De que va todo esto

¿De qué va todo esto? Este blog no pretende ser más que un conjunto inconstante (espero que no incoherente) de opiniones surtidas. Pero recuerda:
"Las opiniones son como el agujero del culo, todos tenemos uno y creemos que el de los demás apesta."

lunes, 21 de septiembre de 2015

Extant. No basta con poner el nombre de Spielberg

http://www.filmaffinity.com/es/film484388.html
   Durante los 80, cuando Steven Spielberg se hizo tremendamente conocido y taquillero, empezó a prestar su nombre a películas bajo la forma de “Steven Spielberg presenta...” o “Executive producer”. Películas de calidad muy variable: algunas bastante buenas, otras más bien malas, pero ninguna era realmente “de Spielberg”.

   Con esto del auge de las series de TV el hombre también se ha apuntado al carro, y parece que se ha centrado en la ciencia ficción... con resultados bastante discutibles (siendo generosos) por el momento.

   Lo intentó con  Falling Skies, y más que una serie de ciencia ficción le salió una serie de acción disfrazada de ciencia ficción que usaba realmente para exaltar los valores patrióticos y familiares (nada que objetar), pero que tenía como problemas fundamentales la escasa verosimilitud y sobre todo grandes cantidades de aburrimiento.

    Ahora lo vuelve a intentar, también en el campo de la CF, con Extant, y el resultado también dista bastante de ser “redondo”.


    El caso es que la premisa de la que parte la serie es buena: estamos en un futuro indeterminado, pero por lo que podemos ver, relativamente cercano.

    La robótica, la biónica y la inteligencia artificial está avanzando, aunque los robots no estén extendidos en el ámbito domestico. Es normal la presencia de astronautas en el espacio, aunque no haya viajes espaciales a otros planetas,... y cosas así. Básicamente notamos que estamos en el futuro porque la tecnología “doméstica” (teléfonos, coches, ordenadores integrados en electrodomésticos,...) es un poco más avanzada que la que tenemos hoy en día.

   La protagonista, Molly Woods (interpretada por Halle Berry, uno de los atractivos de la serie) es una astronauta que ha pasado el último año en solitario en una estación espacial, y regresa a casa para estar con su familia.

    El problema es que cuando pasa un chequeo médico, le detectan un embarazo en sus primeras semanas... Y claro, ella ha pasado en solitario en el espacio prácticamente el último año.

   Este es el punto de arranque... bastante interesante, creo, porque da pie a resolver el misterio de qué pasó exactamente allí arriba. Sobre todo cuando empezamos a enterarnos, mediante flasbacks que otro astronauta, de una misión anterior, acabó suicidándose, o que Molly “vió” a su primer marido estando en la estación espacial, pese a que su primer marido murió, años atrás, en un accidente de tráfico.

   Así que esta parte del argumento pronto se aparta de la ciencia ficción y empieza a acercarse a un thriller, con conspiraciones, medias verdades, intereses ocultos, etc.

   Por otro lado, hay una parte de la serie que tiene ciertas similitudes con I.A., la película de Spielberg: Molly está casada con un científico que se dedica a la inteligencia artificial y a la robótica. De hecho lo que vemos en los primeros episodios de la serie es la reunión familiar de Molly con su marido John, y sobre todo con su hijo pequeño Ethan, al que lleva sin ver un año.
    Pero Ethan, el hijo de la pareja, no es humano. Ethan es un “humánico”, un androide, con aspecto totalmente humano (de niño). Una especie de prototipo creado por John como parte del proyecto de fabricar humánicos, aunando la tecnología biónica, muy avanzada (por ejemplo en el tema de las prótesis y los miembros artificiales) con la inteligencia artificial.

    Así que por un lado tenemos el tema de la vida extraterrestre, cosa que ya apuntan el título de la serie (Extant significa algo así como Existente) y la cabecera (el título se forma a partir de otra palabra: Extint, transformándose de extinto a existente). Y por otro tenemos el tema de la inteligencia artificial y los androides.

   Lo cierto que ambos temas nunca acaban de casar muy bien del todo, aunque las historia vaya entrelazándolos. La historia de Ethan en el fondo es parecida a la de I.A.: un niño robot y los problemas que puede crear en el seno de una familia y las reticencias de la sociedad. Aquí si se ve la mono de Spielberg: el tema de la familia es siempre uno de sus favoritos.

   Por otro lado, la historia “del espacio” en el fondo, como ya dije, es más bien un thriller. Aunque también la otra acaba derivando hacia el thriller, de la mano del misterioso benefactor que está detrás de la empresa que financia a John en su proyecto.

    No esperéis una serie de acción, ni grandes despliegues de efectos especiales. Las escenas espaciales son escasas y más bien correctitas: da la impresión de que han querido hacer une low cost y no gastar demasiado en este tipo de efectos especiales.

    El principal pero que le pongo a la serie es que la historia no da para tanto. 13 episodios creo que son demasiados para contar esta historia, y siempre me da un poco la sensación de que está estirada un poco artificialmente, para rellenar minutos, lo que hace que el ritmo se resienta, aunque intenten lo contrario.

   No es que sea tan mala como Falling Skies, pero no acaba de llegar; y aunque puede que incluir el nombre de Spielberg en los créditos se garantice audiencia y espectadores (al menos al principio), desde luego no basta para garantizar la calidad de una serie.



No hay comentarios :

Publicar un comentario

Ya que has llegado hasta aquí, no te cortes y deja tu opinión: será bienvenida.