De que va todo esto

¿De qué va todo esto? Este blog no pretende ser más que un conjunto inconstante (espero que no incoherente) de opiniones surtidas. Pero recuerda:
"Las opiniones son como el agujero del culo, todos tenemos uno y creemos que el de los demás apesta."

lunes, 19 de enero de 2015

Olive Kitteridge

http://www.filmaffinity.com/es/film288821.html

     Personalmente (y por lo que parece en contra de la opinión casi unánime de todo el mundo) me he llevado una pequeña decepción con Olive Kitteridge, esta miniserie 4 episodios que la HBO vuelve a presentar como uno de sus productos “de calidad”. Y no porque no lo sea. De hecho poco se le puede reprochar a la serie en ese aspecto: buenos actores y buenas interpretaciones.

    Más que una mini-serie es una maxi-película que dura 4 horas. Pero tampoco se le puede reprochar que una excesiva duración cause que sea aburrida. De hecho no se le podría achacar falta de ritmo: creo que tiene el adecuado para este tipo de historias.

    Simplemente, no me atrapó, no hizo que estuviera deseando ver otro capítulo en cuanto había terminado uno, agrada, pero no apasiona, por lo menos a mi.


    Hay personas que son la alegría de la huerta: alegres, positivas, siempre optimistas, amables. siempre con una palabra agradable en la boca, siempre dispuestos a ayudar (aunque luego no lo hagan, para este caso es igual), de trato fácil y agradable, siempre rodeados de gente, porque cae bien a todo el mundo...

    Ese es el señor Kitteridge en esta serie, interpretado por  Richard Jenkins, bonachón, siempre sonriente, indulgente con sus empleados, con su mujer y con su hijo... Puede que no sea un santo varón, pero desde luego lo parece. Y el señor Kitteridge está casado con Olive, maestra en el instituto, que es todo lo opuesto a él.

    Huraña, antipática, desagradable al trato, que sólo abren la boca para soltar un sarcasmo o zaherir con sus palabras, y no porque no sea verdad lo que dice, sino porque no se calla lo que otros callaría. Que no cae bien a nadie, y que cuando se esfuerza por hacerlo es casi peor, pues o resulta ridículo, o lo empeora haciendo o diciendo alguna impertinencia. En el fondo, no necesariamente tiene por que ser una mala persona, pero desde luego lo parece.

    Los gaditanos (y los andaluces en general) usan una palabra muy particular para describir a ese tipo de personas: siesos. Bueno, pues Olive Kitteridge es la historia de una siesa, a lo largo de 25 años de su vida.

    Vemos al matrimonio desde que ella trabaja como profesora en el instituto del pueblo y él regenta una farmacia, cuando tienen un hijo adolescente, hasta muchos años después, con ella ya viuda. Pasando por la partida del hijo cuando se casa y luego cuando los hace abuelos, su vida de jubilados, la enfermedad del señor Kitteridge, etc. En definitiva la historia de la vida de estos dos.

    Y lo que yo me pregunto es porqué no se divorciarían, porque mira que la tal Olive Kitteridge es de trato difícil. Supongo que porque esto está basado en una novela “realista”, quiero decir, no “de género” que lo único que cuenta son las historias de gentes normales, y los matrimonias normales, antes, no se divorciaban por caerse mal mutuamente.

    De hecho en pos de ese realismo hay que reconocerle a la historia que no es nada maniquea. Ninguno de los dos es un santo (aunque el farmacéutico se aproxime bastante), ni ninguno de los dos es el mal personificado. De hecho las escenas de Olive cuidando a su marido con abnegación, no porque esté obligada a ello, sino porque quiere hacerlo y quiere a su marido, lo demuestran.

    Desde luego lo que sostiene a la serie es la interpretación de los actores, pero en particular de Frances McDormand en el papel de Olive. ¡Que grande es esta actriz! También tiene su punto la aparición de Bill Murray, en un papelito corto al final de la serie.

    En definitiva al final la serie no es más que eso: la historia de un matrimonio no del todo bien avenido, pero que se conocen el uno al otro (sus miserias, sus grandezas) como sus respectivas manos. No esperéis aquí grandes tramas, ni grandes vueltas de tuerca o sorpresas en el argumento. No. Lo que veis es lo que hay.

   <<<  ATENCIÓN SPOLIER  >>>  

    Ni siquiera esperéis historias de infidelidades y amores apasionados fuera del matrimonio. Son cosas que se sugieren, se señalan,... (el profesor, compañero de trabajo de Olive, o la dependienta a la que el farmacéutico contrata, apocada y un tanto infantil, a la que se desvive por ayudar, y a la que Olive llama despectivamente “la ratona”) pero que quedan en el ámbito de lo que podía haber sido y no fue.

   <<<  FIN DEL SPOILER  >>>  

    En fin, lo dicho, para mi gusto la serie es “interesante” más que “buena”. Que sí, que es recomendable por los actores en general y por Frances McDormand en particular, que está muy bien hecha y todo eso... todo lo que queráis. Pero en el fondo, y aunque pasan 25 año, no pasa realmente “nada”,... bueno sí, media vida de los personajes. Pero es que la gente normal suele tener unas vidas muy aburridas.






1 comentario :

  1. A mí es que el comienzo, que parece contar como acaba, me produce mucha curiosidad. Aunque si me dices queno pasa gran cosa, vidas anodinas, ya me imagino como llega la prota a esa situación. De momento quiero ver el segundo.

    ResponderEliminar

Ya que has llegado hasta aquí, no te cortes y deja tu opinión: será bienvenida.