De que va todo esto

¿De qué va todo esto? Este blog no pretende ser más que un conjunto inconstante (espero que no incoherente) de opiniones surtidas. Pero recuerda:
"Las opiniones son como el agujero del culo, todos tenemos uno y creemos que el de los demás apesta."

lunes, 9 de enero de 2017

The Nigh Of. Falso culpable

http://www.filmaffinity.com/es/film859316.html
Hay una serie británica de hace pocos años llamada Criminal Justice (que en España se tituló “Juicio a un Inocente (Presunto Culpable)”, ¡toma ya la sutileza!, por si no quedaba claro desde el principio de  lo que iba a ir: la historia de un falso culpable enfrentado al sistema judicial.

Los americanos, que son muy dados a rehacer series o películas con ideas que les parecen buenas (más que a emitir los originales), en este caso la HBO, decidió hacer un remake de la misma con el título The NighOf.


Y el elegido para protagonizarla al parecer iba a ser James Gandolfini alias Tony Soprano. Pero lamentablemente el hombre falleció.

Así que el proyecto fue pasando de manos (parece que se barajó a Robert DeNiro) y finalmente acabó haciéndolo John Turturro.

¡Y menos mal! Porque es lo que salva a la serie.


A ver. Si lo que te gustan son las series sobre el sistema judicial americano, sobre los juicios, los abogados, los pactos con la fiscalía,... esta puede ser tu serie.
Porque es una serie más sobre juicios. Y la verdad es que hay muchas, incluso entre las recientes, por ejemplo American Crime Story (la de O.J.Simpson).

Si que es cierto que no es sobre abogados glamourosos, ni sobre bufetes millonarios, pero en eso tampoco es original: hay series de este estilo, como American Crime.

Si lo que te mola es una serie que se refocile en la imperfección del sistema judicial y policial, donde se deje claro que importa más dar con un culpable rápidamente o llegar a un acuerdo antes que ir a juicio, esta también puede ser tu serie, porque es una serie más que va sobre eso.

Claro que también hay series recientes que cuentan eso, como American Crime.
Si lo que te va es una película de denuncia social, que desenmascare el racismo de la sociedad (con los negros, los hispanos, los musulmanes,... eso da lo mismo) a la hora de buscar culpables, esta también puede ser tu serie, porque es una serie más que va sobre eso.

Claro que también hay series recientes que cuentan eso, como American Crime.

Bueno, pero ahora en serio, no todo va a ser American Crime. De hecho esta serie no es tan aburrida como aquella.

Si lo que te va es un drama carcelario, que muestre lo chungo que es estar en prisión, sobre todo si eres un pipiolo novato e inocente, los guardias que miran para otro lado, los chachullos para meter droga en la prisión, los capos que mandan dentro y ofrecen protección. Las cosas que tienes que hacer para sobrevivir allí,... entonces esta también podría ser tu serie, porque gran parte de la serie va sobre eso precisamente.

En cambio si lo que te mola es un thriller policiaco, una serie negra, sobre la investigación policial de un crimen, la búsqueda del culpable y demás... entonces esta podría ser tu serie, porque es una serie más sobre eso. Al menos en parte, porque aquí es una parte bastante secundaria (a ver, esto no es Bron|Broen ni True Detective, no nos engañemos).
En fin, lo que quiero decir es que The Night Of tira un poco de todos los palos, y mezcla varias cosas en una misma historia. ¿Dónde está la originalidad? Pues quizás en mezclarlas, precisamente. ¿dónde está lo atrayente de la propuesta? Pues en el tono de cine negro, pesimista, tristón, .... y sobre todo en el personaje de John Turturro.

Es lo que levanta y mantiene la serie. No es un abogado de oficio, pero si un abogado barato, de esos que se anuncia en el metro, que merodea por las comisarías buscando clientes y que reparte tarjetas con un slogan que dice no pagas hasta que no estés libre.

Un abogado de delincuentes de poca monta, culpables para los que trata de obtener el mejor trato posible. 

