De que va todo esto

¿De qué va todo esto? Este blog no pretende ser más que un conjunto inconstante (espero que no incoherente) de opiniones surtidas. Pero recuerda:
"Las opiniones son como el agujero del culo, todos tenemos uno y creemos que el de los demás apesta."

lunes, 27 de junio de 2016

The Good Wife. Lo de siempre, pero bien hecho.


http://www.filmaffinity.com/es/film343189.htmlThe Good Wife es una serie con un formato de los que yo llamo “clásico”. No suelo comentar series de este tipo sobre todo porque no suelo ver series de este tipo. Pero alguna veo, y hace cosa de un mes terminé de ver (completa, todas las temporadas) fue esta precisamente la que me terminé. Así que ¿por qué no?

Vamos a puntualizar. Cuando digo serie con un “formato clásico” me estoy refiriendo a una serie eminentemente episódica, con episodios no especialmente largos (típicamente estos son de cuarenta y pocos minutos cada uno), pero con muchos episodios por temporada. Mientras series más “modernas” en cuando a su formato, tienen temporadas de entre 10 y 13 episodios, The Good Wife sigue la moda más antiguas de tener temporadas que cubre casi un semestre: de 22 a 35 episodios por temporada. Parece una tontería, pero terminar una serie así exige muchas horas de TV.


Pero fundamentalmente, la clave que al diferencia está en lo que decía de serie episódica. Mientras que las series más modernas manejan una serie de tramas que avanzan en paralelo a lo largo de la temporada, aquí cada temporada es “un caso”. Y nunca mejor dicho, porque se trata de una serie de abogados.

Porque de eso va precisamente The Good Wife: una serie sobre un bufete de abogados en el que de forma sucesiva se van tratando casos particulares, habitualmente uno por episodio. En principio nada que no se haya visto ya antes, se me ocurren montones de estas desde hace varias décadas, pero por citar una: La Ley de losAngeles.

Quizás lo más original es cómo se trata el caso en sí. Muchas veces ni siquiera importa realmente (para la trama) la resolución del juicio, o el juicio mismo, que a veces ni se muestra; se centran más por ejemplo en el proceso de la investigación, de reunir pruebas, o testigos que en el juicio en si. De hecho algunas veces el episodio ni siquiera trata sobre el caso en si mismo, sino sobre las deliberaciones e investigaciones previas para determinar si el bufete debe o no aceptar el caso (por posibles conflictos de intereses con otros clientes, por ejemplo).

El título de “la buena esposa” viene precisamente del personaje principal: Alicia Florrick (interpretado por Juliana Marguiles, que se hizo famosa en esto de la TV hace más de 20 años por interpretar uno de los personajes –una de las enfermeras- de Urgencias). Aquí es la esposa del fiscal del distrito, que en Estados Unidos no deja de ser un cargo polítco, pues es un cargo electo. Como esposa de político se supone que es la esposa ejemplar, madre de dos adolescentes, dedicada a dar y asistir a cócteles, retirada de su profesión y dedicada a sus hijos, su marido,... en fin, casi un florero.

Sin embargo la serie arranca cuando se descubre que su marido, el fiscal, no ha sido precisamente ejemplar: le acusan de un caso de corrupción por malversación de fondos (no del todo claro en cuanto a si es culpable o no), pero además se descubre (por unas grabaciones durante la investigación) que además hay un escándalo sexual, ya que el hombre se dedicaba a ir con prostitutas. El comienzo de la serie es precisamente cuando el marido es condenado.

Sin embargo, la buena esposa, en lugar de pedir el divorcio, y pese a verse humillada públicamente por cornuda, decide mantenerse al lado de su marido y apoyarlo públicamente. Como dice en uno de los diálogos:

“Si está preocupado por mi marido, es evidente que nunca ha hecho enfadar a una mujer. Nos veremos en el juicio.”

Debe abandonar su estilo de vida anterior, y decide pedirle trabajo a un antiguo amigo (¿novio quizás?) suyo en la facultad de derecho (donde estudiaron junto), Will Gradner, que ahora es uno de los socios principales de un prestigioso bufete de la ciudad.

