De que va todo esto

¿De qué va todo esto? Este blog no pretende ser más que un conjunto inconstante (espero que no incoherente) de opiniones surtidas. Pero recuerda:
"Las opiniones son como el agujero del culo, todos tenemos uno y creemos que el de los demás apesta."

miércoles, 1 de marzo de 2017

El Exorcista. Miedo me daba lo que podían hacer con esta historia.

http://www.filmaffinity.com/es/film486165.htmlRecuerdo que cuando era pequeño, en un cine de verano de estos que ponían algunas películas viejas mezcladas con los éxitos de la temporada anterior, fue la primera vez que vi El Exorcista, la película de William Friedkin.

Y recuerdo que me impactó. No solo es que me diera miedo, es que impactó la historia.

Después vendría la pésima secuela (¡por dios, que floja!) y más tarde la injustamente infravalorada, pero que no está tan mal El Exorcista III. Para entonces yo ya me había leído las novelas de William Peter Blatty y ya era un fan del sub-género, por así decirlo.



Así que cuando oí que habían hecho una serie de TV titulada El Exorcista, y que no era una adaptación de la película original, sino que “sea basaba en” las ideas de Blatty, la verdad es que tuve sentimientos encontrados. Por un lado yo era fan del tema, así que tarde o temprano tenía que verla. Por otro miedo me daba lo que podían hacer con esa historia.

Finalmente ocurrieron las dos cosas: la vi, como no podía ser de otro modo, y se confirmaron mis peores temores.

Pero ¡cómo se puede hacer tan mal! Mira que en principio tenían un buen material... Pero no. Se confirma aquello de que “lo bueno, si breve, dos veces bueno”. Y se ve que o esta historia no da para estirarla durante diez episodios, o que los de la Fox no han sabido hacerlo.

A ver, el principio promete, aunque suena un poco ha visto. Un cura maduro (no tan mayor como el exorcista original), un exorcista que anda por algún país del tercer mundo exorcizando a niños endemoniados...

Y un cura jovencito, hispano, el padre Ortega, que tiene una parroquia en una gran ciudad de Estados Unidos (en este caso Chicago) que se está preparando para la inminente visita del Papa.

Y por otro lado, tenemos una familia, blanca, rubia, feliz y católica (vamos que no suele ser de las que tiene algún endemoniado entre ellos ni con las que el exorcista suele tratar en el tercer mundo).

La madre (interpretada por Geena Davies), el padre, y dos hijas adolescentes rubias, la mayor bailarina, y la menor, Casey.... bueno, el caso es que la madre empieza a notar algo rarito en la menor, y se pone en contacto con el cura, con el padre Ortega.

El principio promete, incluso se permiten el lujo de que, en una de las escenas finales del primer episodio, empiece a sonar el Tubular Bells de Mike Oldfield, para que te recuerde más  aún a la película, a la fuente original...

Aunque en principio en la serie te vas a encontrar todo lo que cabría esperar (bueno, slavo el vómito verde, es cierto, eso no está): la niña levitando y girando la cabeza, objetos volando y estrellándose en las paredes, agua bendita salpicando, “...el poder de cristo de obliga...” y demás, el caso es que el tema avanza tan lento que en pocos episodios ya te importa bastante poco si logran desendemoniar a la endemoniada o no.

Y mira que hacen intentos porque aquello no se estanque:

[Atención, spoilers]

La niña se escapa y está un tiempo desparecida, hay una historia paralela sobre un complot para matar al papa durante su visita a la ciudad, que la verdad es que importa y aporta poco,... incluso a mitad de la serie en el capítulo 5 enlazan con la historia original: se presenta una señora mayor a la puerta diciendo que es Chris McNeill y que quiere ver a su hija.


Resulta que el personaje de Geena Davies (Angela Rance) no es otra que Regan McNeill, la niña del exorcista original, la que fue poseída y exorcizada, que harta de que su madre, la actriz Chris McNeill la paseara por programas de TV para hablar de su libro (literalmente, pues escribió un libro para contar la experiencia) decide largarse cuando se hace mayor, cambiarse de nombre, y no volver a saber de su madre.

Y todo para que ahora el demonio posea a su hija como hizo con ella. ¡Cágate lorito!

En fin, que ni por esas logra remontar, al menos para mi gusto. Una serie que además de ser poco original, es bastante floja.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Ya que has llegado hasta aquí, no te cortes y deja tu opinión: será bienvenida.