De que va todo esto

¿De qué va todo esto? Este blog no pretende ser más que un conjunto inconstante (espero que no incoherente) de opiniones surtidas. Pero recuerda:
"Las opiniones son como el agujero del culo, todos tenemos uno y creemos que el de los demás apesta."

domingo, 12 de abril de 2015

The Fall. Más de lo mismo... pero no tan bueno.


http://www.filmaffinity.com/es/film988952.html    Es muy arriesgado meterse a hacer una serie de policías y asesinos en serie. Lo es porque es un tema muy manido; lo es porque lo hemos visto cientos de veces en el cine y prácticamente decenas en TV (y además en televisión mantener el interés mientras se alargan las temporadas y no aburrir al personal es más complicado); lo es porque no basta con hacerlo bien: tienes que aportar algo nuevo, algo original, algo no visto....

    Y ese es el principal problema: no es cuestión de hacerlo bien (bien han demostrado que lo hacen los escandinavos, por ejemplo con Forbrydelsen, los americanos, con su remake The Killing, y hasta los propios británicos, con Broadchurch). Es que además tienes que dar algo original: Bron|Broen ofrecia el contraste de personalidades entre sus dos protagonistas, Happy Valley las dosis de realismo social para casi convertir a la serie en un documental, Dexter el punto de vista del asesino con un peculiar código moral, y la magnífica True Detective también el contraste de personalidades y un guión absorbente y muy bien dosificado).


    Pero aún así, y con todo esto en contra, la BBC se lanzo en 2013 ha hacer una serie sobre policías investigando a un asesino en serie, y la llamó The Fall (aunque en España le han añadido la obvia coletilla de La Caza).

    La serie está ambientada en Belfast, una elección curiosa, porque es una ciudad que sin ser pequeña, tampoco es una gran metrópolis como Londres o Nueva York a las que nos tienen más acostumbrados. Allí llega Stella Gibson, una superintendente de la policía metropolitana, para revisar, echar una mano, y en último caso fiscalizar el trabajo de la policía de Irlanda del Norte en un caso de asesinato que lleva estancado y sin resolverse casi un mes (sobre todo porque la víctima era hija de un político local).

   Stella (Gillian Anderson) es una de las dos protagonistas de la serie. Aquí es una mujer fría, profesional, calculadora, independiente... y que no tiene ningún inconveniente en actuar como un hombre en un mundo de hombres, tanto profesionalmente como en su vida personal: si le apetece llevarse a un maromo a la cama para una noche, se lo lleva sin remordimientos y sin preocuparse del que dirán, como haría un policía masculino con una mujer.

    Es la primera vez que veo a Gillian Anderson intentando dejar atrás el personaje de Scully de Expediente X y consiguiéndolo.

    Stella es el cazador. El otro puntal de la serie, la presa en la cacería, es Peter.
    Peter Paul Spector es un tipo normal, un psicólogo que trabaja de orientador en casos de pareja, o de violencia doméstica. En su vida familiar es un esposo amante y un padre atento con sus dos hijos. Pero Spector también es un “cazador”: en sus noches libres, ocultándoselo a todos tiene un "pequeño pasatiempo": busca mujeres de un mismo tipo: jóvenes pero no mucho, morenas, atractivas, profesionales competentes e independientes en su campo,... Las sigue, se familiariza con sus hábitos, y finalmente las estrangula.
   Stella aún no lo sabe, pero el caso que ha venido a investigar a ayudar a desatascar es realmente una obra de Spector, y el primero de una serie de asesinatos en serie entre los que ella establecerá la relación (que nadie más ha sabido ver) e iniciará la cacería.

    Esta es una serie más de thriller psicológico y de personajes que de acción. Se basa en enseñarnos cómo piensan los personajes, especialmente el asesino, y en como Stella va deduciendo y estudiando esa manera de pensar.
   Porque Spector es un tipo complicado: su mujer, una enfermera que trabaja en la unidad de neonatal del hospital vive completamente ajena a cómo es su marido realmente. No se limita sólo agredir y estrangular a sus víctimas. Tiene un complicado ritual posterior con ellas: las desnuda, lava, las arregla, dispone el escenario como si de un decorado se tratara y las fotografía, como si creara su propia pornografía. Y lo documenta todo en una libreta en la que dibuja, pega fotos, o escribe sus crípticos pensamientos.

    Además de esa trama principal hay algunas secundarias como por ejemplo la de un marido celoso (en una de las parejas a las que Spector asesora y orienta profesionalmente) y que además –al estar ambientada la serie en Belfast- está metido en las rivalidades entre barrios protestantes (unionistas) y cristianos (republicanos).

    Pero lo cierto es que hay que reconocerle a la serie que el de Peter no es el único personaje peculiar. Tenemos algún secundario que merece la pena, como el de la vecina de 16 años del matrimonio Spector, que les hace de niñera ocasional con sus hijos, y que tiene una cierta fijación con Peter, aunque esté pasa completamente de ella. Me interesa particularmente esta serie porque comienza siendo algo así como la historia de la lolita inocente que no sabe donde se está metiendo, porque no conoce realmente al objeto de su obsesión, y termina… bueno, eso sería un spoiler.

    En este sentido la serie es impecable. Los personajes están bien interpretados, la ambientación es oscura y opresiva,… vamos, calidad BBC. Pero como decía al principio, no basta sólo con hacerlo bien.
    El principal problema que le veo a la serie es su duración: la primera temporada tenía sólo 5 episodios de una hora de duración, y eso debería haber bastado para contar el caso, cerrarlo y hacer una serie redonda. Pero no, había que alargarla, estirar el chicle y exprimir un poco más la gallina a ver si ponía otro huevo de oro.
    Así que no resolvieron nada y se sacaron de la manga una segunda temporada, esta vez de 6 episodios (con el último de hora y media de duración). ¿Por qué alargar? ¿no se dan cuenta que alargar endentece el ritmo en una serie que ya de por si tiene un ritmo pausado? Sinceramente, sin convertirla en una mala serie, para mi esto hace que no sea una serie “redonda”. Y eso teniendo en cuenta que aunque podría considerarse cerrada al final de esta segunda temporada, realmente dejan “cabos sueltos” para poder seguir con una tercera que ya está anunciada. Yo, particularmente creo que pasaré de ella.




No hay comentarios :

Publicar un comentario

Ya que has llegado hasta aquí, no te cortes y deja tu opinión: será bienvenida.