De que va todo esto

¿De qué va todo esto? Este blog no pretende ser más que un conjunto inconstante (espero que no incoherente) de opiniones surtidas. Pero recuerda:
"Las opiniones son como el agujero del culo, todos tenemos uno y creemos que el de los demás apesta."

domingo, 24 de julio de 2016

Narcos. Más bien “ligerita”.

http://www.filmaffinity.com/es/film718452.htmlParece que últimamente a la todopoderosa HBO le están saliendo serios competidores en esto hacer series de TV de calidad. Uno de estos competidores es Netflix, que ya había dado muestras de poder plantarle cara.

Así que, animado por el éxito de crítica de Narcos, y teniendo en cuenta que era un producto Netflix, me decidí a echarle un ojo, a pesar de que, con la gran cantidad de series que hay por ahí, y con el poco tiempo disponible, empezar una serie nueva supone un riesgo: es cuestión de intentar elegir bien y acertar.

En mi caso, creo que me equivoqué.



Narcos cuenta la historia del ascenso al poder de Pablo Escobar, el capo de la cocaina, que al frente del cartel de Medellín se llegó a convertir en uno de los hombres más ricos del mundo.

Bueno, cuenta la mitad de la historia, desde los años 70 hasta 1992 cuando escapó de cárcel que él mismo había construido para “entregarse” y pasar una cómoda condena a cambio de no ser extraditado a los Estados Unidos.

 (Antes de que alguien se me eche al cuello, esto son hechos históricos, así que no los llaméis spoilers).

Netflix anunció que habría una segunda y última temporada para contar la segunda mitad de la historia, y que parece que se estrenará en septiembre.

La verdad es que no conozco demasiado bien la historia real en la que está basada (más allá de los hechos más prominentes, como todo el tema del chantaje a la presidencia de Cesar Gavira, o el “suceso” del vuelo de Avianca), así que no puede juzgar temas como la verosimilitud o la exactitud histórica. Lo que si puedo afirmar es que la serie es americana, y se nota. Se nota para mal.

Para empezar, realmente lo que cuenta es la historia de la caza a Pablo Escobar, no por parte del llamado “bloque de búsqueda”, los grupos de operaciones especiales de la policía colombiana especialmente formados para combatir a los cárteles y dar caza a Escobar. 

No, nada de eso. Obviamente el Bloque de búsqueda está, claro, pero queda más bien en segundo plano. En lo que se centra es en la cacería de los agentes de la DEA destacados en Colombia, y en particular de Murphy, y su compañero Peña.

No es que esté mal contar la historia del capo de la droga desde la perspectiva de los agentes que lo persiguen, pero lo cierto es que contado tal y como lo hace la serie, nunca me acabo de creer la historia del todo.

Tampoco ayuda en absoluto la permanente voz en off de Murphy explicándolo todo como si fuéramos tontos.

Sobre todo porque en muchas ocasiones intenta darle un cierto tono humorísitico, o al menos irónico, que todavía me saca más de la historia, y hace que no me parezca serio lo que estoy viendo.

Lo que para mi sería la parte más interesante de la historia: el progresivo ascenso de Escobar a la cumbre del mundo de la droga, su actitud inicial de Robin Hood con los necesitados de Medellín, su intento de entrar en política, el pulso de tú a tú que logró echarle al gobierno Colombiano durante años... Todo eso está ahí, pero queda siempre si no desdibujado, si que en segundo plano.

Pese a ser una producción norteamericana, han intentado al menos darle cierta verosimilitud en el tema de la elección de los actores “latinos”. Pero tampoco les ha salido del todo bien. El actor que da vida a Pablo Escobar, Wagner Moura, no es un yanki, de acuerdo, sino un brasileño. Pero más parece que hace una caricatura de Escobar que una interpretación dramática y serie del mismo. Muchas veces se ve casi ridículo. Creo que le falta carisma. O eso o es que el verdadero Pablo Escobar era realmente así y no tenía carisma alguno.

De todas formas ya dije que al menos lo intentaron: de hecho, la serie es bilingüe y  prácticamente la mitad del tiempo está hablada en español, lo que por otra parte es lo lógico. Por cierto, no cometáis el error de ver la serie doblada. Si ya de por si no te crees a los personajes, oír a un actor de doblaje español poniendo acento colombiano acaba por sacarte completamente de la historia.

Bueno, a ver, que tampoco se me malinterprete. No es que la serie sea una completa basura. Nada de eso. De hecho su mejor virtud es que es muy fácil de ver. Es una serie “ligerita”, para lo malo, pero también para lo bueno. Quizás es que simplemente esperaba demasiado dadas las críticas tan buenas que tenía y el gran éxito que cosechó. Pero lo cierto es que esto no es Breaking Bad o The Wire, ni el Pablo Escobar que nos pintan aquí es Walter White o Stringer Bell. Ni de lejos. Y estoy casi seguro de que su histroria real es como poco tan increible y apasionante como las de ficción.



No hay comentarios :

Publicar un comentario

Ya que has llegado hasta aquí, no te cortes y deja tu opinión: será bienvenida.