De que va todo esto

¿De qué va todo esto? Este blog no pretende ser más que un conjunto inconstante (espero que no incoherente) de opiniones surtidas. Pero recuerda:
"Las opiniones son como el agujero del culo, todos tenemos uno y creemos que el de los demás apesta."

sábado, 23 de enero de 2016

Los odiosos 8. Solo hay que colgar a los cabrones infames...

http://www.filmaffinity.com/es/film647932.html...Pero a los cabrones infames hay que colgarlos.

No se puede negar que Quentin Tarantino ha conseguido crearse una marca distintiva, un sello, un estilo inconfundibles. Cuando ves una película de Tarantino sabes que es de Tarantino, te podrá gustar más o menos pero lo sabes. Y Los odiosos ocho lo es. Sin lugar a dudas. Te podrá gustar más o menos, pero desde luego lo es.

Que a Tarantino le gustan mucho los spaghetti westerns o los westerns en general no es ningún secreto: él mismo lo ha reconocido muchas veces y los ha homenajeado/plagiado (según se vea) hasta al saciedad, así que no fue extraño que hiciera una película (Django desencadenado) ambientada en el oeste: también le gustaba el cine oriental de kung-fu, o el cine de serie Z de terror y les dedicó sus particulares homenajes haciendo las respectívas películas.

Pero con su octava película (supongo que el juego de palabras estaba muy buscado cuando le puso título) Tarantino se repite un poco: vuelve al salvaje oeste. O casi. Realmente en lugar de verdes praderas en los que uno esperaría ver a los sioux o polvorientos desiertos en los que aparecerían los apaches, lo que tenemos aquí es una inmensidad nevada que a lo que recuerda es a los alrededores del Fargo de los Coen.