De que va todo esto

¿De qué va todo esto? Este blog no pretende ser más que un conjunto inconstante (espero que no incoherente) de opiniones surtidas. Pero recuerda:
"Las opiniones son como el agujero del culo, todos tenemos uno y creemos que el de los demás apesta."

miércoles, 28 de diciembre de 2016

Salvar al soldado Doss,... pero al revés.

http://www.filmaffinity.com/es/film550924.html

Existe una delgada línea, muy fácil de cruzar, entre hacer una película bélica que sea antibelicista o que por el contrario acabe glosando las virtudes del heroísmo y los valores belicistas.

Bueno, claro, puedes hacerla sin filmar batallas como por ejemplo Johnny cogió su fusil o Senderosde Gloria, y entonces es más fácil. Pero si enseñas en pantalla las batalla con todo su crudeza se te puede ir la mano.

Hasta el último hombre es, sin duda, una película bélica, pero no tiene mucho sentido hablar de si es belicista o antibelicista porque realmente el tema de la película, el de verdad, no es ese.

Ni siquiera es el tema del pacifismo o de la objeción de conciencia como podría parecer. Tampoco.

domingo, 18 de diciembre de 2016

The Shield. Los buenos polis malos


http://www.filmaffinity.com/es/film264634.htmlLa verdad es que no suelo comentar series de este tipo porque no suelo ver series de este tipo. The Shield es una serie que se queda a medias en casi todo.

Es una serie policíaca, o sea que eso no es demasiada novedad: las hay casi a patadas. En este caso ambientada en las calles de Los Angeles, en el ficticio –creo- barrio de Farmington, lleno drogas, prostitución, y bandas, muchas bandas: mejicanos, negros, armenios,...

Pero en lugar de ser la típica serie en la que los policías son los buenos y perfectos, los honorables y heroicos defensores de la ley, y los delincuentes los malos malísimos, aquí realmente todos –o casi todos- son malos.

miércoles, 7 de diciembre de 2016

Westworld. Los placeres violentos tienen finales violentos.

http://www.filmaffinity.com/es/film705599.htmlHace más de cuarenta años, Michael Crichton ya era un escritor de éxito (aunque nada comparado con lo que llegaría ser cuando Spielberg decidió adaptar Parque Jurásico un par de décadas después). Se especializó en un subgénero que etiquetaron como techno-thriller, una mezcla de suspense y de ciencia ficción hard, ambientada en el presente y llena de referencias científicas y técnicas reales entre las que se deslizaban las ficticias, lo que las hacía difíciles de distinguir. Un buen ejemplo puede ser La amenaza de Andrómeda, que se basa en uno de sus libros de principios de los años 70.

Pero el caso es que por esa época Crichton también empezó a dirigir películas. Sí, antes de ser un mega-famoso escritor de bestsellers fue director de cine... de sus propias historias o de las historias escritas por otros. En 1973, basado en un guión propio (aunque no una novela), dirigió Westworld, que es España se tituló Almas de metal, y que incluso llegó a tener una segunda parte (Mundofuturo) que ya no dirigió él ni tuvo tanto éxito.