Así que entra a trabajar como abogada en el bufete y competir con los demás novatos, en particular con otro de los co-protagonistas Cary Agost, un joven, talentoso y ambicioso abogado.

Decía al principio que se trata de una serie episódica (un caso, un episodio), pero evidentemente en este tipo de series hay una trama de fondo, que en este caso son varias. Por un lado, el hecho de tener que competir con otros abogados, por otro el tener que luchar con el aura de “enchufada” por el jefe, por otro la trama del marido encarcelado intentando demostrar que aunque hay escándalo sexual, no hay delito de malversación, por otro el posible rollito tipo “triángulo amoroso” de Alicia con su jefe,... y así sucesivamente.

Mientras que de cara a la galería Alicia es casi una santa (pese a haber sido humillada públicamente por el comportamiento de su marido, decide mantenerse a su lado), de hecho empiezan a llamarla Santa Alicia, en privado tenemos la trama del acercamiento a su antiguo compañero de universidad y actual jefe.

También se trata el tema de los escrúpulos de los abogados (de la novata Alicia en particular) ante los casos que les toca defender, o de hasta que punto son legales las cosas que hacen. Como la adoctrina una de sus jefas en el bufete:
- Cumplimos con nuestra obligación ante la ley.
- Está mal.
- No. Acatamos la ley Alicia. A veces está bien, a veces está mal, pero siempre acatamos la ley.

Y por supuesto el tema de la rivalidad por hacer méritos y por ascender entre Alicia y los demás novatos, en particular con Cary.

La verdad es que al principio todas estas tramas de fondo son lo que menos interesa de la serie, y lo más entretenido son los casos que se tratan (en este sentido es lo mismo de siempre, que hemos visto muchas veces, pero muy bien hecho).

En particular lo más interesante son los personajes secundarios: los otros abogados en el bufete (en particular la otra socia principal, Diane), la investigadora (Kalinda), los jueces con sus particularidades, los colaboradores ocasionales (como por ejemplo Kurt, un perito experto en armas de fuego, extremadamente conservador, abiertamente a favor de las armas de fuego, etc),...

Y sobre todo los otros abogados a los que les toca enfrentarse. Hay dos o tres personajes muy buenos, y muy peculiares, como una abogada que siempre va con su bebé a todas partes, incluso a los juicios, cosa que no duda en utilizar para intentar influir en los jueces. O como Elsbeth Tascioni, otra abogada digamos “peculiar”, que nunca sabes si se hace la despistada o es realmente así.

Y sobre todo el personaje que interpreta Michael J. Fox: Louis Canning. Fox el la vida real tiene Parkinson. En la serie integra su enfermedad en la trama pues Canning es discapacitado: va con muletas, sufre también una enfermedad degenerativa, y no duda en utilizar su condición de discapacitado de forma descarada y cínica para influir en los jueces.

En fin, el caso es que las primeras temporadas de la serie están bastante entretenidas sin ser tampoco la octava maravilla. Pero la serie va de menos a más, y a lo largo de las 7 temporadas que la componen (más de 150 episodios) los casos de cada episodio van pasando a segundo plano, y las tramas de fondo van cobrando más protagonismo y haciéndose más interesantes. En este sentido si que evoluciona hacia un formato “más moderno” o más parecido a lo que está de moda hoy en día en la TV.

Empiezan a aparecer arcos argumentales que duran varios capítulos, temporadas enteras incluso, o que aparecen de forma recurrente. Aparecen personajes nuevos como Eli, un asesor del marido de Alicia que intentará ayudarle a rehacer su carrera política. Las tramas de fondo se empiezan a relacionar con temas de la realidad, como el caso Snowden (memorable toda la trama de espionajes y escuchas de la Agencia Nacional de Seguridad). 

Y la serie va creciendo y mejorando con el tiempo. Probablemente alcanza su punto culminante allá por la quinta temporada, aunque pera mi gusto en la séptima y última baja un poco. Pero en general es una serie muy bien hecha. Requiere su tiempo, pero merece la pena verla.


No hay comentarios :

Publicar un comentario

Ya que has llegado hasta aquí, no te cortes y deja tu opinión: será bienvenida.