De que va todo esto

¿De qué va todo esto? Este blog no pretende ser más que un conjunto inconstante (espero que no incoherente) de opiniones surtidas. Pero recuerda:
"Las opiniones son como el agujero del culo, todos tenemos uno y creemos que el de los demás apesta."

viernes, 24 de abril de 2015

Ready Player One. Ernest Cline


    Raramente suelo tener eso que los más entendidos llaman un guilty pleasure (un placer culpable), es decir algo que me gusta, pero de lo que en el fondo me avergüenzo porque pienso que no tiene calidad, que es malo.

   Probablemente es porque en general me importa bastante poco lo que digan los críticos y los entendidos (en materia de cine, literatura y demás…) y cuando me gusta algo pienso que es porque realmente tiene calidad y es lo suficientemente bueno, independientemente de lo que piensen los demás, los críticos especialmente.

    Sin embargo, tengo que admitir que Ready Player One, la primera  novela de Ernest Cline, si que es uno de esos placeres culpables: no creo que sea buena literatura, no creo que sea buena ciencia ficción, pero hay que reconocerle que es tremendamente entretenida y divertida de leer. 

domingo, 19 de abril de 2015

Better Call Saul. Hay vida después de Breaking Bad

http://www.filmaffinity.com/es/film203401.html
Better Call Saul comienza en blanco y negro y con música de los años 30. Estamos en el presente, en una anodina cafetería de un centro comercial de una fría y nevada cuidad vemos la rutina de un tipo fabricando bollitos de canela. 

Un tipo con gafas y un poblado mostacho que mira nervioso a cualquiera que le parece sospechoso mientras atiende a los clientes... y que cuando llega a casa saca una cinta de video de su escondite y se sienta a ver viejos anuncios de un abogado barato que acaban siempre con el eslogan Better Call Saul (mejor llama a Saul). Un tipo que en el pasado fue ese abogado: Saul Goodman.

domingo, 12 de abril de 2015

The Fall. Más de lo mismo... pero no tan bueno.


http://www.filmaffinity.com/es/film988952.html    Es muy arriesgado meterse a hacer una serie de policías y asesinos en serie. Lo es porque es un tema muy manido; lo es porque lo hemos visto cientos de veces en el cine y prácticamente decenas en TV (y además en televisión mantener el interés mientras se alargan las temporadas y no aburrir al personal es más complicado); lo es porque no basta con hacerlo bien: tienes que aportar algo nuevo, algo original, algo no visto....

    Y ese es el principal problema: no es cuestión de hacerlo bien (bien han demostrado que lo hacen los escandinavos, por ejemplo con Forbrydelsen, los americanos, con su remake The Killing, y hasta los propios británicos, con Broadchurch). Es que además tienes que dar algo original: Bron|Broen ofrecia el contraste de personalidades entre sus dos protagonistas, Happy Valley las dosis de realismo social para casi convertir a la serie en un documental, Dexter el punto de vista del asesino con un peculiar código moral, y la magnífica True Detective también el contraste de personalidades y un guión absorbente y muy bien dosificado).

lunes, 6 de abril de 2015

La Voz Dormida. Dulce Chacón

    La voz dormida es un libro sobre perdedores. Perdedores por partida doble o incluso triple. Perdedores, primero -y más obvio- porque narra los hechos posteriores que sufrieron en las cárceles franquistas (y fuera de ellas) los perdedores de la Guerra Civil.

    Perdedores en segundo lugar porque cuenta la miseria, las necesidades, el hambre... que sufrieron en una España ya de por si miserable y empobrecida los más pobres: los personajes ya eran pobres y miserables antes de empezar la guerra, y tras perderse esta la miseria general cae sobre ellos con más fuerza que sobre nadie.

    Y perdedores en tercer lugar porque básicamente es una historia de mujeres. Si ya debía ser jodido ser pobre y republicano en la España de los años 40, ser además mujer (madre, hija, novia de los que perdieron la guerra) debía añadir un plus.