De que va todo esto

¿De qué va todo esto? Este blog no pretende ser más que un conjunto inconstante (espero que no incoherente) de opiniones surtidas. Pero recuerda:
"Las opiniones son como el agujero del culo, todos tenemos uno y creemos que el de los demás apesta."

viernes, 29 de abril de 2016

11.22.63. No deberías estar aquí.

http://www.filmaffinity.com/es/film489300.html
Desde hace muchos años, casi cualquier cosa que escriba Stephen King tiene el éxito garantizado, (y eso que no todo lo que escribe es bueno), así que la tentación de adaptarlo al cine o la TV es demasiado alta como para dejarla pasar.

Muchos directores, entre ellos muy conocidos y famosos lo han intentado llevar al cine, con resultados desiguales (tuvo que llegar Frank Darabont para que se le empezara a sacar todo el partido a King en pantalla grande). A la TV se lo ha intentado adaptar en menos ocasiones, pero los resultados tampoco han sido especialmente buenos.


La más reciente (que yo recuerde) fue la infame La Cúpula: un ejemplo de manual de los pasos que hay que seguir para arruinar una historia que parte de una buena idea y unos buenos personajes, simplemente serializándola y estirándola como chicle hasta el infinito (bueno hasta que te la cancelen pro baja audiencia).

¿Qué tiene pues de distinto 11.22.63 para no ser otro fiasco? (Por mucho que esté metido J.J. Abrams en el proyecto.

Bueno, pues la respuesta es simple: no hay temporadas, no hay prolongación innecesaria de la historia, no hay más historia que la King escribió (mejor o peor adaptada, dejándose  atrás unas cosas e inventándose otras,... lo que queráis, pero es una historia cerrada: 8 episodios y se acabó. (Deberían tomar ejemplo más a menudo los que se dedican a hacer series).

A ver, antes de empezar: no he leído la novela. Así que no se si está bien o mal adaptada y mi percepción de lo buena o lo mala que sea la serie viene sólo de esta, sin estar influenciada por el original. Así que allá vamos.

Como en la mayoría de las historias de King, el protagonista es un alter ego de si mismo, alguien que se dedica a lo que él hace o hacía en el pasado: King es escritor, fue profesor de literatura,... incluso celador en un hotel de temporada... ¿os suena? Bueno pues, aquí el protagonista es un profesor de literatura (James Franco) que tiene un amigo que regenta un dinner, una de esas cafeterías típicas americanas.

Y (aquí la cosa arranca rápido, no se andan con chiquitas con preliminares), su amigo se está muriendo de cáncer, así que le cuenta un secreto y le encarga una misión.

El secreto es que en la despensa de su cafetería hay una especie de portal a otro mundo, o mejor dicho a este mundo, pero a otro tiempo, al año 1960. Puedes entrar y salir cada vez que quieras, pero siempre apareces en el mismo instante de 1960, no importa cuanto tiempo pasaras allí la última vez ni lo que hicieras: el portal siempre se resetea.

Y la misión es... impedir que maten a Kennedy. Su viejo amigo le confiesa que ya lo ha intentado antes sin conseguirlo, y que ha pasado años allí intentándolo (al fin y al cabo el portal te lleva tres años antes de la muerte de JFK), investigando, informándose....
La verdad es que esto fue una de las cosas que más me desconcertó: no se explica nada, no se cuenta porqué está allí es portal, que es o deja de ser, no se le da suspense de ningún tipo a este planteamiento, simplemente se revela de golpe.

Está muy claro que lo que interesa es lo otro: no tanto el hecho de retroceder en el tiempo, sino el de evitar el asesinato de Kennedy, y de paso darnos la propia de versión de King de que pasó o dejó de pasar en el magnicidio más famoso de la historia.

A partir de ahí la trama avanza de forma más regular. El profesor del siglo XXI tiene que adaptarse a vivir y pensar como un americano medio de principio de los años 60, y no solo en temas superficiales como en la manera de vestir, el corte de pelo, etc.

También tiene que adaptarse a la mentalidad de la época, donde es raro que las mujeres trabajen, donde todavía hay segregación racial en muchos estados (y concretamente en un estado sureño como es Texas), etc.

Así que se pone manos a la obra: cambia su look, se muda a Texas, se busca un trabajo que le haga de tapadera (bueno, realmente el mismo trabajo que ya tiene: profesor de literatura en un instituto, solo que ahora en los 60), y consigue los recursos económicos que necesita haciendo apuestas deportivas más o menos discretas (como si de Regreso al Futuro se tratara, él sabe quien va a ganar cada combate o cada partido, pero si es demasiado ambicioso con las apuestas puede llamar demasiado la atención.

Mientras tanto tiene por delante casi tres años para avanzar en su investigación, para encontrar a Lee Harvey Oswald, ponerlo bojo vigilancia y tratar de averiguar si realmente fue él o no fue más que un chivo expiatorio, si actuó sólo o si era parte de una conspiración mayor,… y para tomar la decisión de cómo actuar para evitar el asesinato en función de lo que averigüe.

Aunque King es famoso por sus historias de terror, esta no lo es. Es más, quitando la excusa argumental que da pié a la historia, tiene relativamente pocos elementos sobrenaturales.

Me gusta sobre todo la idea de que el pasado “se resiste a ser cambiado”, y que hará todo lo posible para entorpecer la misión de este profesor de instituto. Por ejemplo, para mantener el suspense, es muy llamativa la aparición –de vez en cuando- de ese tipo con pinta de vagabundo que parece reconocer al extraño venido del futuro como lo que es, y que advierte con un ominoso “No deberías estar aquí”.

En definitiva, una serie agradable de ver, más que correcta, aunque no sea una de las obras maestras de la televisión. Y lo más importante: cerrada. La historia se plantea, se desarrolla y acaba, no hay que esperar nuevas temporadas ni hay que ir inventando sobre la marcha año tras año.




No hay comentarios :

Publicar un comentario

Ya que has llegado hasta aquí, no te cortes y deja tu opinión: será bienvenida.