De que va todo esto

¿De qué va todo esto? Este blog no pretende ser más que un conjunto inconstante (espero que no incoherente) de opiniones surtidas. Pero recuerda:
"Las opiniones son como el agujero del culo, todos tenemos uno y creemos que el de los demás apesta."

lunes, 2 de febrero de 2015

The Knick. ¿Dr. House de principios del siglo XX?


http://www.filmaffinity.com/es/film775348.html  Cada vez son más los directores de cine que desembarcan en el mundo de las series de TV. No es raro, pues el prestigio de estas está muy alto, pero normalmente no es que se pasen a hacer series, sino que se limitan a hacer incursiones en este medio.

    Habitualmente adoptan el papel de productor ejecutivo de la serie, otros crean el concepto, y  como mucho dirigen o escriben algún episodio (normalmente el piloto) como ya hicieran Gus Van Sant con Boss o Martin Scorsese con  Boardwalk Empire.

    En el caso de The Knick, Steven Soderbergh va mas allá, pues no sólo ejerce de productor ejecutivo sino que es el director de todos los episodios (los 10 de los que consta la primera temporada).



  Soderbergh es un director bastante inclasificable que desde su alabada primera película (Sexo, mentiras y cintas de video) lo mismo dirige películas taquilleras como la serie de Ocean’s 11, que se atreve con remakes de sesudo cine soviético como Solaris. Y le ha salido también una serie bastante inclasificable.

   The Knick no es una serie de época al uso (aunque se desarrolla muy a principios del siglo XX), ni un drama médico (aunque efectivamente si hay que clasificarla dentro de un género sería el dramático, y se desarrolla en un hospital). Es una mezcla extraña y bastante original de ambas cosas.
   Estamos en el año 1900, en Nueva York, y el Knick del título es el hospital Knickerbocker, que aunque existió de verdad no es exactamente el mismo en la serie, sino más bien “esta inspirado por” o “basado en”.

    La serie se desarrolla en una época en la que las ambulancias van tiradas por coches de caballos y en las que sus conductores cobran por paciente que traen al hospital (o sea que más les vale traer pacientes que paguen las facturas).

   Una época en la que la electricidad es todavía casi una atracción de feria y el hospital se ilumina con luces de gas. En la que las anestesias en las operaciones se consiguen durmiendo al paciente con éter y en la que el riesgo de que éste se quede en la mesa de operaciones es bastante alto, o prácticamente cierto por cosas como una cesárea en caso de un parto complicado.

   El Knick no es exactamente un hospital de caridad, porque tiene pacientes de pago, pero si que atiende mayoritariamente a obreros y gente de clase trabajadora, entre otras cosas porque las clases más acomodadas de Nueva York empezaron por esa época a mudarse al uptown.

   Así que básicamente el Knick sobrevive gracias a sus benefactores ricos.

   Sin embargo, al frente de los cirujanos del hospital está el doctor John Thackery (interpretado por Clive Owen, lo mejor de la serie) al que todos llaman "Thack". Thack es un cirujano de mucho talento, muy respetado entre sus colegas y muy innovador, perfeccionando, o directamente inventando nuevas técnicas quirúrgicas. Además es bastante arrogante. No es que sea como el Doctor House, pero digamos que no le aguanta tonterías a nadie.

   Pero además de todo eso (y esto es otra similitud con House) es drogadicto, en este caso adicto a la cocaína que se inyecta durante el día, y al opio, que fuma por las noches en los tugurios más infectos de Chinatown, mitad prostíbulos mitad fumaderos de opio.
   Sin embargo sus subordinados lo admiran: médicos como el doctor Gallinger o como el doctor Chickering, que podrían vivir cómodamente con una consulta para la alta sociedad de Manhattan, o trabajando como cirujanos en hospitales más prestigiosos, prefieren estar en el Knick (pese a la oposición de sus acomodadas familias) aprendiendo del doctor Thack, y revolucionando la cirugía con él.

