emitió en los primeros meses de 2012 no obtuvo buenas audiencias. Más bien las obtuvo pésimas.

    Y en estas estaban cuando en marzo de 2012, al parecer durante un entrenamiento pues ni siquiera estaban rodando una escena de carrera, uno de los caballos con los que la productora contaba para rodar la serie, tropezó, se calló y se rompió una pata.

   Parece ser que los veterinarios dijeron que no tenía solución, que no era operable y se hizo lo que se hace en estos casos: se sacrificó al caballo. Pero las asociaciones de defensa de los animales (la PETA entre ellas) se echaron encima de la HBO y la criticaron duramente. A los pocos días HBO anunció que cancelaba la serie, aunque se siguió emitiendo la primera temporada, que estaba completamente rodada.

El motivo oficial fue que, a pesar de mantener todas la medidas de seguridad, no podían garantizar que accidentes como ese no ocurrieran, como de hecho ocurren en los hipódromos. Pero creo que más bien la HBO vio la oportunidad y, dadas las bajas audiencias, decidió quitarse de encima una serie muy poco rentable y una apuesta perdedora
.


1 comentario :

  1. A mi me gusto, el ambiente que le daba ese toque muy de Mann, si bien como dices, era algo lenta y dificil para el gran publico. Yo, la verdad, me quede con ganas de mas, es una serie diferente. Y como bien comentas tambien, a los pocos episodios te das cuenta de que con los ingredientes hay algo que falla. Pero bueno, a mi me gusto, me resulto una pena que la cancelaran con la excusa de aquel penoso accidente. En fin... Buen post!! No habla mucho la gente de series no tan populares, gracias!

    ResponderEliminar

Ya que has llegado hasta aquí, no te cortes y deja tu opinión: será bienvenida.