De que va todo esto

¿De qué va todo esto? Este blog no pretende ser más que un conjunto inconstante (espero que no incoherente) de opiniones surtidas. Pero recuerda:
"Las opiniones son como el agujero del culo, todos tenemos uno y creemos que el de los demás apesta."

lunes, 16 de marzo de 2015

Ex Machina. Inteligencia Artificial

http://www.filmaffinity.com/es/film132582.html
    Ser un buen director no significa que tengas que ser un buen guionista. Y lo contrario también es cierto: ser un buen guionista no te garantiza que vayas  a ser un buen director de cine si decides dar el paso  y cambiar (al menos temporalmente de oficio).

    Si además mezclas el tema de ser guionista con ser novelista, las probabilidades de fracasar aumentan espectacularmente: pocos novelistas saben escribir guiones de cine, aunque sus novelas sean buenas.

    Alex Garland reúne algunas de estas circunstancias, y por tanto era bastante escéptico en cuanto al resultado de su primera película como director: Ex Machina. Un novelista metido a guionista, que como ha tenido cierto éxito con sus guiones llevados a la patalla por otros, ahora además dirige su propio guión…


   Garland empezó como novelista. Suya es La Playa, novela que Danny Boyle convirtió (con cierto éxito aunque la verdad a mí particularmente no me gustó demasiado) en película (aunque es cierto que la adaptación del guión no la hizo el propio Garland).
Pero pronto se pasó a escribir directamente guiones de cine (aunque tiene otro par de novelas publicadas), de los cuales los que más éxito han tenido han sido precisamente los que ha dirigido su amigo Boyle: Sunshine y 28 días depués.

    Ahora Garland decide dar el salto y dirigir una película de ciencia ficción basada en un guión propio. Antes de seguir, aclarar que esta es una película de CF, no de acción o aventuras, o sea que no esperéis aquí naves espaciales, batallas,  etc. Ex Machina es una peli de ideas. Está mucho más cerca de Gattaca –por ejemplo- que de Transcendence, aunque la idea de esta última se parece mucho más que la de Gattaca.

¿Y que ideas plantea? Pues básicamente el tema de la inteligencia artificial.

    Caleb es un programador que trabaja en una poderosa empresa informática. Se supone que es un tipo joven y con talento, aunque la verdad es que tiene una pinta de pardillo y de becario –supongo que intencionadamente- que echa para atrás. Un día, gana un sorteo entre los empleados y es seleccionado para conocer a su ídolo, el todopoderoso fundador y presidente de la compañía, y pasar una semana con él en su aislada, exclusiva  y apartada (de hecho remota) residencia.

    Así que tras un largo viaje en helicóptero, lo sueltan en medio de la nada, donde Cristo perdió el mechero, y donde está la minimalista y ultramoderna residencia de su ídolo y jefe, que vive allí completamente solo, salvo por la compañía de una silenciosa ¿criada?, ¿cocinera?, ¿asistenta?,… japonesa que no entiende el inglés (para que no pueda revelar nada de las conversaciones de negocio que oiga).

    La empresa para la que trabaja Caleb se convirtió en líder cuando Nathan, el fundador, escribió el código de que ahora es el omnipresente buscador de Internet que usa todo el mundo. Así las cosas parecería que nos íbamos a encontrar con una especie de Steve Jobs: un tipo místico, enigmático, más preocupado por temas espirituales o trascendentes que por el mundanal ruido,… pero curiosamente, Nathan, el personaje que Garland nos enseña en la pantalla no para da ese perfil.

    Nathan parece mas un boxeador o un luchador de wrestling: barbudo, fuerte, musculoso,… Es un genio de la informática, si, pero se macha en el gimnasio, y también pilla de vez en cuando sus buenas cogorzas.

    Rodeado de misterio, (a lo que no ayuda precisamente que Nathan le obligue a firmar una durísima declaración de confidencialidad para seguir adelante), Caleb empieza su estancia de 7 días en lo que es a la vez la casa de Nathan (ultramoderna, minimalista,…) y una especie de centro de investigación o laboratorio avanzado (subterráneo, rodeado de midas de seguridad,…).

  Y lo que Nathan le revela a Caleb es que por fin ha logrado crear verdadera inteligencia artificial: un robot que no solo aparenta ser humano sino que piensa como un humano y es autoconsciente de su inteligencia. Y para lo que quiere a Caleb es para que juzgue si de verdad se puede considerar inteligente a su creación: Ava.

    Así que Caleb será el encargado de realizar el test de Touring a Ava mediante una serie de sesiones o entrevistas: siete en total, una por cada día que pasará en la casa. Aunque como el propio Caleb le hace notar, en un test de Touring, tal como inicialmente fue planteado, el juez y entrevistador no puede ver al sujeto entrevistado, para que no pueda dejarse influenciar por su aspecto y para que no pueda estar seguro de si en una máquina o un humano. Sin embargo Nathan quiere ir más allá: el verdadero reto consiste en que, aun viendo durante la entrevista que Ava es un robot, lograr que se convenza de que su inteligencia, su autoconsciencia es indistinguible de la de un humano.

    La premisa no es nueva, aunque la aproximación concreta al tema que propone si que es más original. Pero la verdad es Garland logra una película solvente. Estilizada, austera, con una estética peculiar. Como toda la buna ciencia ficción, logra que el espectador se plantee más preguntas que ofrecerle respuestas.

   No es que tenga efectos especiales sobresalientes o especialmente efectistas (sobre todo para lo que se estila hoy en día), pero si que son adecuados y lo suficientemente buenos. La estética de la película no llega a ser tan sobria como por ejemplo la de la ya mencionada Gattaca (aquí hay bastante más presupuesto), pero logra crear el ambiente que quiere.

   Quizás un poco lenta al principio, durante el planteamiento, pero a medida que avanza, la película  tampoco está exenta de intriga: durante sus seucesivas entrevistas con Ava y en sus posteriores conversaciones con Nathan, Caleb empieza a cuestionarse ciertas cosas, incluso a rozar ciertas paranoias. Porque poco a poco Caleb empieza a sospechar que no todo es lo que parece ser, y que Nathan no le ha contado la verdad, o al menos toda la verdad.

    En resumen, que contra todo pronóstico, tengo que decir que me ha sorprendido gratamente, y que al señor Alex Garland le ha salido una más que interesante primera película. Habrá que seguirle…



No hay comentarios :

Publicar un comentario

Ya que has llegado hasta aquí, no te cortes y deja tu opinión: será bienvenida.