   Thack no duda en innovar, utilizando cualquier medio que tenga a su alcance (muy bueno por ejemplo cuando para ralentizar la hemorragia en caso de una cesárea decide recurrir a un la presión de globo de aire que se hincha dentro la paciente… cosa que tiene que probar antes recurriendo a los servicios profesionales de las prostitutas chinas de los tugurios que frecuenta).

    Pero Thack tiene jefes, el Knick sobrevive gracias a sus benefactores y estos (la junta) han puesto al frente de la “obra social” del hospital a Cornelia Robertson, la hija de uno de ellos. Cornelia es una mujer moderna para su época y entre ambos no hay problemas hasta que decide contratar al doctor Algernon Edwards, un médico jóven y erudito formado en Europa, y que se crió con Cornelio porque es el hijo de la cocinera de los Robertson… y además es negro.

    Mientras que el resto de sus colegas simplemente lo menosprecian y lo ignoran por puro racismo y por prejuicios (¿dónde se ha visto un negro en un hospital para blancos?¿acaso no hay ya hospitales para negros?), Thack también lo hace, pero por otros motivos: primero es un hombre pragmático y sabe que ningún blanco, por pobre que sea va a querer ser operado por un negro, y menos si el blanco no es pobre, lo que puede repercutir en que el Knick pierda pacientes y los ingresos bajen aún más. Y segundo y más importante porque Thack menosprecia a todo el que no tiene talento, y el doctor Edwards no ha demostrado tenerlo y parece estar ahí sólo por ser amigo de la familia del benefactor.  Claro que tampoco le dan a Edwards la oportunidad de demostrar su talento, así que se tiene que buscar la vida.

   Esta es, digamos, la trama principal de la serie: los problemas de Thack con su adicción y los problemas de Edwards intentado ganarse su respecto. Y todo ello salpicado de "casos” en los que se muestra como era la cirugía por aquella época, las limitaciones que tenía, y las técnicas que se estaban probando e inventando más o menos sobre la marcha.

     Y aquí la serie la verdad es que no se anda con chiquitas y no teme mostrar desde el principio (literalmente desde la primera escena) sangre, vísceras e incisiones con bisturí: supongo que por verosimilitud, pero el caso es que la cámara no se aparta “castamente” cuando el cirujano practica una incisión en un paciente y mete las manos dentro del vientre hasta la muñeca.

    Así que si sois un poco aprensivos estas escenas os pueden echar un poco para atrás al principio. Pero no os dejéis engañar. No es una serie gore, y una vez “marcado territorio” de esa forma, esas escenas ya van perdiendo importancia, y la serie se centra en lo que importa: las tramas de los distintos personajes.

    Porque además de la trama principal hay muchas más tramas secundarias, y también interesantes: una red de abortos forzosamente clandestinos en aquella época, los problemas económicos del hospital siempre rozando la bancarrota, los problemas familiares de los doctores Gallinger o Chickering, los vicios caros (y los problemas financieros que conllevan) del gerente del hospital, etc.

   Creo que merece la pena mencionar la banda sonora. Y no porque me guste especialmente, sino porque también es atípica. Es escasa (por ejemplo no hay sintonía inicial), bastante minimalista, y más bien “electrónica”. Además el estilo es muy identificable: es de Cliff Martinez, y si habéis oído (y recordáis) la banda sonora de por ejemplo Contagio o Drive sabréis a que me estoy refiriendo.

     La verdad es que no se si es que este hombre se auto-plagia y por eso me suena todo casi igual o es simplemente una “marca de estilo” propia, pero hay que reconocerle que le da un tono distinto a la serie. Cosa que también acompaña la fotografía que usan: tonos sepia, colores poco saturados, incluso en exteriores y cuando es de día: como si fuera un día nublado o con calima.

   En definitiva, una serie atípica, muy interesante, que puede que tarde en engancharte, pero que gana con el paso de los episodios hasta convertirse en una buena serie. Ya hay anunciada una segunda temporada de otros 10 episodios para el año que viene,… veremos que tal.





1 comentario :

  1. La tengo en cartera, y ahora que me entero que Soderbergh dirige todos la tendré que subir en la lista de pendientes a probar.

    ResponderEliminar

Ya que has llegado hasta aquí, no te cortes y deja tu opinión: será bienvenida.