De que va todo esto

¿De qué va todo esto? Este blog no pretende ser más que un conjunto inconstante (espero que no incoherente) de opiniones surtidas. Pero recuerda:
"Las opiniones son como el agujero del culo, todos tenemos uno y creemos que el de los demás apesta."

domingo, 6 de marzo de 2016

Jessica Jones. No es lo típico de la Marvel


http://www.filmaffinity.com/es/film132399.htmlEn condiciones normales ni me hubiera acercado a esta serie. No soy aficionado a los comics, no me interesa el tema de los superhéroes, y me aburren soberanamente todas (o al menos todas las que he visto) superproducciones ahora tan de moda basadas en series de la Marvel y de DC Comics.

Así que cuando vi que Netflix había sacado una serie sobre un superhéroe de la Marvel... puff. Mi primer instinto fui huir de ella como de la peste. Luego averigüé que no iba sobre un superhéroe, sino sobre una superheroína (Jessica Jones), de la cual -dicho sea de paso- por no conocer no conocía ni el nombre. Y despúes que tenía un aire más tirando al cine negro y a las películas de detectives...

El hecho de no conocer absolutamente nada del personaje creo que jugó a su favor y me dio por empezar a verla.


Y efectivamente, Jessica Jones es una serie de superhéroes, es decir de gente con superpoderes que convive más o menos escondida y de incógnito entre la gente normal.

Pero además de eso está ambientada como una historia de detectives privados de los años cuarenta, de esos que tienen un despacho oscuro y maloliente donde van a verlos sus futuros clientes.

Y además no es un detective, sino una detective.

Otra cosa que también jugó a su favor fue que la protagonista era Krysten Ritter, que para los aficionados a las series fue Jane Margolis, la (efimera) novia de Jesse Pinkman en la grandiosa Breaking Bad; un personaje secundario (creo que sólo aparecía en la segunda temporada) pero que me gustó mucho.

Jessica es una tia dura, que va a los bares, que bebe, fuma (o fumaría si la moral políticamente correcta de la TV actual no lo impidiera), da zurras a los malos (y también las recibe de ellos) y que recorre las calles oscuras del Nueva York nocturno investigando sus casos.

Porque Jessica es un detective privado de esos de manual, que regenta una pequeña (formada únicamente por ella misma) agencia de investigaciones: “Alias”. Aunque la serie está ambientada en la actualidad, en el Nueva York moderno, no necesitaría muchos cambios para tener la atmósfera de los años 40: escaleras de incendios, calles oscuras, Jessica acechando con una cámara de fotos para pillar a un marido infiel...

¿Y donde está la parte de los superhéroes? Pues porque Jéssica tiene un soperpoder: tiene una fuerza sobrehumana, que le es muy útil en su actividad como detective, pero que tiene que esforzarse en controlar y ocultar a los demás.
Un superhéroe no sería nada sin su supervillano, y en este caso (supongo que entre los muchos supernemigos que tiene en el cómic, pero lo desconozco) es Kilgrave, un tipo bastante escuchimizado pero cuyo superpoder es psiquico: puede controlar la voluntad de la gente a su antojo. Así que la idea interesante es que –a priori- la fuerza sobrehumana de poco le va a valer contra este tipo. Otro punto a favor de la serie: a Kilgrave lo interpreta David Tennat, el Doctor Who (bueno, uno de ellos) o el detective de Broadchurch, para más señas.

A diferencia de la mayoría de las películas de superhéroes, (basadas totalmente en la acción, las explosiones, los efectos especiales y las peleas a puñetazo limpio, por mucho superpoder que tengan los héreos o los villanos) en esta serie se dibujan personajes atormentados, con problemas personales, y con un pasado conflictivo... otra cosa que la aleja de una historia típica basada en un cómic de la Marvel.

Me temo que con tanto alejarse probablemente la serie no guste a los fans de este tipo de productos y que decepcione a los seguidores del comic, aunque tengo que reconocer que no se si estos elementos estaban o no presentes en el original, porque no conozco el cómic.

Los papeles secundarios están bien cuidados, y los interpretan actores conocidos, como (además del ya mencionado Tennant), Carrie-Anne Moss (la Trinity de Matrix), que hace de Jeri Hogarth, la abogada/amiga/empleadora ocasional de Jessica, o Mike Colter (que ya aparecía en The Fall (La Caza) o como el gangster/cliente en The Good Wife), que hace de Luke, el barman amigo de Jessica y también con superpoderes.

En general, y para mi gusto la serie no me aburrió, pero tengo que confesar que tampoco me atrapó. Aunque lo de los superhéroes no es mi tema, me pareció original dentro del tema de los superhéroes, y se deja ver bastante bien. Que no es poco, pero tampoco es que sea mucho.




1 comentario :

  1. No pasa nada con esa serie, lo único rescatable es el villano y el amigo.

    ResponderEliminar

Ya que has llegado hasta aquí, no te cortes y deja tu opinión: será bienvenida.