De que va todo esto

¿De qué va todo esto? Este blog no pretende ser más que un conjunto inconstante (espero que no incoherente) de opiniones surtidas. Pero recuerda:
"Las opiniones son como el agujero del culo, todos tenemos uno y creemos que el de los demás apesta."

martes, 30 de junio de 2015

It Follows. De aquellos polvos…

http://www.filmaffinity.com/es/film811561.html
   Es muy difícil hacer una película de terror y que esta además sea buena. Casi todo está inventado, así que puedes, o bien tirar por lo clásico, o bien tratar de innovar.

   No hablo ya de hacer una película gore (esto es fácil, pero no te garantiza ser una buena película ni ser una película de terror en absoluto) o de hacer una película “de sustos” (dar unos cuantos sustos es aún más fácil, pero la cosa puede acabar convirtiéndose sólo en eso, en una sucesión sobresaltos)

   Si decides tirar por lo clásico, puede que incluso te salga una buena película de terror. Por ejemplo Expediente Warren no tiene nada que no hayamos visto ya muchas veces, pero, es una película más que decente. Y si decides innovar, es difícil que des realmente con algo nuevo.

   It Follows es una mezcla de ambas cosas: toma elementos clásicos (sobre todo del terror de los 70 y los 80), pero intenta que el resultado sea algo original.


   Realmente el ambiente y el clima de la película recuerdan mucho a las películas de terror de finales de los 70 y principios de los 80.  Esas que estaban protagonizadas por un grupo de jovencitos a los que perseguía un asesino maníaco.

   Realmente recuerda a una película que podría haber hecho el John Carpenter de la época. En casi todo: en los escenarios en que se desarrolla (esos suburbios norteamericanos de clase media), en sus protagonistas (efectivamente un grupo de adolescentes), en la música electrónica que usa como banda sonora…

    En todo menos en una cosa: esto no es un slasher. Aquí no hay un asesino que se dedique a apuñalar gente, a descuartizarla con cuchillas o a perseguirla con una sierra mecánica. Pero si que hay algo que persigue a los protagonistas, o mejor dicho que los sigue. De ahí el título de la película, que sería algo así como “te sigue”.

¿De que va esto exactamente?  Bueno, lo dejo para el final por si hay spoilers.

    Ciertamente originalidad no le falta a la propuesta. El mismo tipo de originalidad que tuvieron los creadores de Pesadilla en Elm Street: en lugar de simplemente un asesino que te persigue para matarte, un asesino que sólo te persigue y sólo puede matarte en tus sueños.

   Y de hecho consigue una mezcla curiosa en la que todo parece ya visto, por el estilo de la película que ya dije que recordaba a las de hace 30 años (La chica protagonista y sus amigos (su hermana y un par de hermanos que son vecinos) tratando de huir de “la cosa”) pero todo parece nuevo.

   Realmente es una película más de clima que de sustos. Pocos sustos tiene y también es verdad que tarda bastante en arrancar: le cuesta mucho tiempo crear “el clima”. El problema es que la propuesta se agota en si misma. Quiero decir que no puedes hacer una película entera sólo con esto. Si, hay escenas buenas, como la de la piscina, pero llega un momento en que no puedes repetir siempre la misma situación variando el escenario.

   Y eso es lo que menos me ha gustado de la película, que creo que la han sabido plantear (y muy bien), pero no lo han sabido (o no la han querido) acabar. Podía haber sido una gran película, pero de todas formas se queda en una propuesta interesante si te gusta este tipo de cine, o cuando menos pasable (si no te gusta especialmente).

<< SPOILERS >>

   Bueno, pues la historia es simple: Jay, una jovencita tiene una cita con un chico al que acaba de conocer y tras la cita acaban en el coche del chico. Sin embargo, este, en vez de devolverla sana y salva a su casa, la deja inconsciente, la ata a una silla y la lleva a un lugar apartado y ruinoso. No para hacerle daño, sino para explicarle lo que le va a pasar a partir de ahora.

   Como si se tratara de una enfermedad venérea, a partir de ahora a la chica le va a pasar lo que le pasa a él: algo va a comenzar a seguirla. Lenta pero tenazmente. Ese algo puede tomar varias formas, puede tener el aspecto de cualquier persona, incluso de alguien conocido, pero nadie más que ella lo verá. No es muy rápido (se puede huir de eso, porque siempre va andando) pero no es tonto (tratará de acorralarla) y desde luego es muy obstinado (siempre la va a estar siguiendo, siempre la va a encontrar).

   Y la única manera de librarse de ello es hacer lo mismo que hizo él: pasárselo a otra persona acostándose con ella. El chico no es totalmente desinteresado en sus explicaciones y advertencias, porque sabe (y así se lo advierte) que si eso logra matarla volverá a por él. Esa es la lógica: el ente persigue a su presa actual hasta que esta se lo pasa a otro, o bien hasta que logre matarla, y en ese caso vuelve a por el anterior en la cadena.

   La analogía con una enfermedad de transmisión sexual resulta curiosa. No se si pretende esconder una moralina del estilo de: “¿Follaste? pues ahora te aguantas con las consecuencias: de aquellos polvos estos lodos”. O si realmente pretende todo lo contrario: “Follad como conejos, porque es la única manera de librarse de la cosa.”


 

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Ya que has llegado hasta aquí, no te cortes y deja tu opinión: será bienvenida.