De que va todo esto

¿De qué va todo esto? Este blog no pretende ser más que un conjunto inconstante (espero que no incoherente) de opiniones surtidas. Pero recuerda:
"Las opiniones son como el agujero del culo, todos tenemos uno y creemos que el de los demás apesta."

miércoles, 14 de octubre de 2015

Mr. Robot. No es solo una de hackers.


http://www.filmaffinity.com/es/film993489.html     Normalmente cuando desde el cine (o la TV) se intenta contar una serie que tenga como tema central algo relacionado con la informática, los ordenadores, y demás acaba siendo un película de ciencia ficción futurista, porque parece que si es un tema que se quiere tratar de forma realista no es muy lucido en cuanto a espectacularidad, o en cuanto a tensión narrativa.

    Si más concretamente el tema es internet, los hackers, etc. acaba resultando una cosa realmente infame desde el punto de vista del realismo y la veracidad (ejemplos de esto no faltan); es como si necesitasen inventar cosas realmente increíbles (a poco que conozcas un mínimo del tema) porque aunque la historia puede que no sea aburrida, visualmente no te sale algo espectacular, ni siquiera remotamente.


    Así que cuando me acerqué a Mr. Robot pensado que era una serie sobre hackers informáticos (no en el futuro, sino en la actualidad) me esperaba algo del estilo de Hackers, piratas  informáticos, o de Operación Swordfish, es decir, algo bastante regularcito.

    Pero el piloto de Mr. Robot no es así en absoluto. Es brillante, y resulta hasta verosímil, al menos lo bastante (si, ya se que el que sepa un poco de este tema me dirá que se ven cosas ridículas, que no es así en absoluto, y bla bla bla) para el público general.
     Lo que se cuenta, casi todo en primera persona y con voz en off incluida, es la historia de Elliot, un inadaptado social que trabaja en una compañía de ciberseguridad que ofrece sus servicios a grandes corporaciones para protegerles de ataques de hackers,... que es precisamente lo que es Elliot.
     Porque en su vida privada Elliot hackea a todo el mundo, a sus compañeros de trabajo, a su psiquiatra, a sus amigos (los pocos que tiene), a sus vecinos,... a todo el que puede. De hecho usa sus habilidades con una cierta ética: si descubre a un delincuente, o simplemente a alguien que a su juicio merece un castigo, da el chivatazo. Esto puede significar desde que le envíe toda la información de forma anónima a la policía si topa con un delincuente, o su mujer si topa con un marido infiel.
    Y una vez cerrado el caso, graba todos los datos de esa persona, todos los ficheros y toda la información que tiene en un CD, lo etiqueta con el nombre de algún disco mítico de la historia del rock, lo mete en una carpeta donde tiene decenas de discos como ese, y se olvida de él.
    Los dos o tres primeros episodios son espectaculares: cuando una de las compañías para las que trabaja su empresa recibe un ciberataque de un grupo de hackers llamado la Fsociety (de Fun Society), el que parece ser su jefe, y que se hace llamr Mr. Robot (Christian Slater) acaba contactando con él, y proponiéndole que se una a ellos.

    La compañía en cuestión es E Corp., a la que en la serie llaman Evil Corporation (la corporación malvada) y es una de esas todopoderosas multinacionales que está por todas partes y sobre todo en el sector financiero.

    Me hace gracia porque el logo de la compañía es una E inclinada, que probablemente los creados de la serie quisieron que recordara al de Enron y su estafa multimillonaria, pero que a mi a lo que me recuerda es al logo de Dell Computers.

    El plan de la Fsociety es tumbar a la todopoderosa Evil Corporation en todas partes, de forma simultánea, incluyendo la colaboración de otros grupos de hackers como los chinos que se autodenominan el Dark Army. Y sobre todo de forma definitiva, para que sea el detonante de un colapso financiero mundial: si son capaces de destruir los datos y sus copias de seguridad de forma irrecuperable destruirán el registro de deudas de todo el mundo (préstamos, hipotecas, tarjetas de crédito,...).

   El sistema colapsará y nadie tendrá deudas... todo el mundo será libre y habrán logrado un nuevo comienzo en el que los que se han hecho millonarios especulando con el dinero de otros no tendrán nada, y esos otros no tendrán deudas. Vamos, la utopía anticapitalista perfecta.

    Pero Mr. Robot no es una serie de hackers, o al menos no sólo sobre hackers. En realidad es un thriller psicológico. Elliot está lejos de ser una persona normal. No es solo que sea un inadaptado social sin amigos (su única amiga de verdad es una compañera de trabajo a la que conoce desde la infancia), es que rehuye patológicamente el contacto y las relaciones humanas. De hecho va a una psiquiatra para recibir terapia. Además Elliot consume drogas (morfina) de forma controlada y desde luego nada lúdica.

    Esto en la serie se muestra sobre todo gracias a la voz en off: oímos permanentemente los pensamientos de Elliot, a veces incluso dirigiéndose a él mismo, o hablando de si mismo como si fuera otra persona, distinta del Elliot que se muestra al mundo e interactúa con los demás.

    Realmente si hubiese que calificar la serie dentro de un género sería una mezcla de thriller (psicológico más concretamente), mezclado que ciencia ficción ciberpunk.

    En mi opinión, pasados esos primeros episodios realmente espectaculares la serie baja. Hay capítulos realmente extraños y que a mi de hecho me aburrieron, por ejemplo el episodio titulado Da3m0ns (Demonios, porque todos los títulos de los episodios están escritos con ese estilo, en leet) que básicamente dedica tres cuartos de hora a contar un síndrome de abstinencia visto “desde dentro”. Completamente psicótico.

    Pero las buenas noticias son que logra remontar. En parte gracias al resto de personajes, a cual más interesante. No solo el misterioso Mr. Robot, enigmático, vestido con una gorra y una cazadora de obrero o de técnico de mantenimiento, siempre hablando de forma que sabes que lo que cuenta es mucho menos de lo que calla...

    También está Tyrell, un joven, ambicioso y agresivo ejecutivo de la Evil Corporation que está deseoso por escalar posiciones en la compañía, y sobre todo su misteriosa historia (secundaria en la trama) con una mujer embaraza a la que habla en sueco y que le responde a él en danés.

    Pero lo que remonta la serie de verdad no son sólo los personajes secundarios. Es la historia que se nos va desvelando, como vamos conociendo en pasado de Elliot, y sobre todo giros espectaculares de la trama, de esos que cambian completamente el sentido de la serie.

    Bueno, puede que no sea tan realista como debería (¡hombre, me parece poco creíble que el departamento de prisiones use avast como antivirus!, pero quién sabe...) pero desde luego se aleja de películas como las que ya mencionaba (Hackers, piratas informáticos, Operación Swordfish,...) que son sencillamente inverosímiles.

    Así que aprueba sobradamente y merece una segunda oportunidad en forma de segunda temporada, porque la escena final (tras los títulos de crédito del último episodio) deja claro que puede haber cuerda para rato.



No hay comentarios :

Publicar un comentario

Ya que has llegado hasta aquí, no te cortes y deja tu opinión: será bienvenida.