Turturro interpreta a un personaje genial, un perdedor patético, que va siempre arrastrando los pies, con una especie de abrigo largo y con una cartera colgada en bandolera,... y que tiene una repulsivo y desagradable eczema (una soriasis o algo así) que no invita a que la gente se acerque a él, y que le obliga a llevar sandalias para dejar los pies al descubierto.
Como decía, es realmente el personaje por el que merece la pena esta serie.

¿Y los demás?.

Bueno, creo que se le podría haber sacado mucho más partido al personaje del inspector de policía: experimentado, profesional, que sabe más por viejo que por diablo (de hecho está a punto de jubilarse),... pero lo cierto es que como el tema de la investigación del crimen aquí es una trama bastante secundaria, pues está bastante desaprovechado.

Otro personaje muy desaprovechado es el de Freddy, (Omar en The Wire) el verdadero capo en la cárcel que toma bajo su protección al pipiolo de Nasir.

Bueno, sí, es verdad, no es exactamente desinteresado, pero me resultan un poco confusas –y poco creíbles- las motivaciones del personaje.

¿Y el que se supone que es el protagonista?¿Y Nasir Khan?, ¿el falso culpable?

Pues que queréis que os diga... a mi particularmente me daban ganas de darle en la boca, encerrarlo y tirar llave.

Este personaje es un panoli en todos los sentidos, el tipico chico bueno, estudiante aplicado, musulmán de provecho, respetuoso de sus padres,.... y parece que se pasa la serie haciendo las cosas que no debe para joderse la vida.

 Desde el principio, cuando le “roba” el taxi a sus padre para ir a una fiesta donde habrá “pivones de categoría” (según le explica un amigo, nada que ver con sus amigas musulmanas habituales, según parece) hasta que ingresa en al cárcel y –antes de que lo juzgue el jurado- se rapa la cabeza como un skin-head y empieza a tatuarse...

Pasando por todas las etapas intermedias: el tipo se pierde, físicamente hablando, en las calles. No quiere coger  a un par de tíos en el taxi, porque en realidad no es taxista, pero cuando se monta una chica guapa, no sólo no es capaz de decirle que no, sino que acaba comprándole cerveza y llevándola “a la playa” como ella pide (bueno, realmente a la orilla del río).
El caso es que después de una noche loca con ella (falta el rock and roll, pero sexo y drogas no faltan) el chico bueno se despierta sin acordarse de nada y descubre a la chica (Andrea) muerta a cuchilladas. Y bueno, vale, el tipo no se acuerda de nada y le da miedo y huye... pero como ya os digo el personaje es tan panoli que vuelve porque se le han olvidado las llaves del coche... Tan pánfilo que es capaz de dejar en la escena del crimen su inhalador para el asma pero que es capaz de recoger el arma homicida (un cuchillo ensangrentado)  y mantenerla en su bolsillo todo el tiempo que permanece detenido sin ser sospechoso... hasta que se lo descubre la policía. Vamos que dan ganas de encerrarlo pero por tonto.

¿Dónde está para mi gusto el principal problema de la serie? Bueno para la mayoría de la gente no habrá ninguno, pues parece que esta serie está “bendecida” por crítica y público, pero para mi si lo tiene y es la duración... Si, la duración.

El hecho de que sea una miniserie y sólo tenga 8 episodios no significa que se necesiten 8 horas completas para contar esta historia. De hecho creo que puede caer en la monotonía. Para que os hagáis una idea: es parsimoniosa hasta el extremo de retratar con pelos y señales todo el proceso de traslado entre la comisaría, la prisión de la isla de Rykers, los juzgados... el autobús cruzando por el puente, las entradas, las salidas, las verjas que se abren,... hasta el tedio.

En realidad, si lo piensas un poco, de los ocho episodios que tiene la serie, le sobran los seis del medio. En serio, sin exagerar... probad a ver sólo el primer y el último episodio y veréis como la serie funciona perfectamente. El resto, salvo quizás las escenas de Turturro, realmente aportan poco... haced la prueba.




No hay comentarios :

Publicar un comentario

Ya que has llegado hasta aquí, no te cortes y deja tu opinión: será bienvenida.